Ir al contenido principal

Revolucionarios


Si hace unos días hablábamos de los Megalómanos, esas personas obsesionadas con la eternidad, hablar hoy de los Revolucionarios no es para nada casual, ya que, en cierto modo, pueden resultar arquetipos afines. Claro está, los Revolucionarios gozan de mejor fama, al fin y al cabo, la mayoría de ellos han nacido por la necesidad de cambios que los pueblos necesitaban, o pedían, “creando” personas a veces desorientadas, pero que, al poco tiempo, se han alzado con una bandera que han querido guiar entre las tinieblas del pasado, entre las tinieblas de la “incultura”.

También, los Revolucionarios, nacen en todos los ámbitos de la vida; los políticos como El Ché, o el recientemente, y sin revolución, Obama. Los religiosos, como Buda, Mahoma o Jesucristo. Y claro está, los Revolucionarios artísticos, en todas las disciplinas, desde Los Renacentistas como Leonardo a Miguel Ángel, hasta el español Picasso, entran dentro de un grupo amplio, y diría que infinito mientras el hombre sea hombre. Es curioso, como además, cada cierto tiempo la sociedad espera una revolución, o un revolucionario que los libere, no sólo de la clase política que le desagrada, sino también una revolución de pensamiento, o simplemente artística, cayendo mucha de las veces en la desdicha de pensar que esa revolución es buena, y cegándonos al mirar al otro lado de su realidad.

Pese a todo me gustan los Revolucionarios. Me parece interesante que existan. A la vez, también, oxigenan a las sociedades. Claro está, prefiero a los revolucionarios artísticos, al fin y al cabo, éstos no necesitan cercenar cabezas para conseguir sus revoluciones.

Hace unos días que me he vuelto a encontrar con un revolucionario, Francois Truffaut, director de cine Francés, e icono de la Nouvelle Vague, que con su primera película, Los Cuatrocientos Golpes, fue encumbrado como un revolucionario cinematográfico, y sacado en hombres, como en las plazas de toros, del Festival de Cannes donde se estreno su película. Francois Truffaut fue revolucionario al romper con las normas que imponía el cine, sobre todo el americano, rodando en exteriores, sin grúas o artilugios para las cámaras, y con luz natural, todo un poco a pelo, y haciendo que sus películas tuviera un aspecto de documental, o de realidad, que en aquellos momentos le faltaba al cine americano. Y lo consiguió, claro que lo consiguió, imagino que durante mucho tiempo, su cine se vio como una autentica revolución, y claro está, como los grandes maestros, fue copiado, y otra vez copiado, hasta que, llegó un día, en que, su golpe maestro, su técnica inventada y única, se integró perfectamente en la forma de hacer cine, y ahí, desapareció.

Como ya digo, me vuelvo a encontrar con Truffaut, y su revolución se ha perdido. Sus películas, muy bien narradas por otro lado, han perdido quizá el aire de modernidad que tuvieron en su estreno, por muy frescas que se conserven. Su cine, que llenó las salas con los más vanguardistas de la época, queda ahora reflejado en unas preciosas historias, y la revolución, queda silenciada entre millones de películas que lo recuerdan.

Quizá la revolución sea así, como el cine de Truffaut, en un principio intenso y arrollador, y al poco tiempo, calmado, sereno, sencillo. Sigo viendo sus películas, tengo once todavía por ver, las disfruto, las analizo, me divierto en un caluroso verano a la espera de la incertidumbre, a la espera del revolucionario, en los albores de la revolución.


Comentarios

David ha dicho que…
Supongo que la sociedad avanza así, a golpes de revolución.
Que los avances, aunque sean pequeños, no se pueden realizar de otra forma.
Amador Aranda ha dicho que…
sí, luego también llega un energúmeno, y quita todos los cambios en un momento..en fin. ésto es así.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …