Ir al contenido principal

La cinta Blanca.



A Michael Haneke no hay quien le pille bien el paso. Yo lo conocí (cinematográficamente hablando), y vaya si lo conocí, con la estupenda Funny Games, que me dejó literalmente destrozado. Claro está, sigo su carrera, y entonces hace Código Desconocido, una película curiosa, pero para nada al nivel de la anterior. Uno, ya después de eso, no sabe si seguirle, pero claro, da la campanada en Cannes, y su película, La Pianista, gana actor, y actriz. La veo, y me deja más planchado incluso que Funny Games, además de que ya se ve que Michael Haneke es un cineasta serio, y que hará cosas grandes. Caché, su siguiente película me gusta, pero no tanto como las anteriores. Claro que luego, vete tú a saber por qué, le da por hacer un remake americano de Funny Games, eso sí, copiando la primera en su totalidad, y haciendo una película igual de interesante que su antecesora. En fin. Ahora cambia algo de tercio, y se aproxima a una historia donde la maldad lo inunda todo, y con la excusa de explicar los acontecimientos ocurridos en Alemania a principios del Siglo XX.

La cinta Blanca habla de la maldad, de la justificación de la misma a través de unos niños que viven a sus anchas en ella,  con total impunidad, e incluso diría, con el mayor de los placeres, ya que sus juicios están justificados en sus actos, al menos, es lo que ellos mismos creen.

 La Cinta Blanca es la más cinematográfica de las películas de Haneke, en el mejor sentidos de la palabra. Una cuidada ambientación, y una fotografía preciosa en blanco y negro, además de una puesta en escena digna del mejor Bergman, hacen dar un paso de gigante en otro terreno aún no recorrido por el realizador Aleman-Austriaco-¿Francés?.

Sin duda, Haneke ya se ha convertido en un clásico vivo, y ver sus películas es una buena receta para la comprensión y el entendimiento de esto tan complicado, tan complejo, y tan extraño, que es el ser humano. Haneke sabe de esto. Vamos que si sabe. Lo sabe todo.

Comentarios

la maestra ha dicho que…
Despues de la pianista no he visto nada de Haneke, así que ya le tengo ganas. ¡Apuntada!

Un beso
combatientes70 ha dicho que…
VAS A MIL POR HORA... NO PUEDO SEGUIRTE... PERO CUANDO SE ESTRENE LA VERE Y LA COMENTAREMOS
Amador Aranda ha dicho que…
Lo malo es de esto es que no puedo comentarlas con nadie...jeje. Un beso a los dos.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …