Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

Lo que más me ha gustado de 2012, aunque no sea del 2012

Película: Profesor Lazhar (aunque sea del 2011). El amigo de mi hermana. (por la sencillez y los guiones divertidos) Ventajas de ser un marginado( por la sopresa) Quizá no sean las mejores tres películas, pero, las recuerdo con mucho cariño.

Libros: Tierra Desacostumbrada (Jhumpa Lahiri) Porque es el descubrimiento del año, y uno de los grandes de mi vida. Ciudad abierta (Tejú Colé) Porque quizá es de los pocos que he leído del mismo año, aunque no me convenza del todo, sí en gran parte. Intérprete de Emociones (porque es el descubrimiento del año...jeje Jhumpa Lahiri es la mejor)

Discos: Beach House, Myth, porque siguen siendo muy buenos. Hidrogennesse, un dígito binario dudoso, porque es un disco que he defendido con la boca pequeña todo el año, y al menos rockdelux en sus listas más pedantes del año lo ha elegido como el mejor. Klaus and Kinski, Herreros y Fatigas, porque es un grupo que me gusta escuchar, y me seguirá gustando seguramente durante mucho tiempo.

Series: Breaking Ba…

Amor y vejez

Filigranas de Emoción

Me he malacostumbrado al pensar y asumo la culpa si la hubiera, que la Ficción, las grandes historias, tienen que estar repletas de personajes que se salen de las normas, casi diría que se las saltan, y que estos tienen que estar viviendo en una realidad que casi nunca es la propia. He pensado y he errado al hacerlo, que en la ficción una historia sencilla, de personas normales y corrientes en las que apenas ocurre nada reseñable, nunca podría ser buena o desde luego, nunca podría emocionar de la misma manera que miles, millones de veces, lo han hecho los grandes personajes que acordes con sus principios, llegaban hasta un final a veces épico para defenderlos.

El problema, o simplemente, el problema que yo tengo a la hora de enfrentarme a las historias propias, es que no creo que la vida que me rodea sea quizá digna de ser contada. Que la sencillez con la que yo veo la vida, y de la que por otra parte me siento orgulloso de vivir, tenga nada interesante para los que leen, o puedan le…

...a falta de pensar mejor.

No se me ocurre nada qué escribir. Lo malo es que ya he escrito más de una vez alguna entrada de no sé qué escribir, esos artículos que la mayoría de los escritores, (no digo que yo lo sea) han escrito en algún periódico cuando una semana no sabían de lo que escribir, y que además resultan muy imaginativos y divertidos, casi mejores que los artículos que se toman en serio para arreglar el mundo.
Así que, a falta de pensar mejor, tiro de hemeroteca cultural reciente y me saco de la manga "lo que viene siendo" mi vida a través de los libros que leo. O de las películas. O de la música. O del teatro. A lo mejor llevaba razón una persona cuando me dijo que no tenía vida y que vivía a través de la cultura. Desde luego, es por ahora una de las mejores formas de vivir la vida que conozco, y desafortunadamente, no vivo en ella lo suficiente.
Leo "Ciudad Abierta" de Tejú Colé, libro que escucho que está bien, y que mi amiga Inma se encarga de regalarme como regalo de cumple…

Historias de Enric.

Leo, sin saber los acontecimientos que vendrán en el futuro inmediato, Historias de Roma, de Enric González. Y lo leo, como siempre, haciendo un gran hueco con el anterior, ya que Enric no es de los escritores más prolíficos, y sé que cuando lea todo lo que tiene publicado, lo voy a echar de menos. Ahora, sabiendo que abandona, o lo echan de El País lo echaré aún más de menos. Pero ahora vuelvo a Enric, porque quiero hacer ejercicio de memoria.

No sé cuando leí por primera vez El País, ni cómo lo hice, ni recuerdo exactamente a quién leí. Recuerdo perfectamente a Antonio en algún ensayo leyendo algo del Tentaciones, una carta de amor que le había gustado en una especie de anuncios que había en la revista. E imagino que tendría diecisiete años y me empezaba a interesar por un periódico que en mi casa no se leía; ni ese, ni otros…no sé si es bueno o malo.

Cuando ya empiezo a comprarlo, lo hago sobretodo los Domingos, o los viernes. Los viernes, porque el Tentaciones me informa de la of…

Cinco canciones.

1: Todo nos parece una mierda menos lo vuestro. Astrud – Todo Nos Parece Una Mierda
Escribo sin brújula para intentar responderme una pregunta que, sin mucha suerte, planteo con algunos amigos. ¿Es buena o es mala la música española? Quizá a la pregunta le cueste trabajo responderse, porque no hay una verdad a la que llegar. Todo no es bueno y todo no es malo. Aunque sí me atrevería a decir que la música comercial Española no pasa por su mejor momento, y que el público que escucha quizá se ha malacostumbrado a la poca calidad, y consume, quien consuma, una música prefabricada y que aporta muy poco al conjunto. Y no es que yo sea nadie para opinar que la música española comercial sea mala, es que, sinceramente, no conozco ningún grupo que me haga salir a la calle a comprar un disco como sí que me pasa con los grupos extranjeros, o como sí que me pasa con algunos de la escena indie, por mucho que diga Miguel Bosé. Todo me parece una mierda menos lo indie.

2: Segundo Premio. Los Planetas …

La bondad humana

Una pequeña revelación

Como norma en literatura no suelo seguir normas. No suelo leer revistas literarias, ni foros, o blogs que recomienden libros, y tampoco tengo a muchos amigos que me asesoren (aunque alguno tengo y es de agradecer) Así que, en realidad, yo marco mis modas en lo que a libros se refiere, y en esa libertad me gusta disfrutar de la literatura desde hace ya algún tiempo, siendo el responsable de mis best sellers favoritos, y de mis autores de cabecera.
Esta técnica de lectura suele tener un gran pero, y es que, al final, cuando puedes disfrutar de una conversación literaria (las pocas se agradecen, como los amigos) se ve mermada puesto que muchos de los libros sólo los has leído tu por mucho que los hayas recomendado (siempre recomendaré a Patricia Higsmith porque es una magnífica escritora, y sabe destrozar con palabras la psicología humana,  aunque muchos crean que es sólo la que escribió los Ripley y Extraños en un tren: es una grande entre los grandes)
Así que éstos días veraniegos que i…

Berlin

Es verdad que aunque íbamos con mucha ilusión a visitar Berlín, ciudad que desde hace tiempo llamaba mi atención, la cancelación del concierto de Radiohead que nos servía de excusa para ir nos rompía unas expectativas que al final la misma ciudad se encargó de saciar.
Nos reímos al llegar al aeropuerto de Tegel porque quizá la idea que nos hacemos de los alemanes es de perfección y dos o tres anécdotas nos dejan el mito por el suelo. Luego al acabar descubriremos que el mito existe, pero por otras razones.
Me acompañan Nacho y Miguel Angel. 
Berlin se presenta de noche, y el cansancio del viaje nos hace cenar y acostarnos para así, a la mañana siguiente, empezar a recorrer una ciudad que ya me avisan es muy grande, y recomiendan que lo mejor para verla es alquilar una bici y perderse por sus grandes avenidas. Mis acompañantes no son especialmente hábiles con la bicicleta y claro está, buscamos medios alternativos.
Y nos perdemos en Berlín. Nos perdemos en el mejor de los sentidos, porq…

La historia incompleta.

Uno nunca sabe de uno mismo, y menos mal, hacia donde la vida le dejará caminar, le mostrará el sendero para avanzar, para ir caminando ya sea de la mano de amigos, familia, pareja, o de la visión de algún educador, profesor, maestro que nos regale la vida.

Hoy que nos planteamos por culpa de los recortes qué es nuestra educación, y lo que va a quedar de ella cuando todo esto acabe ( el fin que siempre llega)  miro atrás para ver lo mala que fue, al menos en parte, la mía. Y me siento orgulloso también del niño y adolescente que no atendía en clase, sobretodo en la de historia, y que no tuvo que escuchar al profesor de turno que sesgada y politizada cual canal de televisión, daba su particular visión de la historia de España. 
Eso pasa por estudiar en colegios de curas. 
Uno nunca sabe de unos mismo hacia donde le llevará la próxima ficción que lea, o mire, y un día, sentado en el sofá, te sorprendes viendo documentales sobre la guerra civil, quizá también porque el adulto que fue ni…

Alumbramiento.

La mayoría de los días, no todos, al volver del gimnasio por una nueva carretera que une Jun con el resto del mundo, y con mi casa, veo a un hombre debajo de un puente tocando un saxofón, más que solo, acompañado en mitad de la nada por un pequeño perro que le sirve de público, ya que por allí no pasan más que los coches a gran velocidad, o algún que otro deportista sin mucha ganas de escuchar su, imagino, particular música.

Yo no he podido escucharla porque es una autovia y pararse sería una imprudencia por mi parte. Y sin embargo, cada día que paso me surge la pregunta de por qué alguien puede a la misma hora y casi todos los días, ponerse a tocar un saxofón. 
Y no, no creo que esté ensayando nada. 
Por fin el día 11 estrenamos un montaje al que le hemos puesto mucho trabajo, y muchas ganas, y las felicitaciones son repetidas, cosa que desde luego me alegra, nos alegra, ya que el resultado ha gustado, y el trabajo realizado no ha sido en balde. 
Hace unos días, leyendo una estupenda…

El entrevistador perfecto.

En España, y en éstos tiempo tan convulsos que corren, donde la información ha perdido su mismo significado, encontrar buenas entrevistas es una tarea difícil, complicada, casi imposible, ya que la mayoría de ellas son pactadas, o pecan de amiguismo y se convierten en meras conversaciones sin interés, al menos, sin interés para mí.
Ana Pastor es una excepción en todo esto, capaz de llevar al entrevistado a las cuerdas en pocas preguntas, y haciendo siempre, lo que tiene que hacer para llegar a su verdad.
Me pregunto qué tiene que haber para que una entrevista sea interesante, y me acuerdo de una frase de Robert McKee con respecto a la creación de personajes en el que dice que al llevarlos al límite se ven las verdaderas naturalezas de los mismos, ya que allí, en el límite, se ve la bondad, o la maldad, o la locura, sin más.
Alguien que está muy alejada de las entrevistas, a mí pesar, es la gran Rosa Montero, ocupada en escribir novelas, y en sus artículos para El País Semanal. Yo, des…

Humor pop

Finalmente Extraterrestre de Vigalondo ha sido un fracaso en taquilla. Imagino que porque es una película tan asentada en una nueva forma de humor, que esa novedad la hace tan poco atractiva para el público medio, que ni atrae ni se comparte ni se mira.
Y sin embargo, quizá en España, en los últimos años, se está haciendo el humor más inteligente, más pop que hayamos hecho, acostumbrados a gags y humoristas de brocha gorda. Excepto Faemino y Cansando que siempre han sabido afilar bien ese humor inteligente, nadie se había atrevido a abrir nuevos caminos hasta la llegada de los Chanantes y compañía, al que se suma Vigalondo sin ningún tipo de duda.
Quizá de esa cultura elitista ( tienen un gusto estupendo, y juegan con él, olvidándose que el publico desconoce casi siempre a quien imitan) les ha hecho dar algún paso por delante que algunas veces les sale bien, como en la televisión y otras mal como es el caso de Extrarerrestre.
Yo la sigo recomendando y aunque sea uno de los pocos que…

Etiquetando el Arte (segunda parte)