Ir al contenido principal

Juan Belmonte, Matador de Toros


Nunca creí, y sin embargo creí mal, que alguna vez escribiría una entrada sobre toros, o simplemente, sobre algo que versara sobre tema taurino, tema, que por otro lado, y por lo general, me la trae bastante al fresco, por no decir que la fiesta es algo que cuestiono la mayoría de las veces, y no en el mejor sentido en el que se puede cuestionar algo.

Sin embargo, aquí estoy, para intentar hablar sobre el libro Juan Belmonte, Matador de toros, del interesantísimo Manuel Chaves Nogales, escritor desconocido por mi hasta ahora, y al que voy a empezar a aficionarme, al menos, en los pocos libros que escribió. En realidad, me encantaría hablar de Chaves Nogales, más que de Belmonte, personaje taurino del que se narra su vida en el libro, ya que, Nogales me parece el gran hallazgo del libro, sin desmerecer la interesante vida de Belmonte. Y es que, Juan Belmonte, Matador de toros, es más que una biografía de Belmonte, es una curiosa radiografía de principios de siglo, tanto de la sociedad Española, a la que va retratando según Belmonte se mueve en su vida, y torea, como de la Sevillana, en la que más de una risa se les escapará a alguno por comprobar que los tópicos de la ciudad y de sus habitantes siguen estando todavía vigentes, y nada modernizados. También es una radiografía de los diferentes personajes que van pasando, y una buena forma de comprobar, lo que todavía heredamos de nuestros antepasados, y lo que ahora nos avergonzaría.

Y aunque parezca mentira, el libro es todavía mucho más. Es también una visión de la vida en América, tanto la del sur, como la del norte, es también un recorrido por la Cuba antes de la llegada de Castro, tan desconocida, al menos para mi, también de la sociedad de Lima, México, Nueva York, y de todo sitio donde Belmonte estuvo, y Chaves Nogales aprovecha para retratar todo lo retratable, haciendo de la biografía una ficción histórica de lo más interesante.

Hoy no hablo de nada más que del libro, libro que David me recomendó, y que Marías califica como la mejor biografía escrita en España. Sin duda, es una gran biografía, y es un libro de lectura obligada, más que nada, para descubrir a Chaves Nogales, ese periodista con difícil vida capaz de narrar siempre con las palabras más acertadas, y provocar potentes imágenes, al mismo tiempo que se descubre a un personaje, que más allá de ser torero o no, formó parte de la sociedad española de la época, y que se codeo con gente como Ramón del Valle Inclán, y que leía novelas cuando apenas nadie leía, y que le tenía pavor a todo tipo de ceremonias, pero no a las cornadas, ni al dolor.

Hay veces en que las novelas te parecen descubrimientos en sí, y quizá por eso, te impactan más. A mi, con ésta, me ha pasado eso. He vivido en un limbo durante varios días que me ha durado la lectura, y he aprendido, que también, aunque nunca lo hubiera creído, en el mundo de los toros puede haber personas interesantes, y que sus vidas me pueden parecer lecciones a las que poder seguir e imitar. Quizá esté bien equivocarse, y quizá, también, a veces, está bien ir cambiando de opiniones. Al fin y al cabo, nada es tan maleable como una opinión.

Comentarios

Clara ha dicho que…
Hola Amador,
Como siempre, gracias por tus recomendaciones y aportaciones. Por mi parte, te diré que soy antitaurina pero eso no quiere decir que no acepte la lectura de esta biografía. Como bien dices, hay personas interesantes en todos los ámbitos a las que conocer, aunque no por ello cambiemos nuestra opinión.

Un saludo,
Amador Aranda ha dicho que…
Hola Clara.
La biografía muy recomendable, de verdad. Yo tampoco soy muy taurino, la verdad, pero, bueno...al fin y al cabo, los toros forman parte de la cultura española, y quizá haya que entender también un poco ese mundo, para entender un poco más cómo somos. En fin.
Un saludo.
David ha dicho que…
Lo que a mí me impresionó del libro es la forma en la que el escritor desaparece y la voz de Juan Belmonte es la que nos va contando su vida. Bueno, más bien la relación con el mundo de los toros. Es curiosa la poca relevancia que le da a los aspectos íntimos de sus relaciones. Hoy eso sería impensable.
Amador Aranda ha dicho que…
Si, eso está genial, y el primer capítulo es que es tremendo...en fin.Eso
Capitán Alatriste ha dicho que…
Que casualidad!
He conocido recientemente a un marteño con alma de cordobés (crack) que me recomendó encarecidamente este libro y me contó la historia de como Marías lo clasifica al autor como uno de los autores infravalorados por el panorama literario. Conversación de miércoles por la noche la nuestra, casi a la par que tú escribías la entrada...
Amador Aranda ha dicho que…
Pues sí que es casualidad, además, siendo Marteño...ese lee mi blog, jaja. Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
porfabor degen de asezinar animales! son ustedes unos varbaros!
Anónimo ha dicho que…
NO a la tortura de animales..
la cultura española es la que se quiera que sea...

y esa no es.
Amador Aranda ha dicho que…
Muy de acuerdo. La cultura es lo que se quiera que sea. Yo tampoco estoy haciendo apología de los toros, sólo estoy recomendando un libro. Saludos.
Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
Me parece estupenda la reflexión sobre el libro. Me encantó. gracias a Deivi y Glori me hizo disfrutar tela, frente al mar.

Ahora toca seguir con los que el otro día me recomendó del mismo autor.

Un trío de besos.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …