Ir al contenido principal

Mi Kindle

Hace ya algunos meses que disfruto del Kindle de Amazon, quizá el libro electrónico más famoso, y sin duda, el objeto más controvertido para todo aquel que de vez en cuando se acerca a la lectura. Yo, que de vez en cuando me acerco a ella, no he dudado ni un momento en comprármelo, sobretodo, porque peco de ansia tecnológica, y todo aquel artilugio que crea que me hará la vida más fácil, intentaré, a corto o medio plazo, que sea mio. (también alguno que no me hacen la vida más fácil...pero éste es otro tema)

Y claro está, mi Kindle ya se ha instalado en mi vida, tanto, que hasta ya va teniendo su historia propia. El primero, regalo de Nacho, sufrió un accidente gravísimo que lo dejó lisiado para toda la vida, así que, compré otro, del mismo tamaño, que lo sustituye sin que me dé apenas cuenta (la cuenta se la da la del banco)

El libro electrónico tiene sus pros y sus contras, empezaré por los últimos.

Le falta vida, le falta el tacto de las hojas, le falta la portada, que se mira cada vez que se empieza a leer de nuevo, le falta el formato físico.

Pros:

Los libros se leen estupendamente, tan bien como en un libro normal...además, sea el libro que sea, el tamaño de letra lo eliges tu. Sinceramente, a un adicto como yo, que consumo tanto libro de bolsillo con letra diminuta, esto, se agradece.

Los libros no pesan. Parecerá una tontería, pero a veces los libros son una pesada carga, sobretodo cuando tienes que llevarlos, a la playa, o qué sé yo. Aquí se puede leer igualmente el Quijote, como 2666 sin que corra peligro tu vida.

Salen muchos más baratos, pese a que algunos editores no se han enterado de esto...si bien es cierto, que también hay menos libros ahora en formato ebook.

Y...seas pirata o no, la cantidad de libros gratuitos que existen es inmensa. Están todos los clásicos, todos los autores que ya no tienen derechos de autor, y sinceramente, se agradece, y mucho.

Para todo esto, más o menos, hice la prueba con un libro muy gordo, 1q84, del que hablaré en la siguiente entrada. Continúa...
** Entrada extendida **

Comentarios

Ricardo Baticón ha dicho que…
Buenas!

Pues yo opino un poco como lo que comentas... Sí, donde esté el encanto de un libro (su olor, su tacto, su carátula...)... por no hablar ya de los comics...

PERO DICHO ESTO, no hay que negarse a las nuevas tecnologías porque es bobada... antes o después lo tendremos todos. Y para viajar y llevarlo en el tren, metro, bus... es muy cómodo... y económico a la larga. Yo aún no lo tengo... pero me imagino que lo acabaré teniendo algún día.

Saludos!
Amador Aranda ha dicho que…
Pues si...en el fondo es eso...hay que dar un paso, que parece que cuesta...pero sinceramente, es un mundo nuevo, lo digo en serio...y estupendo, fácil...no sé. Soy fan del Kindle...los otros libros electrónicos me gustan menos. Saludos.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …