Ir al contenido principal

Ingeniería de la comedia.

A cuentagotas voy acabando la cuarta temporada de Arrested Development. Lo hago así porque sé que no habrá más temporadas; Netflix, canal de internet que desgraciadamente en España no se puede tener,  así lo ha decidido. Aún así, me alegro por ver una temporada más. 

No se analiza demasiado la comedia. Aunque quizá es uno de los géneros más agradecidos del público, esta se ha convertido con el paso del tiempo en un género denostado, incapaz de imponerse en los criterios de valor estético a el poderoso drama. No estoy denostando el drama, por supuesto. Pero es cierto que el drama es el niño favorito de la casa, y la comedia se tiene que currar a los padres para que éstos le presten algo más de atención. 

Quizá el problema es que la comedia que triunfa es muchas de las veces infantil. En España, por poner un ejemplo cercano, la comedia que mejor triunfa es muchas veces burda, y de brocha gorda, imagino que porque para entender la comedia inteligente también hay que hacer un esfuerzo mayor: es quizá por eso que cómicos como "Faemino y Cansado" no llegaran a triunfar para el público mayoritario, o comedias como "Qué fue de Jorge Sanz" no fueran entendidas lo suficiente. 

Ahí, en esa falta de entendimiento para el gran público se maneja como pez en el agua Arrested Development. Simplemente, como diría el guionista de The Wire, a la mierda el gran público. Arrested Development juega con un humor demasiado complejo como para hacer reír al espectador medio. Pero también es su gran baza. Quizá porque los guionistas saben eso, dan vueltas y vueltas para conventir lo difícil en algo alambicado, haciendo de los guiones estructuras muy complejas, ingenierías del humor que son difíciles de entender hasta para el más iniciado en el tema. 

Quizá por eso Netflix haya dicho, una y no más. Al fin y al cabo, las series de televisión son un negocio y claro está, necesitan del público para meter algo de dinero en caja. 


Así que, con cuentagotas seguiré viendo los pocos capítulos que me quedan de una de las comedias menos vistas, y más inteligentes de toda la televisión. Y la cual recomiendo y recomiendo y nadie me hace caso (excepto mi amigo Miguel Angel) Allá cada uno...en el fondo, me gusta pensar que soy de los pocos que la ven, y sentirme pedante por momentos. O por tiempo limitado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …