Ir al contenido principal

Delgadez y gordura.


Yo soy gordo. Imagino que es la mejor forma de empezar esta entrada. Yo soy gordo. O lo era. O siempre lo seré aunque ahora esté delgado. Más o menos. En proceso de nuevo a la delgadez. Además, yo soy un gordo casi profesional. Mi hermana ha sido también toda la vida una profesional de la gordura, y qué decir de mi padre. Mi madre, siempre se ha librado. Así que lo de la gordura en mi caso viene a ser como la herencia de la empresa familiar, de la que además, mi hermana y yo, siempre nos hemos querido librar. Mi padre no, él está orgulloso de la empresa, y no pone ningún remedio para venderla.

Si profundizo un poco más, quizá más en mis momentos de delgadez que de gordura, ésta se ha producido cuando he estado lejos de la empresa familiar. Mi momento de más delgadez fue cuando vivía en Cádiz, en el que tuve que repetir mil veces que no estaba anoréxico, y que comía, aunque de forma responsable, y sin darme atracones. Quizá la tranquilidad de Cádiz me calmó, y dejé de tener ansiedad. Cuando regresé a la empresa familiar, volvió la ansiedad, todavía más fuerte que antes, y volví a engondar, y al volver a irme, he vuelto a adelgazar. En fin, mi montaña rusa del peso sin duda está asociada a una forma de vida en familia, de la que, por supuesto, no me podré librar nunca; tampoco quiero.

Todo esto que acabo de centrar en mi propia vida, es más o menos lo que Daniel Sánchez Arévalo, ha querido contar en “Gordos”, su segunda, y muy notable película, después de la estupenda Azúl oscuro casi negro. Los personajes de Gordos buscan también respuestas a sus gorduras. Buscan en su interior para intentar mejorar su exterior, el cual odian, y por lo tanto, se odian un poco a sí mismos. En gordos, además, en su estupendo reparto coral, hay muchos tipos de gordos. La niña con padres gordos orgullosos de serlo. Un peculiar presentador de teletienda gay. Una pareja ultracatólica. Y un terapetua, y su embarazada mujer, interpretada por una estupenda Verónica Sánchez. Me guardo sus interiores, sus gorduras reales, porque es realmente lo que hace interesante a la película de Sánchez Arévalo, y la hace ir más allá, profundizando en las relaciones, que es, al fin y al cabo, lo que a todos nos une, y a la vez nos separa.

Yo seguiré ahora, adelgazando, y quizá en unos años, vuelva a engondar, o tome la empresa familiar, o me vuelva anoréxico...en fin, no me importa, porque, gordo o delgado, siempre me he aceptado muy bien a mi mismo. Quizá es que, en el fondo, no soy ni gordo, ni delgado, y no tengo ningún tipo de equlibrio. En fin, qué cruz lo mío.

http://www.gordoslapelicula.com/

Comentarios

ma ha dicho que…
yo tb soy gordo... siempre lo he sido y de alguna manera lo seré...

y tb he pasado por mi época de máxima delgadez, coincidió con la época en la que más sueños tenía y en la que más motivaciones y disciplina adquirí...
ma ha dicho que…
la peli, por cierto, muuuuuuuuuuuuuuy recomendable :D, genial!
Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
Al salir del cine, empecé a analizar también mis kilos.

Definitivamente, a mí me engordan los hombres. Te cuento. Yo no es que haya sido flaca nunca jamás, más bien de complexión atlética, pero cuando he tenido pareja pierdo la complexión y empiezo a amorcillarme. Dejo de estar jamonona para embutirme como una morcilla. Ahora, eso sí, cuando desaparecen de mi vida me pongo monísima. Demacrá diría mi madre. Qué afición la de las madres de pueblo. ¿Conseguiré algún día esos diez kilos de menos compartiendo la cocina con algún hombre? ¿o la solución pasa por cambiar de género??...me refería a que igual haciéndome bollo solucione mi “problema”…

Buena película. Bien hecha y justo al límite. He disfrutado. Y por si me lee Javi, en desacuerdo con su crítica.
combatientes70 ha dicho que…
Yo tengo las mismas sensaciones que tú con la gordura. Aunque no creo que tenga que ver con la familia... sino con mis ansiedades y mi amor por la comida... la comida me engorda y tiendo a abandonarla para que no me engorde más de lo necesario. Me gusta estar delgado porque me veo mejor... y me crea menos ansiedades... me gusto más delgado... y gordos me gusta mucho porque analiza todas esas ansiedades que lo exterior provocan en nuestro interior...
Amador Aranda ha dicho que…
Qué de gorduras tenemos todos, jeje. Por cierto Lunares, la solución no es ser bollo, vamos, digo yo. Besos a los tres.
David ha dicho que…
Como ya te he comentado, a mí me ha decepcionado. No por los temas tratados, que creo que, gracias a unas buenas actuaciones (a excepción de Antonio de la Torre, muy poco creíble) los problemas interiores de los personajes me los creo.
Pero, como no soy entendido no sé si se dice así, le veo problemas graves de realización: música omnipresente, iluminación demasiado artificial, escenas un poco forzadas.
Total, que me ha gustado pero después de vista, cuando no veo los errores y disfruto sus aciertos.
Amador Aranda ha dicho que…
Me dijeron una vez que cuando una peli no te gusta es cuando te fijas en esos detalles, ves los hilos del guión, la música, en fin. A mi no me ha pasado, sólo me dejé llevar por la historia...si le pongo algún fallo, como te dije, es que el cierra de las tramas me dejó algo frío, teniendo en cuenta que lo anterior me había gustado mucho...pero al final, me quedo con lo bueno que trata la peli. Un besote.
Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
Niños, me parecéis de un nivel apabullante... ¿pero de verdad vas ver to eso y además pretendes disfrutar?...si al final va a resultar que la básica soy yo…jejeje. Cuando nos desquitemos con una cervecita la comentamos ¿vale?
…cuanta coza pa azimilá…
Beso cariñoso pero elemental.
R.
David ha dicho que…
Quizá tenga razón Amador y me fije en esas cosas porque me aburro.
Y ninguna pretensión, simplemente cosas que me sobran.
Aunque llevo demasiado tiempo en esta fase en la que me gustan pocas cosas en su totalidad.
Anónimo ha dicho que…
Me ha encantado la entrada y la peli también, pero hay que respetar las opiniones de los demás. Y David deja de pensar tantas cosas y relájate en el cine que para eso te gusta tanto
Amador Aranda ha dicho que…
Aquí se respeta todo Anónimo, y mucho más, las opiniones. Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
Jopelines Amador, que serio te has puesto. Si el anónimo amigo solo quiere decir que respeta a quien le guste la peli y al que no también. Respeto solo pido respeto para el mundo en general y los animales en particular,
Amador Aranda ha dicho que…
Jajaj...que no me he puesto serio...creo. En fin, es que con palabras escritas es todo más dificil...Un besote anónimo, que además, ya sabía quien eres.
David ha dicho que…
Por cierto, la entrada es muy interesante. Aunque donde pone gordos, puede poner otras muchas cosas.
Todos tenemos algo dentro que cuando sale a la superficie no nos gusta.
Anónimo ha dicho que…
Discrepo con usted señor David, la entrada se llama delgadez y gordura.
A parte todo el mundo piensa que es peor la gordura que la delgadez, pues de nuevo discrepo tanto la gordura como la delgadez en su extremo son enfermedades y en nuestra sociedad se les trata como seres extraños, se les mira de arriba abajo se les observa todas las articulaciones, y siempre hay un simpático / a que te dice:
- Caso a) Gordo: tú no te preocupes si estar gordito/a no es malo ( tu piensas pues si no tengo que preocuparme porque me lo dices)( pero en el fondo te esta diciendo pero tu te miras en el espejo)
- Caso b) Delgado: que huesudo eres ( y tu piensas salvo operación o rotura todos tenemos el mismo nº de huesos), pero no te preocupes que estas monisimo/a ( aunque realmente te estan diciendo que barbaridad si se le cae la ropa).

Es cierto vivimos en una sociedad estupenda.
David ha dicho que…
¿Y si ponemos depresivo en lugar de delgado? ¿Y si ponemos tímido en lugar de gordo?
Anónimo ha dicho que…
Puff!, pues no te imaginas la de cosas que se dicen de los depresivos y de los tímidos más todavía.
Ya ves se dice hasta de los guapo.
¿Sabíais que hay guapos/as que no se sienten bien consigo mismos/as?
Amador Aranda ha dicho que…
Habrá de todo, digo yo...en fin. Generalizar tampoco es la mejor opción.
Ricardo Baticón ha dicho que…
Hola Amador!

nuevo diseño, qué chulo, tipo periódico digital, fácil de visionar todo lo que has escrito últimamente. Está muy bien... como lo está este post sobre la peli Gordos, que aún no la he visto pero tiene una pinta buenísima, por sus actores y porque su director es el responsable, como bien has recordado, de la original Azúl oscuro casi negro. Un saludo!

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …