Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

La mayoría inadecuada

Leo, todavía le doy vueltas al porqué, Hombres Buenos, última novela de Arturo Pérez Reverte. La novela, que es amable, y que se lee con facilidad, aporta más bien poco al mundo de Perez Reverte, que por otra parte, me parece un universo agotado hace mucho tiempo, o desde luego, con muy pocas sorpresas. Todavía me da la impresión de que no ha cambiado de rumbo en su literatura, y que se ha acomodado en un estilo que es definido, propio, y que le funciona, pero que a mí dejó de interesar hace mucho tiempo. Por eso me pregunto qué hago leyendo el libro de Pérez Reverte. Sin duda, he seguido la propuesta que me hizo el azar, ya que…me lo encontré. Así sin más. Me pongo novelesco y pienso que podría ser el principio de un relato, o qué sé yo…que al leerlo hubiera encontrado la respuesta a una pregunta, o al revés, que la novela me hubiera planteado alguna. Qué decepción al no encontrar nada de eso, y que la novela sea simplemente eso, un libro más. 
O quizá no, y me lleve a algún lugar que…

Vampiros cotidianos.

Al final parece que la música es la que está saliendo peor parada, o esa es mi impresión, en lo que respecta a los nuevos tiempos donde la tecnología impone una nueva manera de entenderlo todo, de encontrarnos con las rutinas diarias. Quizá se nos ha olvidado que la música necesita de varias escuchas, que un disco hay que madurarlo, que cuando el sonido es nuevo necesita de nuestra atención, de nuestro tiempo, al que le damos un valor diferente del que tenía antes. Ahora todo es inmediato, todo tiene que ser rápido, y no nos podemos permitir el lujo de escuchar en profundidad nada. Siempre hay que pasar a lo siguiente, al siguiente genio que en dos pistas nos enseñe qué hace, y ahí decidimos si seguir, o si pasar a otro. Me pregunto qué pasaría ahora con uno de mis discos favoritos, OK computer, que necesita varias escuchas para empezar a entenderlo, para empezar a disfrutarlo. O otros muchos discos.
Me pregunto si no estamos dando de lado inconscientemente a gente con talento.
Esc…