Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2010

Mi Vertigo Estival 2010 (segunda parte)

Y llega la noche. Todo está más o menos preparado. Llegan también los amigos desde Granada, que se apuntan al Festival, y a los que has hecho también partícipes durante el año de sus novedades. Miguel Angel te acompaña casi todo el día, bromeando en la paella por la mañana, conversando con los artistas, marteñeando lo justo mientras vuelves a ver en él una sonrisa que echabas de menos.

Pero en el Festival se retrasa todo. Los problemas de última hora hacen que las puertas se abran tarde. Afortunadamente hay festival, y la gente, en su mayoría de fuera, empieza a llenar la Caseta Municipal.

Todo empieza.

Me acerco al camerino donde están los Klaus & Kinski para decirles que en cinco minutos comienzan y me encuentro a Alejandro comiendo, incapaz casi de contestarme, y a punto de atragantarse con la comida. Ya vamos, me dice serio. Afuera esperan Marina y Pilar, con las que pasaremos más tarde una velada de Dj divertida. (ella no pinchaba, pero amenizaron el baile)

Existe una re…

Mi Vértigo Estival. (primera parte)

Mi Vértigo 2010 empieza tarde, y es tarde, porque no llego a el Documental de Surfin Haciendo Surf, aunque ya le había echado un vistazo en casa de José. Así que, mejor no opino, ni critico, porque, está muy feo hablar y criticar sin haber visto antes. Al concierto de Fernando Alfaro sí que llego, y me gusta, pese a que yo no soy muy fan, y sus discos, incluidos los de Surfin Bichos (a Chucho le hice más caso) tampoco están entre mis predilecciones discográficas. Fernando da un buen concierto, sólo acompañado de su guitarra, pero el teatro le acompaña, y también el ambiente que se respira en el primer día del festival; En Jaén no hay mucha gente interesada por la música Indie, pero, los interesados son un público estupendo, respetuoso, y ansioso siempre por todas las ofertas que se les proponen cercanas. Los Jienenses poperos nos hemos acostumbrado tanto a tener siempre que viajar para ver y escuchar, que nos resulta hasta raro ir al pueblo de al lado a disfrutar de un buen concierto…