Ir al contenido principal

Desconcierto Americano.


El cine americano me desconcierta. Cada vez entiendo menos hacia donde va, si es que va a alguna parte, o qué es lo que quiere contar. Me desconcierta que cada año sea diferente, y que haya épocas en que las películas son maravillosas, bien hechas, íntimas, profundas, intemporales, y en otras épocas las películas estén llenas de basura pretenciosa, de películas de acción y de efectos especiales: intranscendentes y olvidables.

Quizá, lo único que quieren es venderse, y saben que la promoción, y el hablar del mismo cine, les dará dinero, quizá, sí, quizá por eso, este año habrá diez películas nominadas a mejor película en los Oscar. ¿Hay diez películas americanas reseñables?

“Invictus”, última película de Clint Eastwood, estará sin duda en la lista de las nominadas. Ver las película de Eastwood en los últimos años se ha convertido en uno de los mejores placeres. Invictus es una buena película, quizá ésta vez la historia es más grande que la película, que por otra parte, es muy entretenida, y emociona en mucho de sus momentos. Como digo, la historia es lo que más gusta, yo, inculto de mi, la desconocía, siendo un momento precioso e histórico en la vida de todos.

A mi, sinceramente, y ya sé que suena raro, me desconcertó mucho que Peter Jackson, ese gran director que había hecho películas tan maravillosas como Criaturas Celestiales, rodara una trilogía llamada El Señor de los Anillos. Trilogía, por otra parte, que me gusta. Pero Peter Jackson era también un director diferente, y parecía que con la trilogía, cambiaría su forma de ver el cine. Afortunadamente no es así, y deja de desconcertarme con la preciosa “The lovely Bones”, película a la altura de su talento, y con una extraña poesía en sus imágenes, contando una historia mil veces contada, pero que en sus manos resulta nueva. Bien por Jackson.

Me sigue desconcertando el cine americano cuando hace remakes. ¿Cuantos remakes del cine no americano le han salido bien? Creo que se pueden contar con los dedos. “Brothers”, dirigida por Jim Sheridan, y remake de la danesa dirigida por Lone Scherfig, no les ha salido mejor que la original. Durante dos horas, me aburrí bastante, pese a que los tres actores pueden tener mucho atractivo para mi: Natalie Portman, Jake Gyllenhaal, y Tobey Maguire. En fin, olvidable como el olvido.

De Lone Scherfig, aunque sin remake, es “An Education”, película revelación en Inglaterra, y que, con pocos recursos, y un buen guión, cuenta una bonita historia familiar, con amante incluido.

Y sí, me desconcierto aún más, ya que, de entre todas las películas, la que es más comercial, la que parece que no me gustará, me divierte mucho, y me parece muy bien hecha. “Up in the air”, dirigida por Jason Reitman, el realizador de Juno, y protagonizada por George Clooney, es una película preciosa, entretenida, y muy dinámica. En fin, siempre hay sorpresas.

Imagino que para llenar la lista de las mejores del año quedan muchas, todavía no he visto “The Road”, la adaptación de la novela de Cormac McCarthy, y muchas más que se escaparan.

Quizá el cine americano sirva para eso, para desconcertarnos, para hacernos creer lo que no es, y siempre parecer que se están reinventando. Al fin y al cabo, qué mejor forma que vender que una que nos desconcierte.

Esperaré, pese al desconcierto, a todo lo que venga, a lo comercial, y a lo menos comercial, al bueno, al malo, y al regular, y en definitiva, a las nuevas historias, estén estas contadas en América, o en Asia, o en Europa...a mi eso me da igual, siempre me he sentido ciudadano del mundo, sobre todo, para las películas.

Comentarios

combatientes70 ha dicho que…
Maricón, es que vas por delante de todo el mundo, yo no puedo contigo

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …