Ir al contenido principal

Fib 2011. Primera parte

Demasiadas dudas, demasiadas preguntas, demasiado grande, o quizá, mayor para un festival que a priori da pereza, y que en los últimos años ha salido más en las noticias por la cantidad de extranjeros que lo invadían, que por los músicos que allí acudían.

Pero a pesar de las dudas, este año volvía a Benicassim. Mi primera vez fue hace ya la friolera de nueve años, y los recuerdos se amontonan, tantos los positivos, ver a Radiohead, Belle and Sebastian, como los negativos, un camping horrible, dormir poco y con calor, y en definitiva, pasar unas penurias que se compensaban muy de vez en cuando.

El plan era casi el mismo. No conseguimos hotel, aunque pagamos un camping que a priori parece mejor. No lo es. Montamos nuestra tienda rodeados de Ingleses, Escoceses, Irlandeses con acentos imposibles, y que hacen de mi Inglés un completo analfabeto.

La edad de los susodichos no pasa de los 22 o 23, y hay alguno y alguna que con sus 18 recién cumplidos me hacen parecer un viejo.  Si yo le hubiera dicho a mis padres que con 18 me iba a un país extranjero de conciertos y de fiesta creo que me hubieran desheredado, como mínimo.

Y es que, los extranjeros que vienen a Bennicassim, en su mayoría, no vienen a ver conciertos, o dede luego estos son secundarios, vienen a beber, y beber, a estar de fiesta,  y de más fiesta, y luego más fiesta, y en el fondo, les da igual que esto ocurra en Bennicasim, en Castellón, en Lloret de Mar, o en Estocolmo.

Viene una de mis preguntas antes de empezar el festival ¿Se ha perdido la esencia del FIB? Ese festival que nace en España por un programa de radio con la pretensión de traer a la península los mejores conciertos mundiales, con la pretensión de hacer un encuentro musical de calidad, donde descubrir grupos, donde fomentar la participación, donde ganar dinero.

El jueves, primer día del Festival todo es caótico. Se saben las estadísticas de asistentes. 60 % extranjeros, y el resto españoles. Se nota sobretodo en la locura de la juventud que acude al festival. Todo el mundo corre de un lado para otro, como si los conciertos se acabaran al instante, sin disfrutar del momento, sin calma. Todo se quiere rápido, la juventud provoca eso. Todo se quiere al momento. La diversión tiene que ser rápida e instantánea, como una droga de diseño que funcione a la perfección en sus cuerpos.

Vemos a Russian Red, esa artista que con una sola entrevista ha causado más controversia que cualquier artista indie en España...y mira que hay alguno que ha soltado algunas perlas que pa qué. Me quito los prejuicios y escucho a Russian Red; tiene un elegante estilo, y una propuesta escénica muy sencilla, pero muy efectiva. Es guapa, y cultiva su estilo Lolita con inteligencia, dando una concierto de mucha calidad. Pese a todo, sigo sin ganas de escuchar sus discos...en fin, no sé por qué.

Nos vamos a ver a la artista más polémica del festival, ya que ésta si que causo controversia al ser anunciada para el FIB. Y la verdad, es que excepto en su vestuario, que me pareció algo hortera, por lo demás dio un concierto muy bonito, y ella estuvo muy simpática, tirando de madurez, y de tablas escénicas:  defendió unas canciones que en directo cobran un sentido que quizá le falta en los discos, y que la hacen, de verdad, una artista indie, o una artista a secas.

Paolo Nutini es totalmente desconocido para mi. No me había molestado ni en escuchar sus discos, pero, me apetecía darme una vuelta para verlo. Lo vemos y descubrimos una gran voz, quizá las canciones no son del todo buenas, pero su belleza y su voz hacen que el espectáculo cobre sentido, y que entendamos porque todos los extranjeros y extranjeras estén enamorados de él. Por nuestro alrededor alguien dice que no se puede ser tan guapo y cantar tan bien. Eso es verdad...la vida es muy injusta.

Como falta un rato para que empiecen The Street, nos vamos a ver a Dorian. Me siguen pareciendo el grupo más sobrevalorado del Pop Español actual. Y lo digo y lo diré siempre; son una niñatas que copian mal a Modestia aparte...que ya eran malos de por sí.

The Streets me aburren soberanamente, así que después de verlos un rato, decidimos irnos a dormir; para ser el primer día de Fib, no está mal la cosa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …