Ir al contenido principal

Edimburgo. Pasos por Escocia.


Edimburgo engaña al visitante en su llegada, que, acostumbrado a ver barrios residenciales como los de Londres, tiende a pensar que el lugar que ahora visita se parece a lo que dejó en el pasado de la memoria reciente. Sin embargo, el engaño se desmorona pronto, al llegar al centro de la ciudad, donde los edificios son señoriales, y las casas, tanto las particulares como los edificios oficiales, parecen pequeños castillos que poco a poco han ido formando la ciudad hasta convertirla en lo que hoy es; una de las más bonitas y más infravaloradas de Europa, al menos, para una gran mayoría, al menos, para mí, que en mi incultura no la creí de tan gran belleza.

Edimburgo además acoge al visitante con gran gusto, imagino que acostumbrada gracias a sus múltiples festivales estivales, de cine, de teatro en la calle, de música...Abro los ojos con impaciencia sabiendo a priori que la ciudad me encantará, y que además, no serán dos días suficientes para verla y disfrutarla...ya no hay vuelta atrás, aunque la tentación de quedarnos unos días más está en el aire ésta se desvanece rápidamente al encontrarnos un problema con el hotel en el que nos quedamos. Gajes del oficio que solventamos con un inglés que al principio del viaje nos avergonzaba, y que en el final nos hace sentirmos bastante orgullosos.

Desde el principio del viaje sabía que Edimburgo me iba a deparar una gran sorpresa: El Fringe, su festival de teatro en la calle que me emociona aún más viendo la cantidad de espectáculos que ofrece en los pocos días que nos quedaremos. Pese a todo, el hecho de no haber previsto tal cantidad de espectáculos me dificulta su visionado, sin tener además en cuenta el handicap de que todos son en Inglés, que digo...en Escocés, acento que es difícil entender. La misma tarde en que llegamos acudimos a uno de estos espectaculos en Escocés. Hay 250 puntos en toda la ciudad que durante un mes ofrecerán espectáculos en interiores. Pubs, Hoteles, Restaurantes, Museos, y claro está, los estupendos Teatros, son los encargados de acoger esas representaciones venidas de todas las partes del mundo. Sin embargo, lo realmente interesante del Fringe es la parte de las representaciones en la calle. Su Milla Real, calle principal de la ciudad, es cortada al tráfico para acoger a los actores, magos, mimos, trapecistas, que ofreceran de forma gratuita sus espectáculos a todos aquellos que se detengan en su camino para observarlos. Y sí, disfruto como un niño de todos los espectáculos, dejando un poco al lado los monumentos de la ciudad, que exceptuando el Castillo de Edimburgo que visito el segundo día con todos los que me acompañan en el viaje, dejo en un segundo plano dándole prioridad a los espectáculos callejeros.

Me pierdo solo en las calles de Edimburgo, al igual que me pasa en Londres, la ciudad se muestra accesible y nunca tengo la sensación de estar perdido. Recorro las calles viendo los espectáculos, y pienso otra vez en el Arte por el Arte, en lo mucho que todavía nos queda por aprender, y por sentir sólo por el simple hecho de sentir. Acabo el viaje de Edimburgo con un buen sabor de boca, y sin duda otro año volveremos, quizá con algo más planeado, para de verdad disfrutar del Festival, con un Inglés todavía mejor que nos haga entender hasta el más mínimo detalle de este país que ha resultado amistoso, amable, moderno, y pretenciosamente perfecto.

Comentarios

Ricardo Baticón ha dicho que…
Hola Amador, por lo que veo ya también estás de regreso, como yo. De vuelta... a la rutina laboral, que no es tal rutina, sino todo un lujo visto lo visto como andan las cosas con la crisis. Todo un lujo poder ir a trabajar.

Muy buenos y descriptivos tus posts sobre Londres y ahora estos dos sobre la apasionante y verde... Escocia.

Saludos
Amador Aranda ha dicho que…
Gracias Ricardo, me alegro que te gusten. Feliz vuelta.
Saludos.
Edimburgo es una ciudad que tiene una presencia increíble. Cuando decidí irme a hacer un curso de ingles en el extranjero me decanté por esta ciudad por sus calles ya que al ver las imágenes me gustó muchísimo.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …