Ir al contenido principal

Cine familiar.


Qué bien le sienta al cine las familias. Esos entramados tan enraizados y complejos que el más mínimo cambio es capaz de romper una calma inventada que  ha durado generaciones, incluso siglos. Quizá al cine ahora le sientan tan bien estas historias, porque las familias, en muchos sentidos, han perdido el sentido ancestral de unión y la individualidad juega papeles más importantes que antes, enemistándose con el principal ingrediente de estas curiosas uniones que todos compartimos, en menor o mayor  medida.

Puede, además, que porque el germen sea tan fuerte, y que los personajes que dan sean tan extremos, que los Italianos son los que mejor reflejan esta vida familiar tan frágil como el cristal, y que es creadora de arquetipos tan curiosos con los de “la mamma”, esa fuerza de la naturaleza que cuida a ultranza de toda la familia.

Sin duda, la cumbre en el cine sobre tema familiar es la Trilogía del Padrino, fresco sobre la mafia, sobre sus miserias, sobre, al fin y al cabo, el ser humano en contacto con otros seres humanos.

Pero hay más, muchas más.

Ayer veía Yo soy el amor, de Luca Guadagnino, película que narra de manera magistral los conflictos que se producen en el entorno familiar, en este caso la de una acomodada familia italiana, que empieza a cambiar con la muerte del cabeza de familia. La individualidad genera los conflictos en esta película: todo los personajes, libres de la mano opresora del patriarca, deciden qué ser, y vivir una vida que quizá no hubieran tomado en un pasado que cada vez se les hace más confuso. Brillante, por cierto, las actuaciones, sobre todo la de Tilda Swinton, actriz curiosa, con mirada clara, y profunda, que le da entidad a cada plano de la película donde aparece.

Por cierto, recomendar su estupenda banda sonora, realizada por John Adams, y que le da una fuerza a esas imágenes tan evocadoras, y a veces, tan difíciles...la complejidad de la realización, también es un punto a favor de la película.

Sin duda, una de las películas, eso, sin lugar a dudas. 

Comentarios

. ha dicho que…
"Todas las familias felices se parecen mucho unas a otras, pero las infelices lo son cada una a su manera." O algo de eso leí por ahí que decía Tolstoi... y la verdad es que es bastante cierto.

Pues nada, apuntada queda esa recomendación.

Un abrazo.
combatientes70 ha dicho que…
tengo unas ganas de verla... mañana cuando vuelva de Lisboa creo que es la que va a caer... mil besos que tengo ganas de verte...
Amador Aranda ha dicho que…
Creo que ya había leído esa frase Ivan, estupenda por cierto..apuntate la peli..por cierto, el otro día me quede con ganas de hablar un poco...los bares llenos qué malos son.

Luego me cuentas cuando la veas, y la diseccionamos, jeje. Besos con ganas de verte.
Ricardo Baticón ha dicho que…
Hola Amador

lo cierto es que ni había oído hablar de esta película... familiar. Para películas familiares, Familia de Fernando León de Aranoa... y la familia más famosa del cine... El Padrino. Saludos!
Ricardo Baticón ha dicho que…
Por cierto, Amador, la otra peli de cine familiar que nos recomendaste hace tiemo de El primer día del resto de tu vida... ya la tengo!... ahora sólo me falta verla!, en breve... lo que pasa que con tanto mundia y fútbol... no hay tiempo para todo!

Ya te contaré qué tal la peli.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …