Ir al contenido principal

Opciones políticas.

Paso tres semanas, las mismas que me lleva ver las tres temporadas de Borgen, intentando escribir acerca de la serie. No sé porqué no me puedo centrar en un solo debate, imagino que porque la serie tiene muchas lecturas y sus temas son muy variados, complejos, y sin duda, interesantes. Temas que han hecho de Borgen todo un fenómeno en Dinamarca. Una serie que trata la política con seriedad, con grandes audiencias, y además, interesante y muy bien hecha. Déjenme que primero sienta mucha envidia. 

1.     Opción: El primer enfoque que intento encontrar es el paralelismo entre la política Española y la Danesa.  Parece de chiste, pero no lo es. La serie, que habla sobre política a través de su Primera Ministra, intenta en cada capítulo acercarse a algún tema, que imagino, ha sido debate en Dinamarca. Temas de Género, conflictos internacionales, protección del menor, piratas en África, etc. Son temas que intentan resolver y que aquí en España también hemos debatido. Por eso me resulta atractivo ese enfoque, porque da luz clara a un tema: la globalización se extiende rápido, y los problemas de los Estados son los mismos. Finalmente desecho la idea de profundizar, ya que, la distancia que separa a Dinamarca y a España en temas de corrupción es oceánica. En Dinamarca el reflejo de la serie dice que el más mínimo atisbo de corrupción se convierte en dimisión. Aquí eso no pasa. Y nos sigue avergonzando.

2.     Opción: La segunda de las opciones empiezo a madurarla en la segunda temporada de la serie. Si veía paralelismo entre España y Dinamarca, ahora veo otro, que no sé si es más interesante, pero del que estoy seguro no mucha gente se habrá dado cuenta (uno nunca sabe lo que se le puede pasar por la cabeza, ni cómo vienen las ideas.) El paralelismo es con otra serie: South Park. Sí, no es broma. Tanto en Borgen como en South Park (últimas temporadas, en las primeras había más chistes que otra cosa) intentan hacer un análisis de los temas de actualidad. Claro está, en South Park lo hacen a través del humor, que siempre es inteligente. Y sin embargo también te hacen reflexionar sobre qué es lo que está pasando en el mundo, y la visión crítica que debemos de tener sobre él. Diría que Borgen son los informativos ( informativos Daneses, no españoles,  que son críticos, con perspectiva, dando datos, siendo honestos y fieles, y sin venderse a las grandes corporaciones) y South Park es como el Intermedio, que sinceramente creo que es el mejor informativo que hay ahora mismo en España.

3.     Opción: La tercera opción viene cuando estoy viendo la tercera temporada y tengo una conversación con mi amigo Antonio por teléfono. En ella comenta cómo la serie hace lo imposible por hacer que los temas políticos resulten fáciles de entender, y así se disfrute de la serie tomando partido, siendo activo, analizando lo que se está viendo. Es cierto que la serie hace eso: es capaz de explicar cualquier tema, hacerlo interesante, y además, enterarte de políticas económicas, o internacionales muy complejas…la pregunta sería ¿Y si la política no es algo tan complicado? Vale, no voy a ser naif y voy ahora a decir que las políticas no son complicadas, pero es cierto que los políticos, al menos los Españoles, no están interesados en que nosotros sepamos de política. Nunca han hecho el esfuerzo porque sepamos de qué va algo que nos concierne a todos. Hasta hace poco nadie se preocupaba por la transparencia en política, ya fuera gubernamental como de partidos, y claro está, los políticos estaban muy cómodos viviendo y gastando de la "mejor manera". Además, existe un oscurantismo con respecto a Ministerios como el de Hacienda: no hay nada más que ver a Montoro con sus papeles en la mesa, "amenazando con números" y dando ultimatums a los defraudadores. Creo que los políticos deberían hacer un análisis de los ciudadanos que quieren, y empezar a ponerse las pilas con todos los temas que son también parte de la sociedad, parte imprescindible para una Democracia. Así, quizá, algún día podamos tener una política y unos políticos mínimamente parecidos a los Daneses. Unos ciudadanos críticos e interesados por lo que pasa en la sociedad donde vivimos todos, y que es para todos, de todos. Y en definitiva, un país donde se viva en igualdad, y se pueda decir que es una sociedad del bienestar. Qué difícil va a ser llegar, aunque si hay ejemplos como lo que refleja Borgen, quiere decir, que no es imposible. Vean la serie, y sientan tanta envidia como yo por ella. 


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola, no he visto la serie, pero sobre lo que dices al final creo que no es un problema de que los políticos expliquen las cosas, es más un tema de que los ciudadanos sepamos interpretarlas. Es decir, que se trata de un problema de formación, de saber qué hay detrás de unas palabras de un político, qué hay detrás de tal o cual propuesta. Y eso, es formación, formación y más formación.
No son ellos, somos nosotros.
Otro tema es el de la formación ... ¿cómo se hace?
Buenos días
amador aranda ha dicho que…
Por supuesto que la formación es importante, pero parece que cuando se intenta abrir un camino para que los ciudadanos entiendan lo que es vivir en sociedad, como se intentó con la asignatura de Educación para la ciudadania, los debates se abren de manera inadecuada, y de nuevo pierden los ciudadanos. Así que la pelota en ese sentido está en el lado de los políticos, porque son los únicos que pueden legislar. Que lo quieran hacer o no...eso depende ellos. Tener una sociedad crítica es por un lado beneficioso para la creación de una mejor sociedad, pero también creo que puede ser un perjuicio para el político, ya que el trabajo de este tiene que ser "perfecto" ya que tendrá que a muchos ciudadanos mirándole con atención. En fin, el tema es complejo, y claro está, te recomiendo la serie. Otra gran serie sobre política es The Wire. Creo que habría que ponerlas en las escuelas...pero eso sí que es una utopía. Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
Los políticos son los únicos que pueden legislar, sí, pero no los únicos que pueden decidir. ¿Por qué dejamos que decidan tantas cosas en vez de decidirlas nosotros mismos en aquello que nos incumbe personal e individualmente?
Yo creo que les tenemos cedido demasiado poder de legislar y decidir por cada uno de nosotros. Muchas veces no se trata de que legislen "mejor", sino de que no legislen, que ya yo me apaño, que verás como me va mejor a mi y a los que tengo alrededor con mi decisión en lugar de la del político. Y si me equivoco apechugo, que ya me ocuparé de no equivocarme. Puede que no entiendas de política, que no comprendas a los políticos, que no sepas de economía o que te importe un carajo el PIB, pero de lo que todos entendemos es de cuáles son nuestras necesidades y prioridades y de qué hacer para cubrirlas de la mejor manera, ¿o es que la gente es tonta? ¿por qué cederle a un político los recursos y el poder de decisión?
Saludos

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …