Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

De nada.

Ella me dice que me acerque más, y que deje el coche delante de la señal. No me mira apenas, y muchos menos deja posar su mirada en el mismo ángulo al que yo miro. No es timidez, ni vergüenza, sino más bien una dureza aprendida con los años que la ha hecho convertirse en algo que no es, en una mujer que no es una mujer, que no tiene ya aspecto femenino pese a que, debajo del mono de trabajo, se intuye un cuerpo que en la intimidad, será convertido de nuevo a la feminidad.
Ahora todo es masculino. El entorno, donde los demás compañeros trabajan igual que ella; revisando coches, inspeccionando fallos, firmando negativas. La gente que llega a revisar sus coches. Las palabras, y el ambiente.
Es claro que mientras van haciéndole pruebas a mi coche su dureza hace que me sienta nervioso. En un principio, al verla aparecer, creí que sería mejor y que la sonrisa de una chica me tranquilizaría a mi también, que no sé por qué, estaba algo nervioso. Pero no fue así, todo lo contrario. Empecé a se…

Una merecida segunda entrada.

Hace una semana escribía una entrada (en la isla tuerta.org) para Breaking Bad, serie de la que quiero seguir hablando, y es que, de una primera temporada que estaba empezando a ver cuando la escribí, a la que tercera que ahora voy a terminar, ha llovido mucho, y me parece que la serie se merece, gracias a su calidad, una segunda y humilde entrada por mi parte.
Para que los que no leyeron la primera, Breaking Bad tiene una sipnosis fácil. Un hombre de unos cuarenta años al que le diagnostican un cáncer terminal, decide, ya que es químico, fabricar drogas de diseño con el que poder ganar algo de dinero, y así, poder dejar algo a su familia cuando muera, que por lo que parece será pronto.
El gran logro de Breaking Bad, ahora que como digo voy a acabar su tercera temporada, es su capacidad para provocar en el espectador juicios éticos y morales. Sus protagonistas, al contrario que en otras series que también hablan de mafia y de drogas, como The Wire, o Los Soprano, son gente tan normal,…

El artista inesperado.

Hay algunos escritores, no muchos desafortunadamente, que con el hecho de leerlos ya se tiene la sensación de que el tiempo invertido tendrá sus recompensas: y no, no sólo es por el hecho de que nos descubran cosas  dentro de nosotros que dormían ocultan, (fogonazos de sabiduría) sino por el hecho de que su literatura, sus personajes, o su manera de narrar también nos sirven para explorar lugares que no habíamos visto que existían.

Lo explico mejor, porque creo que no se entenderá, aunque puede que también sea decepcionante para algunos: Escritores que escriben para escritores, que con sus obras son capaces de inspirar a otros a escribir también las suyas.

Y sí, me ha pasado, o desde luego, siento que tengo ganas de escribir muchas más historias sin plagiar al autor que ahora nombraré, pero sí tomando prestado un espíritu de sencillez, que desde luego, me ciega en el mejor sentido de la palabra.

Richard Yates se ha convertido de un tiempo a esta parte en uno de mis escritores fetic…

Porque les pagan.

A veces ni yo mismo sé de qué va este blog. A veces de música, otras de cine, puede que de recomendaciones, o quizá, muchas de las veces, de lo poco que se me pasa por la cabeza, y que creo que debo compartir, vete tu a saber por qué.
Y no, no es que quiera contarlo todo, es más, creo que no cuento nada, ya que si lo hiciera, puede que tuviera más visitas. Al fin y al cabo, la intimidad vende, o eso es lo que la actualidad nos cuenta: la vida ajena es deseada, y la propia, se guarda. Ironía moderna. 
Me encuentro en los días más ironías. Ivanpu, al que veo en Granada en el concierto de Dean Wareham, (concierto estupendo por cierto) me cuenta tomando una cerveza que le gusta mucho un blog, o varios blogs, ya que el autor es el mismo, el escritor Alberto Olmos. Me pasa los enlaces y le echo un vistazo. http://lector-malherido.blogspot.com/
Alberto Olmos habla de libros. Todo lo que llega a sus manos lo lee, y claro está, con esto recomienda libros, o todo lo contrario (él mismo es escrito…