Ir al contenido principal

Cinco canciones.


1: Todo nos parece una mierda menos lo vuestro. Astrud – Todo Nos Parece Una Mierda
Escribo sin brújula para intentar responderme una pregunta que, sin mucha suerte, planteo con algunos amigos. ¿Es buena o es mala la música española? Quizá a la pregunta le cueste trabajo responderse, porque no hay una verdad a la que llegar. Todo no es bueno y todo no es malo. Aunque sí me atrevería a decir que la música comercial Española no pasa por su mejor momento, y que el público que escucha quizá se ha malacostumbrado a la poca calidad, y consume, quien consuma, una música prefabricada y que aporta muy poco al conjunto. Y no es que yo sea nadie para opinar que la música española comercial sea mala, es que, sinceramente, no conozco ningún grupo que me haga salir a la calle a comprar un disco como sí que me pasa con los grupos extranjeros, o como sí que me pasa con algunos de la escena indie, por mucho que diga Miguel Bosé. Todo me parece una mierda menos lo indie.

2: Segundo Premio. Los Planetas – Segundo Premio
Debería poner en esta entrada una intervención de Kiko Veneno en el programa de Gemma Nierga en la que tenía más que palabras con alguien de los 40 principales ( perdón por la desinformación, pero no me quedé con el nombre, y no escucho los 40). En la conversación Kiko Veneno le decía que los 40 llevaban sin poner una canción suya 20 años, a lo que el chaval de los 40 respondía que ahora se programaba de manera diferente, y que todo estaba basado en llamadas a oyentes a los que se les preguntaban qué canciones querían escuchar de nuevo y cuales no (imagino que también el dinero de las productoras que buscan promocion de los artistas cuenta) A mí, al igual que a Kiko, me parece horrible que se programe así, sobretodo porque estás preguntado a gente que en el fondo la música no le interesa más allá de bailar un poco en la discoteca los sábados y los tres días que pone la radio en el coche. La música, aunque debe de ser popular, también debería de tener unos márgenes de calidad, y esa calidad sólo la pueden garantizar programadores que sepan de música, y no una audiencia poco interesada, y a la que, desgraciadamente, tampoco se la ha enseñado a escuchar música. Quizá por eso ahora la poca calidad se encuentre en el indie, que no me cabe duda, goza de mejores oyentes, más críticos, y mucho más activos. A la calidad, parece que al menos en España, le toca el segundo premio. Lástima no vivir en Londres.

3. Luego ya vendrán los madremías. Klaus & Kinski – Luego Vendrán Los Madremías
Y entre una industria comercial Española en horas bajas donde sólo triunfa de verdad el sucesor de José Manuel Soto, Pablo Alborán, y una industria indie en la que los únicos que pueden permitirse el lujo de vivir de la música son Los planetas, y encima tenemos una crisis económica, y cultural, diríamos así por encima que el panorama no es de los más alagueño. Me equivocaba hace unos años cuando empezó la crisis de la industria musical y la parte comercial decía que no iban a sacar más discos porque no vendían; mejor, pensaba yo, porque a los que realmente nos gusta la música sí vamos a seguir comprandolos, y así grupos de poca calidad caerán por su propio peso. Pero tampoco: los festivales pasan por sus peores horas, y en la crisis lo que menos importa es la cultura, y si además está asociada al espectáculo, y a la fiesta, importa menos todavía. Como estamos en crisis empezamos a ver mal la diversión, y que la cultura pueda formar parte de eso no debe de ser bueno. Nos han maleducado para pensar que la cultura tiene que ir seguida de estudio, y que el pensamiento, y el crecimiento personal no debe estar unido al divertimento (sufrimiento cristiano debe de ser) Y así de mal nos va, con menos conciertos, con menos discos, y con menos cosas a las que echar mano cuando la vida deja de tener el sentido que cada uno ha decidido darle…no digo nada, pero, luego ya vendrán los madremías.

4. Que le den por culo a tus amigos. Los Punsetes – Tus Amigos
¿Y qué es el indie? Ahí la pregunta parece ya contestada, pero desde luego no lo está. Ya comprobamos en el rodaje del Documental de las ruedas que el término era difuso, y que muchos de los grupos que nosotros mismos considerábamos indies, no se sentían como tal. Imagino que los grupos hacen música, y luego el público y los críticos los etiquetamos. ¿Y si el indie existe en España, tiene calidad, o son un grupo de gente que no convencen a las grandes productoras y se inclina por las pequeñas? Tampoco lo tengo claro. Sí es claro que en el indie caben muchos tipos de música, y que las etiquetas son difíciles a la hora de definir los estilos, y también es claro, que muchos grupos gozan del favor de un público, que aunque minoritario, hacen que los grupos quieran seguir sacando discos y tocando, lo poco o lo mucho que les dejen. Y no sé si como dice Miguel Bosé el 80 por ciento son infumables, pero tanto a él, como sus amigos de Miami hacen ya mucho tiempo que dejaron de tener algo de calidad en sus propuestas, si alguna vez la hubo. Y sí, qué le den…

5. Qué nos va a pasar. 

Y es que, en el fondo me da algo de miedo que se acaben las propuestas que hasta la fecha me han divertido y me han entretenido, me han hecho pensar, y divertirme. Me da un poco de miedo que los grupos tengan que dejar de hacer música porque no son rentables. Aunque, la verdad, también pienso que los días nos traen la tecnología suficiente para poder hacer casi todo en casa, y que, los que de verdad quieran hacer cosas, y crear, y contar a los demás lo que guardan a través de la música, se conforman con más bien poco, y son generosos al dar al público lo que de vez en cuando necesita escuchar.

O necesito escuchar yo.

Puede que la respuesta a la música española esté en el indie, y en la calidad que muchas veces demuestra, pero mientras se siga disfrazando de modernidad impostada y no entre en el dificil hueco de la calidad que propone la masa, la música independiente en España será de minorías, y las mayorías, como casi siempre, vivirán en sus bonitas cavernas sin saber que fuera, en el mundo, hay cosas muy interesantes que deberían ser escuchadas. Y es que, no hay más sordo que el no quiere escuchar. Ay, qué nos va a pasar.

Mañana lo sabremos, o no



Comentarios

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …