Ir al contenido principal

Looking

Hace unas semanas acabó Looking, serie de la HBO que no ha visto mucha gente, pero que a mi me ha parecido muy interesante. A muchos niveles diría yo. Y sin embargo, no ha tenido apenas éxito. Quizá ha nacido con un poco de mal pie; desde el principio se la ha comparado con otra serie muy divertida, y a ratos genial, Girls, de esa autora tan curiosa que es Lena Durham. Y sin embargo, Looking tiene más bien poco que ver con Girls, ya que la primera da algunos pasos de gigante en lo que temática, y guión, e incluso ritmo narrativo se refiere. Ahora volveré a Looking, que no he dicho todavía que se la podría calificar como serie de temática gay. 

Y digo que vuelvo luego, porque me parece que sí que hay que buscar los referentes de Looking. Sin duda, en lo que a las series se refiere, el referente más claro es Queer as folk, serie, primero inglesa, y luego americana, que hablaba sin tapujos y con algo de sexo explícito, sobre la vida de varios chicos gays en San Francisco. Hay que salvar las distancias: Queer as folk era una serie, que aunque a ratos podía resultar interesante en lo que a temática se refiere (había tramas sociales muy interesantes) no dejaba de ser un producto hecho por y para los gays. 

Es difícil encontrar referentes a Looking en el cine (excepto por una película del mismo creador) El cine de temática gay, además, y casi como norma, siempre ha sido bastante malo. Excepto Almodóvar, Fassbender, Waters, y alguno más que me olvido, las películas gays hay que seleccionar muy, pero que muy bien. Es un género para el humor fácil, y para los tópico aún más fáciles. 

Y sin embargo Looking tiene su mayor referente en la película Weekend, de Andrew Haigh.(creador de la serie)  Preciosa y sencilla película, que contaba la relación de dos chicos en un fin de semana. Poco más.  Y nada menos. Algo así es también Looking. Sin diálogos forzados, sin una dirección pretenciosa, simplemente como si se estuviera observando la vida de los protagonistas, Looking recorre a varios personajes por una ciudad en la que viven, y en la que viven su sexualidad sin que esta sea el hilo central de la narración. Como decía Marina en un estupendo artículo, habrá que ver el momento en que los gays dejan de imitar a los heterosexuales. Looking es el principio de ese momento; en poco menos de media hora la vida se escribe en una serie de televisión con sencillez. Además, tiene algún capitulo soberbio como el del protagonista con el chico cubano, y el recorrido por la ciudad. 

Afortunadamente, aunque el público no ha hecho mucho caso a la serie, sí que lo ha hecho HBO (y algún crítico) Así que habrá segunda temporada. Solo espero que Looking sea por fin un referente para empezar a crear historias y que se olviden las malas experiencias con películas, que muchas de las veces, no merecían ni llamarse así. 


Veremos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …