Ir al contenido principal

Y si encuentra algo mejor...

Los días, cada vez más intensos, me hacen recapacitar, pensar, analizar el estado de la música en España. Me hacen distinguir, sobre todo, entre una música estancada y poco útil, y de la que se nutre la industria en de este nuestro país,(y que no cambiará) industria por otra parte, muy quejica, y algo pedigüeña, tan en contra de las descargas, como a favor de todo tipo de cánones absurdos con los que lucrarse con sus derechos de autor ...tema manido; luego, hay  otra industria, más pequeña, independiente se la denomina, y de la que realmente quiero hablar...pero por partes.
Primero lo primero.
La  industria comercial es mayoritaria, y como tal, está amparada por los medios de comunicación de masas, los cuales no sólo la promocionan, sino que son capaces de hacerle creer a la sociedad que es lo único que van a encontrarse en la producción musical, quitando, o privando  del derecho a la elección, que afortunadamente, muchos de nosotros hemos obviado, buscándonos más o menos la vida musical.
(Pero no todo el mundo está dispuesto a investigar...)
Y es que, si la industria comecial musical española está estancanda, la otra, la independiente, está, gracias a internet, en pleno auge, tanto en calidad, como en difusión.
Cada vez hay más grupos, y claro está, la calidad tiene que primar para que los grupos triunfen. Ahora más que nunca se demuestra que el talento hace que persistan los grupos, y que lo mediocre caiga por su propio peso.
Y así, la variedad en la música independiente ha llegado a España: Bigott, Delorean, El Guincho, Polock, We Are Standard, Parade, Klaus & Kinski, La casa Azul, Astrud, The Sunday Drivers (ya separados), Love of Lesbian, o los incombustibles Planetas, hacen de la escena independiente (se me olvidan muchos) un mosaico de eclepticismo perfecto que, cada día más, se convierte en una opción no sólo para la población española, sino, que sin mucha dificultades, empiezan a salir también fuera de nuestras fronteras.
Y es que, el talento no entiende de nacionalidades, y no es por ser españolista, pero aquí también lo hay.

Escuchen, miren, y vean, y si encuentran algo mejor..

Comentarios

Ricardo Baticón ha dicho que…
Hola Amador

A Klaus & Kinski les descubrí gracias a tí... y me encantan.

El otro día un amigo me hablaba de un grupo vallisoletano llamado Arizona Baby, les he escuchado... y no me han hecho mucho, mezcla de pop-country. Mi amigo decía que en concierto son muy buenos, pero su cd... me ha dejado frío.

Saludos!
Amador Aranda ha dicho que…
La verdad que no he escuchado de los que me hablas...habrá que oirlos. Saludos Ricardo.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …