Ir al contenido principal

La Década en recuerdos.



Cuando la afición al cine, o a la música, o a la literatura se arrastra ya durante varios años, décadas más bien, las películas vistas, los discos que alguna vez escuchamos y que nos emocionaron, y los libros que leímos, y que nos acompañaron durante varias semanas de lectura atropellada en autobuses, o en el tren, o puede que en una playa solitaria, empiezan desde el momento que se disfrutaron, a formar parte de nuestro recuerdos, alimentándolos y haciéndolos crecer, y dándoles un peso quizá mayor del que le hubiéramos dado sino los hubieramos integrado de manera tan intensa en nuestras vidas, y ofreciéndoles a veces el lugar de buenos amigos, casi consejeros en los difíciles momentos. Los años fomentan el olvido, también el olvido con lo que una vez lloramos y ahora nos cuesta recordar qué escenas, o qué lineas nos provocaron la emoción. El peso de los años nos obliga a hacer memoria cuando queremos recomendar un disco fundamental, que marco nuestras vidas, pero que ahora apenas si sabemos pronunciar su nombre, o quizá, hemos querido olvidarlo, ya que nos recordaba a alguien, o a algo, que era mejor olvidar. También pasa.

Quizá por eso tendemos a recordar el tiempo en que vivimos y que fuimos felices con los discos, con los libros, y con las películas que vimos, y que forman parte indisoluble del recuerdo, y por lo tanto, están a salvo del olvido, tan engañoso, tan mentiroso, tan falaz. 

En diez años también hemos olvidado: ahora que empiezan a salir las listas de la década con lo mejor que hemos vivido, empezamos a pensar, empiezo a pensar, lo fácil que es olvidar también, y como confundo el final del siglo, con el principio de la década que acaba. El Rockdelux y el Mondo Sonoro han hecho su peculiar lista, por supuesto, olvidándose de mucha gente que a mi me parecen fundamental, tanto en el Panorama Español, como en el Internacional. El Rockdelux elige como disco nacional, a La leyenda del Espacio de Los planetas, e internacional, el último de Animal Colective. También en cine, elige a Olvídate de mi, y en literatura, el libro de Bolaño, 2666. Por su parte, MondoSonoro elige como mejor internacional, al Funeral de Arcade Fire , y nacional a Standstill, con su disco, Viva la guerra. En fin, con algunos estoy de acuerdo, y con otros, pues menos. En este punto, me molestan los olvidos.

En diez años los discos se amontonan, y las películas, y lo libros, y se olvidan los grupos como Iron and Wine, o Broken Social Scene, o Architecture in Helsinki, o José González, o Antony and The Jonhsons, o Radiohead, y qué decir de los discos de P.J. Harvey, y muchos, que sin duda también yo olvido. En literatura se olvidan a los autores Españoles, Vila Matas, y Bolaño por afinidad de idioma, son los únicos que aparecen en una lista donde también se habló en Español, con nombres como los de Almudena Grandes, Alberto Méndez, Antonio Muñoz Molina, Javier Marías. Y en cine, el olvido también llego a la revista, y además de elegir películas mediocres y poco recomendables, olvidan obras de arte como las de Winterbottom, Todd Field,  Sam Mendes, Clint Eastwood,  entre muchas.

Me pregunto para qué sirven las listas. ¿Para recordar lo que fue dentro de unos años?. ¿Para alimentar el ego de los artistas al verse en ellas? ¿Para vender más discos, o más libros, más películas?. 

Me quedo, al fin y al cabo, con los recuerdos de lo que me gustó, de lo que disfruté, de lo que creí mío, y ahora, irremediablemente, forma parte indisoluble de mi recuerdo, que sin mucho esfuerzo, también acabará por olvidarse, al igual que se olvidarán las películas, y los libros, y los discos que una vez nos llenaron la vida de emoción. Qué difícil es también hacer eso.

Comentarios

Ricardo Baticón ha dicho que…
Hola Amador... interesante debate... la memoria histórica o más bien cultural... Es cierto que muchas veces recordamos nuestra juventud por canciones, yo recuerdo mis campings de juventud con mis amigos por las canciones que llevábamos grabadas en casettes, esas cintas valen millones!... Y las películas nos hacer recordar èpocas... incluso hay canciones/pelis que nos gusta o no dependiendo si nos recuerda una época feliz o no. Saludos!
ma ha dicho que…
los olvidos de algunas revistas son totalmente intencionados, sísísísís...

en fin, como siempre decimos, no viene mal para recordar o para descubrir nuevas cosas, pero como critero, muchas veces deja que desear...
la maestra ha dicho que…
Me pasa mucho, me cuesta recordar películas, canciones.... que en una parte de mi vida me acompañaron. Supongo que a veces la cabeza se satura y para introducir nuevas cosas hay que vaciarlas de otras. Lo que no sé es que criterio utiliza mi mente para dejar espacios en blanco, supongo que la suma de años acompaña a no tener la misma agilidad mental. Prefiero quedarme con todo lo bueno que voy conociendo en el presente y disfrutarlo muy mucho, aunque de vez en cuando regalar el presente a momentos del pasado tambien es necesario.
De las listas solo te digo que no creo en ellas. A veces te puede servir para orientarte a los que estamos más perdíos a descubrir nuevos valores artísticos, pero dime ¿QUIEN SE CREE CAPAZ DE ELEGIR AL MEJOR GRUPO, PELÍCULA,...? .... Que nadie me ponga en la tesitura... hay tantas cosas buenas en el cine, la literatura, la música..... que decidir sobra. Me quedo con todas.

Un beso muy grande

Me gusta verte tan feliz en tu vida...

Te quiero
combatientes70 ha dicho que…
Lo importante es aquello que has vivido y como la música... el cine, el libro o la serie... o la obra de teatro lo han complementado o viceversa... no olvidamos aquello que nos marca... por cierto que pensándolo la lista de rock de lux ha sido poco provocadora... o es que ya no nos provocan?... no lo sé... algo deben de hacer... porque nos han dado poco que hablar... besos

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …