Ir al contenido principal

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  


“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.


Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la de siempre, ya que nada cambia. Me divierte. Me enfada. Me gusta. Me cabrea. Como la bipolaridad que sufrimos los Españoles. “Selfie” merece ser vista, y comentada. Y su secuencia final es la mejor secuencia que he visto en mucho tiempo. Tiempo, o sin él, Madrid te lleva a su ritmo. Hay veces en las que el cuerpo no está preparado para el ritmo de Madrid. Hay veces en las que como ahora, puedo con todo. Estoy en buena forma física. También mi cabeza está descansada. En paz, por el momento. Por un momento de paz.


Leo, o me acompaña por Madrid, el último libro de Murakami. De qué hablo cuando hablo de escribir. Esta vez no sé si me gusta. Tampoco me disgusta. Es simplemente…


Javi vive en Madrid. Lo visitamos. Nos vemos. Nos queremos. Nos vemos en Madrid. Paseamos. Bebemos. Hablamos de Madrid en Madrid. De Martos. De Granada. De conciertos. De películas. De nosotros. De ellos y de ellas. De lo que haremos. De lo que hacemos. De lo que fue. No mucho. De lo que seremos. Reímos. Bailamos. Bebemos. Comemos. Vivimos, y compartidos por dos días Madrid.


La gente está enfadada. No sólo en Madrid. Puede que sea el calor, o el frío, el tiempo. A las personas les afecta la climatología. Imagino. Creo. Pienso que a mí también, aunque no lo demuestro de igual manera. No estoy enfadado. O furioso. O quizá yo no pueda decirlo. Lo tienen que decir los que sufren mis furias cotidianas.

Madrid queda en suspenso. Como un cuadro de Antonio López. Madrid volverá a ser Madrid en unos meses. O quizá en algún año. Cuando Madrid quiera. Cuando yo quiera. Cuando los dos queramos. Es simplemente...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Casa David

La Vida en la Plaza

Continúa... ** Entrada extendida **

El año del suicidio de Thom Yorke

Ayer, después de intentarlo unos cuantos días, terminé de ver la película Control, dirigida por Anton Corbijn y que relata la historia del grupo Joy Division, y más concretamente de su cantante, Ian Curtis. Como ya digo, la he visto por trozos, porque, entre que tuve problemas con el archivo de video, y luego, que si hacía tal, o si hacía cual, pues, han pasado como una semana y media hasta que la he acabado (y eso que no es muy larga). Verla de ésta forma ha tenido también su parte positiva, y es que durante esa semana he ido teniendo diversas opiniones de la película. Al principio, los cuarenta y cinco minutos que vi de la película, me parecieron largos e innecesarios, ya que, la historia de Ian Curtis, y de su grupo, ya estaba muy bien contada en otra película anterior que adoro, Twenty Four Hour Party People, de Michael Winterbotom. Pero seguí viéndola, porque, aunque como ya digo, la historia estaba ya contada con anterioridad, no me estaba molestando verla. La segunda parte es m…