Ir al contenido principal

Cine y poco más.


Con los años, qué mala la edad, me he vuelto exigente, quizá demasiado, esto no lo sé. Antes era capaz de ver cualquier película que pudiera ser más o menos interesante, o que yo creía que lo podía ser: en fin, me he tragado bodrios estupendos, y, claro está, por el camino también he visto buenas películas.

Quizá ahora he ampliado el campo artístico, y ya no sólo veo películas o leo algún libro de vez en cuando, como hacía en mi adolescencia. Ahora también sumo las series, y la música, y en realidad, casi todo lo que se me eche por delante.

Seguramente me estoy perdiendo mucho cine, lo sé. Hace unas semanas Rosana y José me recomendaban una película de la que no había oído hablar, El primer día del resto de tu vida. La vi, y me pareció una de las mejores del año, sin duda. La historia trata la vida de una familia, francesa, de cinco miembros. Los padres, dos chicos, y una chica. Con un ritmo muy adecuado donde el montaje marca cada uno de los tempos narrativos de las historia de sus personajes, los detalles con los que el director agudiza las tramas convierte a la película en una pequeña joya, distinta, y deliciosa.

No todo es bueno, y a veces, las ganas de ver el trabajo de algunos directores que me han emocionado en el pasado, me llevan a ver al cine películas que...mejor no hubiera visto.

Alicia en el País de las Maravillas, dirigida por Tim Burton, ha sido la decepción del año, sin duda. Burton ha hecho una adaptación, nueva versión, o qué sé yo, sobre ese estupendo libro de Lewis Carrol, tan absurdo, tan surrealista, y a la vez, tan complejo. Se ha perdido el universo de la obra, y se ha sustituido por grandes escenarios, que tampoco tienen que ver con el universo Burton, y han creado a un personaje acerca de Alicia, que es, sinceramente, absurdo. En fin, estaba tan enfadado casi desde el principio de la película, que creo que la disfruté poco. Es lo que pasa cuando esperas mucho de alguien y te decepciona. Era sin duda una buena oportunidad para que Burton dejara fluir su talento, que yo creo que lo tiene, y nos hubiera dado una película, por lo menos, digna, y algo más arriesgada. Sin duda, es para Todos los públicos.

Todavía, y espero que pase mucho tiempo, no me ha decepcionado Atom Egoyan, uno de mis directores favoritos. Esta última película, además, es un paso “raro” dentro de su carrera, ya que es un remake de una película francesa del mismo título, Chloe. Yo no vi la original, pero con la adaptación he quedado muy satisfecho, pese a que se ha perdido un poco el universo de Egoyan (la música por ejemplo cambia en esta película), y sus temas ya no son los que suele tratar en sus películas, la culpa, la religión...Sin embargo, la película funciona muy bien, sustentada por una maravillosa Julianne Moore, y por Liam Neeson. Quizá la primera parte, cuando todo se basa en lo que sienten los personajes, me parece más interesante que la segunda parte de la película, donde la trama toma fuerza, y se olvida de ellos un poco. Es igual, Chloe es una buena película, y Atom Egoyan, sigue siendo un gran director.

Poco más.

Comentarios

Ricardo Baticón ha dicho que…
Hola Amador!

esta es una peli que la tengo pendiente de ver y con tu post me has recordado que... la tengo que ve!!... Ya te diré cuando la vea.

Por cierto, gracias por la recomendación de Klaus & Kinski.... son una delicia de grupo!

Saludos!

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …