Ir al contenido principal

South Pop. Crónica del Festival.



Para qué callarlo, tenemos ganas de festival. Miguel Ángel, Nacho y yo, hacemos las maletas y nos preparamos para el South Pop, Festival de música en Isla Cristina, Huelva. Los alicientes para el Festival son a priori muchos: música en directo, playa, piscina con Dj,s.

La primera sorpresa es el Hotel, justo al lado de donde serán los conciertos, y con una habitación estupenda donde dejamos las maletas para irnos a comer. Casualmente, en Isla Cristina es la feria del Bonito, y los bares ofrecen platos elaborados con este pescado, el cual degustamos con el mayor de los placeres. Luego nos espera la piscina, una piscina enorme y llena de tumbonas, donde encontramos a casi todos los que van al festival bañándose y bailando al ritmo del Dj. Además, los precios para la gente del festival en el hotel son mitad de precio. Miguel Angel y yo aprovechamos la oferta, no digo más.

Y empieza el festival. Aquí quizá venga el único pero. El viernes es algo flojo con respecto a los grupos. Excepto Cats on Fire que me gustan mucho, y la Bienquerida que tengo ganas de ver, los demás grupos tienen menos atractivo. De todas formas, disfrutamos de todos los conciertos en un estupendo anfiteatro. ¿Por qué no tienen más anfiteatros modernos los pueblos y ciudades?. Es el sitio más perfecto que hay para los conciertos y las obras de teatro y sinceramente, no creo que sea nada caro el hormigón. En fin. La Bienquerida, que como digo, me gusta, al menos en el disco, me llega a decepcionar un poco en su directo. La voz sobresale demasiado al resto de instrumentos, y termina siendo algo ridículo....en fin, quizá no era su mejor día. Acabamos la noche con unas suecas monísimas, Those Dancing Days, que tocan bien, y nos divierten un rato.

El sábado se repite. Por la mañana probamos la playa, y por la tarde, volvemos a la estupenda piscina con los Dj,s. El sábado para el tema de los conciertos es algo mejor. Vemos primero a David Thomas Bouthton, que nos hace gracia con una voz a lo Antony Hegarty, pero que juega todo el rato con samples y con loops de sonido. Por fin llegan los Klaus y Kinski, grupo que tengo muchas ganas de ver, porque su primer disco, Tu hoguera está ardiendo, ha sido sin duda uno de los más escuchamos este año en mi Ipod. También tiene un single estupendo, que descubro días antes, Por qué no me das tu dinero, y que me anima aún más para verlos. No me decepcionan. En concierto tienen un sonido muy bueno, y aprovechan la psicodelia que el disco les proponía para incentivar las atmósferas. Me doy cuenta, con algo de pena, que los Klaus no son santo de devoción de todo el universo Indie, al menos, el que se congrega en el South Pop. A mi me parece un grupo que se sale de la norma, pero, parece que no todo el mundo piensa igual. Quizá ellos tampoco se venden demasiado bien, o quizá hay que esperar un segundo disco. Por otra parte, ella, Marina, la cantante, es divertidamente naif.

Micah P. Hinson se presenta solo con su guitarra. Su propuesta es rotunda y tajante. Sus canciones se reinventan en el concierto, y él despliega su potente voz para llenar todo el recinto. El Micah P. Hinson de los discos no es el mismo que el de los conciertos, es otro concepto de su forma de cantar, todo cambia, aunque todo sea igual. Es un espectaculo digno de ver, y escuchar. Por cierto, que salgo algo cabreado, porque un grupo amplio, con unas drogas buenísimas, imagino, no respetan el espectáculo de Micah. En fin, las drogas, mejor para los DJ, pol diol.

Después de echar unas risas con las letras de los Punsetes, llegan los We Are Standard, con una potencia de watios extrema, y con unos ritmos bailables y pegadizos. Pese a su cantante, moderno de libro, el grupo resulta muy interesante, y muestra un estilo diferente, al menos, en el panorama Español.

Poco más, aparte de hablar de la estupenda organización del Festival, que no se notó, lo cual imagino que es muy bueno. En fin, esperaremos al año que viene, también con la esperanza de que no se masifique, ni cambie de recinto, porque es lo que realmente hace interesante este estupendo Festival

Comentarios

Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
Envidia me ha dao. El año que viene no me lo pierdo. Ya he leido lo que te parecieron los "standard". Coincido. Me gustan...ya lo hablamos.

Un besico con olor a tierra mojá.
TQ
R.
ma ha dicho que…
po zi, yo el año que viene repito, e incluso me voy unos días antes si hace falta pa aprovechar aún más el hotel y la playa... esto del sparock es una terapia muy recomendable, jeje

a mi me dio la sensación de ambiente familiar, incluso había muchos padres pelúos por doquier, zona de guardería en el recinto...

por qué no el rock sibarita, los festivales descansados y bien nutrido? para ser rockero hay que ser estoico?

yo pienso que no...

bs
Amador Aranda ha dicho que…
El año que viene vente nena...que estupendo. Os va a encantar al José y a ti...bueno, y a las niñas, y to, que tenían hasta guardería. Un despliegue de medios...jaja.

Qué te voy a contar, si estabas allí, jeje.

Besos a los dos.
combatientes70 ha dicho que…
nene, que tb me muero de envidia... pero que no ha podido ser que este año no he sido muy conciertero... de festivales y mira que tengo ganas... besoso
Amador Aranda ha dicho que…
Si es que te tenías que haber venido...En fin, el año que viene nos vamos todos en pandillica. Besos.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …