Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2014

El empeño por olvidar.

Veo por algunos foros de series como The Leftovers apenas ha gustado a nadie. Críticas más o menos elaboradas en las que, como norma, se han decepcionado al no encontrar la serie que esperaban, seguramente más cerca de Lost (Damon Lindelof que era creador de esta, también lo es de Leftovers) que de películas como El dulce Porvenir de Atom Egoyan, película que por otra parte adoro. Yo llego a la serie, tanto por Lindelof, como por Tom Perotta, otro de los creadores, y al que en España apenas se le traduce. A Perotta siempre lo recordaré por Little Children, película que pasó bastante desapercibida, y que a mí me gusta mucho.
No sé cómo escribir esta entrada sin desvelar la trama de Leftovers, ya que su primer capítulo resulta muy impactante, y en él se cimenta el resto de la temporada. Digamos que hay un pequeño incidente que cambia la vida de todo el mundo. A partir de ahí, la serie, en lugar de llegar a desentrañar qué ha pasado, cómo se ha producido el incidente, se centra en la vid…

Luego ya vendrán los madremías.

Me recomienda mi amigo Miguel Ángel que vea un capitulo de South Park, serie que no veía hace muchos años, y a la que en “esos años” no le pillé el punto. Ahora, me he vuelto a enganchar: serán esos años de más que cambian la perspectiva. 
En el capitulo que me recomienda a Stan y a su padre les pasa algo raro. Stan empieza a escuchar la música que escuchan sus amigos, y de repente todo le suena a pedos. (literalmente) A su padre le pasa igual, pero finge que le sigue gustando la música porque quiere parecer joven. Lo malo es que a Stan empieza a sonarle todo a pedos, no sólo la música, sino el cine, o la televisión. Sus amigos a los que la música les suena estupendamente, empiezan a darle la espalda, ya que Stan se empieza a volver un cascarrabias, y no les deja disfrutar de la música, y de sus aficiones. Más o menos esto es el capítulo. Luego volveré, imagino. 
Uno nunca sabe qué impulso le atrae para intentar descubrir nueva música, o cine, o novelas, también series. Quizá esto ya se…

Las medias naranjas.

Os dejo relato que he escrito para Aldaba. La verdad, es que ha pasado algún año desde que lo escribí, y recordé, que le hice alguna corrección después de enviarlo a la Revista. Así que, es otra versión diferente. No sé si mejor o peor. Espero que os guste.




Las medias naranjas

1
Carlos y Marta se conocieron en el gimnasio. Él era alto y rubio, delgado y con pose aristocrática, anticuada en comparación con Marta, que vestía con mayas de colores y con la apariencia de quien ha venido al mundo para destacar. Los dos se cayeron bien, y de vez en cuando sus miradas se encontraban en mitad de un recinto lleno de luz y de espejos.
Carlos estaba casado. Su mujer, Laura, estaba de nuevo embarazada y Carlos, que no aguantaba su humor durante el embarazo, había decidido apuntarse al gimnasio durante al menos, los primeros meses de embarazo. Carlos creía que su matrimonio era feliz.

Marta estaba preparando su boda con Marcos, un chico guapo que conoció el último año de carrera. En los pl…

Aproximaciones

Hay pocas frases tópicas que sean verdad. Pero no todas. Hay algunas frases tópicas que parecen verdad, y no lo son, e imagino que al revés. Vale, me hago un lío; hay una frase que desde luego es un tópico y desde luego creo que es verdad: Todo está inventado. Están inventadas todas las historias, y todos los cuadros, y todas las ideas, que van dando vueltas según las sociedades vayan avanzando, o retrocediendo, según el curso de los días, de la vida, del ser humano, que al igual que las ideas, ya le queda poco por descubrir. 
Y sin embargo, empecinados en la Ficción, los artistas de todo el mundo intentan buscar su camino, su manera de ver el mundo, su visión que los hace originales, e insustituibles, ya que aunque los humanos nos parecemos mucho entre nosotros, y los artistas se parecen aún más, siempre hay algún bicho raro que aunque no descubra nada nuevo, quizá sí parece hacerlo. 
Esto es un poco como lo de los tópicos. (la memoria también nos puede jugar malas pasadas...ya que en …

El declive del Cine Americano

Nos hemos acostumbrado a que el cine Americano, o la industria que lo rige, marque la forma en que se tienen que hacer las películas. La odiosa frase, no parece una película Española (no sé si eso se dirá también en algún otro país) no quiere más que decir que la película parece americana, ya que hemos acostumbrado tanto la manera de ver cine, que el ritmo, la fotografía, o incluso la música, deben ser siempre acordes a un estilo marcado por Hollywood, y que lamentablemente, se basa en el peor cine americano, en el más comercial. 
E imagino que cada creador toma el camino que mejor conoce a la hora de hacer su cine, y los que tienen un mundo con el que expresarse, serán los que más se alejen del modelo americano.
El gran problema, es que el cine Americano dirige de verdad en cierta manera la cultura cinematográfica. No hay ninguna industria tan potente como la americana. Ninguna que marque estilos y modas como lo hace esta. Y cuando alguna industria como La Francesa, de grandes ideas, a…

Looking

Hace unas semanas acabó Looking, serie de la HBO que no ha visto mucha gente, pero que a mi me ha parecido muy interesante. A muchos niveles diría yo. Y sin embargo, no ha tenido apenas éxito. Quizá ha nacido con un poco de mal pie; desde el principio se la ha comparado con otra serie muy divertida, y a ratos genial, Girls, de esa autora tan curiosa que es Lena Durham. Y sin embargo, Looking tiene más bien poco que ver con Girls, ya que la primera da algunos pasos de gigante en lo que temática, y guión, e incluso ritmo narrativo se refiere. Ahora volveré a Looking, que no he dicho todavía que se la podría calificar como serie de temática gay. 
Y digo que vuelvo luego, porque me parece que sí que hay que buscar los referentes de Looking. Sin duda, en lo que a las series se refiere, el referente más claro es Queer as folk, serie, primero inglesa, y luego americana, que hablaba sin tapujos y con algo de sexo explícito, sobre la vida de varios chicos gays en San Francisco. Hay que salvar…

Impunidad

Creo que este año que llevamos (final del anterior,  si apuramos) está siendo de lo más interesante en  lo que a cosecha cinematográfica se refiere. Quizá, el influjo de las series ha estaba ocultando estupendos títulos, o simplemente, no ha habido tan buenas películas como la de estos últimos meses. No lo sé. Pero títulos como Nebraska, El lobo de Walt Street, La caza, La gran Belleza, La vida de Adéle, The Act of Killing o Todos queremos lo mejor para ella, hacen que desde luego, recupere la ilusión, y las ganas de ver cine. De ponerme enfermo por querer ver tantas películas. 
Y sin embargo, no voy a hablar de la película que más me ha gustado de todas las que he visto (aunque me ha gustado mucho) Philomena, película de Stephen Frears que se acaba de estrenar en España, y que cuenta la historia verdadera de una mujer en una Irlanda Católica (como nuestra España) a la que le arrebatan en un internado de monjas al hijo que había tenido siendo soltera. 
Philomena me parece muy interes…