Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

P.J. Harvey

Y sí, la elegancia tomó la forma de una mujer, vestida de blanco, y con voz privilegiada, a ratos tímida, a ratos seria, a ratos canalla. P.J. Harvey es ya una veterana en los festivales, una veterana en el mundo de la música, cosa difícil en los tiempos que corren.

Una propuesta escénica sencilla: dividido el escenario en dos partes. Una para sus músicos, que a la derecha, como una pequeña orquesta instrumentaban las canciones que a la izquierda, sola, cantaba P.J., casi siempre acompañada de algún instrumento que iba cambiando de canción en canción, y que daba señales de cual iba a ser la elección: las guitarras recordaban a su pasado más rockero, los otros instrumentos, más complicados, nos acercaban a sus últimos discos.

En realidad, P.J. Harvey, en parte, ha sobrevivido también a base de reinventarse. Sus primero discos, más rocks, más festivaleros, la movieron por medio mundo dándole fama de diva rock. Un cambio en su carrera la ha hecho ser grande, quizá algo más minoritaria …

Pulp

El escenario San Miguel está lleno mucho antes de que empiece el concierto. Además, se suma que en el segundo día, la gente se ha multiplicado. Nunca había estado en un Festival con tanta gente. Estamos lejos, demasiado. Pero la gente anima con cada frase que aparece en una pantalla. Y aparecen las letras, en Neón, P-U-L-P. Todo se ilumina, y Javis Cocker llena el escenario. Es carismático. Es alto, con aire de bohemio moderno, con andares diocechescos, y con una voz dedicada a la sensualidad. Es perverso, y lo sabe, a veces travieso, a veces muy correcto...es Inglés.


Poco a poco los temas más famosos van animando al público. Disco 2000 levanta a cualquiera, y la fiebre se desata. La vida ha pasado. Los Pulp han pasado. Pero los himnos siempre nos recuerdan que fuimos felices. Hay dedicatorias. Hay una pareja que se dice que se casan en directo. Hay ganas de bailar.

Canciones, y más canciones, gritos a coro, las canciones se quedan impregnadas en el aire, como si la gente quisiera que…

Sufjan Stevens

Fue difícil la entrada en el Auditori del Parc del Forum, sin embargo, una vez dentro, la espera se hizo esperar poco. Una tela cubría el escenario, como una falsa pared de la que poco a poco, unas luces lo iban iluminado todo, dando movimiento a la voz de Sufjan Stevens que empezaba a llenar el escenario, empezaba a llenar un gran espacio donde el silencio del público contribuía a darle religiosidad, fomentada por los coros y la música, por la puesta en escena, por el momento que se preveía como único.

Poco a poco, íbamos entrando. La voz de Sufjan en Español es fuerte, quizá difiera mucho de su voz a la hora de cantar. En un Español correcto lee lo que será el espectáculo: un viaje en una nave espacial, en la que él será el conductor, y todos no deberíamos dejar llevar.

Y nos dejamos llevar. Poco a poco, canción a canción, Sufjan Stevens desgranaba su último disco, The Age of Adz, un disco complejo, complicado, alejado de los anteriores, lleno de loops electrónicos que en las prim…

La vida en un libro de Murakami.

Había perdido un poco la esperanza con Murakami, ya que, sus últimas novelas me estaban pareciendo malos espejismos de lo que a Murakami le había hecho famoso: Tokyo Blue, Kafka en la Orilla...

Así que, con algo de cautela, me puse a leer 1Q84, última novela rota en tres partes. (En España el primer libro contiene las dos primeras)

Si hay algo de lo que puede presumir Murakami es de crear universos en los que la realidad y la fantasía se mezclan tan perfectamente, que el lector no piensa ni por un momento que ha pasado de un género literario a otro, sino que el género es un todo en el que transcurre su peculiar mundo.

En 1Q84, título con reminiscencias Orwellianas, crea un universo particular a través de dos personajes, uno femenino, Aoemame, y otro mas masculino, Tengo, en los cuales los capítulos se van resolviendo cada vez en uno de los protagonistas, dando al libro una peculiar estructura. Religión, sectas, mundos paralelos, y amores que perviven en el tiempo forman parte de los …

Mi Kindle

Hace ya algunos meses que disfruto del Kindle de Amazon, quizá el libro electrónico más famoso, y sin duda, el objeto más controvertido para todo aquel que de vez en cuando se acerca a la lectura. Yo, que de vez en cuando me acerco a ella, no he dudado ni un momento en comprármelo, sobretodo, porque peco de ansia tecnológica, y todo aquel artilugio que crea que me hará la vida más fácil, intentaré, a corto o medio plazo, que sea mio. (también alguno que no me hacen la vida más fácil...pero éste es otro tema)

Y claro está, mi Kindle ya se ha instalado en mi vida, tanto, que hasta ya va teniendo su historia propia. El primero, regalo de Nacho, sufrió un accidente gravísimo que lo dejó lisiado para toda la vida, así que, compré otro, del mismo tamaño, que lo sustituye sin que me dé apenas cuenta (la cuenta se la da la del banco)

El libro electrónico tiene sus pros y sus contras, empezaré por los últimos.

Le falta vida, le falta el tacto de las hojas, le falta la portada, que se mira c…