Ir al contenido principal

Feliz Invierno Musical


Este año me enfrento a una paradoja propia: he participado más que nunca en eventos musicales, Festivales, Documentales sobre música (qué buen recuerdo) y por otro lado, creo que musicalmente ha sido un año con pocos discos reseñables. Los hay, claro está, pero ahora que empiezan a salir algunas listas a los único que guardo buen recuerdo son a Let England Shake de Pj Harvey, a The Kings of Limbs, por razones obvias en mí, y al de Fleet Foxes, porque me gusta y punto.

En lo que se refiera a los discos en Español, o Españoles, La casa Azul no me acaba de enamorar y si no reseño mucho más que el que a continuación citaré, es que seguramente porque no ha habido más.

El que quiero citar es mi gran descubrimiento del año, descubrimiento tardío porque mis prejuicios, como casi siempre, me jugaron la mala pasada de no escuchar con profundidad a Bigott, un artista sobresaliente que el azar ha hecho que viva en España, pero que podría ser de donde él quisiera.

Y digo eso, porque Bigott hace una música universal; el arte por el arte, o el arte de su arte, ya que su gran personalidad, su forma de ver el mundo y de contarlo a través de las canciones es su mejor baza, unida a una producción muy trabajada y a una voz que va ganando más y más con cada escucha. Su último disco, The Orinal Soundtrack no es más que un grano de talento en una montaña llena de una discografía con temas enormes (she is my man me tiene enganchado)

Y es que, la personalidad en la música viste mucho, aunque mucha de las veces esta suena a impostada, a preparada, a vendible. Me topo con el caso de Bebe en facebook donde en un video se le ve maleducada y borde con la prensa, una actitud censurable se mire por donde se mire, pero que no muestra más que una postura comercial que en los últimos tiempos vende mucho: el ser maleducado está a la orden del día, ya sea en personajes como House, o Risto Mejido, o en cantantes como La Mala Rodriguez, o M.I.A, a la que BEBE copia. Me surge una pregunta ¿Se debe juzgar un trabajo por la personalidad de un artista o se debe admirar o desdeñar ese trabajo sin tener en cuenta quién lo realiza?

Quién ha realizado un disco flojo ha sido Björk. Y no me gusta, porque creo que es una mujer con un talento enorme, pero que se deja a veces influenciar demasiado por la tecnología, haciendo que su trabajo se convierta en complicado, pero no en complejo. Pese a todo, me reconcilio con algo ajeno a ella, pero que muestra un camino por el que nunca se había andado antes. Björk lanza una aplicación en el Ipad que es una delicia se mire por donde se mire. Un recorrido a través de sus canciones por medio de juegos, de instrumentos musicales, de laberintos de la música, que aunque no salvan el disco, al menos lo relegan a una parte donde es mucho más interesante.

Veremos como acaba el año, y qué opinan algunos críticos sobre el mismo, y qué listas, tan deseadas y tan odiadas, nos traen nuestras revistas.

Al fin y al cabo, siempre es lo mejor cuando acaba el año…

Feliz invierno.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …