Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2010

La vergüenza. (Isla tuerta)

En la corrosiva y divertida Bruno, el materialista protagonista, el mismo Bruno, un presentador Austriaco gay, se va a África a adoptar un niño, cosa que finalmente consigue al cambiarlo por un Ipod. Bruno, en ese momento de la película quiere ser padre, claro, que ser padre para él es una necesidad vital comparada a la de comprarse unos pantalones de marca, o conseguir lo último.
 seguir leyendo

La vida en alta definición.

Apenas recuerdo el débil blanco y negro que en las tardes iluminaba la sala de estar de mi infancia, tumbado en el suelo, y que con incertidumbre me mostraba un mundo lleno de historias; en los comienzos de una vida también empezaban a mostrarse al mundo los actores, y las actrices, los primeros dibujos animados, sin color, sin apenas sonido, que sin saberlo, empezaban a crear sin crear.

En mi familia bautizamos una película, la Vela,  que nos hizo reír mucho una noche. Nunca supe qué película fue, pero recuerdo las risas, al menos, es un bonito recuerdo para el blanco y negro que fue la primera televisión, que, con los años, iluminaría mi cuarto del que yo robaría imágenes prohibidas en mi descubrimiento adolescente. Las primeras películas fueron en Blanco y Negro, luego, con los años, llegaría el color.

Y llegó el color, en una televisión Danubio que duró muchos años, y de la que la infancia consiguió quedarse con los colores de Mary Poppins, o de la Bruja Novata, y sí, también r…

Finales de Enero, principios de Febrero.

Por fin llega la tranquilidad de Enero, la de su final; ya se han acabado las listas, lo que nos dejó el año pasado, lo mejor, lo peor, lo regular, y llega, poco a poco, lo nuevo. Lo primero en llegar, el nuevo disco de Vampire Weekend, Contra. Me pasa algo raro con Vampire Weekend. Su anterior disco fue un disco, en un principio, que me gustó, pero tampoco mucho, y finalmente, después de muchas escuchas, acabé comprándomelo en un bonito Vinilo con el que disfruto una y otra vez. Con Contra creo que me está pasando algo parecido. Lo escuché con algo de decepción, excepto Cousins, y White Sky que me sorprendieron, lo demás me pareció más de lo mismo. Sin embargo, escucha tras escucha el segundo disco de los Neoyorkinos se va haciendo grande. Cada vez más. Quizá ellos son más grandes de lo que parece.

Enero, su final, trae también los premios. Los Globos de Oro son los primeros y son, de vergüenza ajena. En todos los sentidos. Cómo se puede considerar Avatar la mejor película dramátic…

Desconcierto Americano.

El cine americano me desconcierta. Cada vez entiendo menos hacia donde va, si es que va a alguna parte, o qué es lo que quiere contar. Me desconcierta que cada año sea diferente, y que haya épocas en que las películas son maravillosas, bien hechas, íntimas, profundas, intemporales, y en otras épocas las películas estén llenas de basura pretenciosa, de películas de acción y de efectos especiales: intranscendentes y olvidables.

Quizá, lo único que quieren es venderse, y saben que la promoción, y el hablar del mismo cine, les dará dinero, quizá, sí, quizá por eso, este año habrá diez películas nominadas a mejor película en los Oscar. ¿Hay diez películas americanas reseñables?

“Invictus”, última película de Clint Eastwood, estará sin duda en la lista de las nominadas. Ver las película de Eastwood en los últimos años se ha convertido en uno de los mejores placeres. Invictus es una buena película, quizá ésta vez la historia es más grande que la película, que por otra parte, es muy entret…

Cansados, agotados, felices.

-->
>

Cansados, acabamos agotados en la infancia, aprendemos y aprendemos, de nuestros padres, sobre todo, de nuestra familia, de nuestros profesores, amigos, aprendemos a ser lo que ahora somos, o lo que creemos ser, sin saber muy bien qué será, qué seremos, en qué nos convertiremos, y siempre, a veces, con la convicción de que no estamos equivocados.


Vivimos nuestra edad infantil, y a la vez, cada vez que avanzamos, nos vamos convirtiendo con prisa en algo que cuando seamos mayores no nos gustará, queriendo, quizá, queriendo volver a ser los niños que querían ser mayores.


Spize Jonze habla de esto en su película, un poco, de la vida de un niño, de la vida de unos niños que son monstruos, y que, como peterpanes, viven en una isla donde sólo ellos existen. Los juegos, y la infancia se mezclan en la película de Jonze, Donde viven los monstruos, muy bien rodada, y que, me gusta, y a la vez me decepciona, ya que soy un verdadero fan del cine de Jonze, y esta película en concr…