Ir al contenido principal

Fe en perdidos.


Casualmente, releyendo la entrada que escribí hace ya algún año para hablar de Perdidos, la acababa diciendo, “La vida nunca deja de sorprender...eso está bien”. Me parece curioso, además, todavía sin acabar la tercera temporada de la serie, que dijera esa frase premonitoria, porque si algo ha hecho perdidos en estas dos últimas temporadas, cuarta y quinta, ha sido sorprendernos, y dejarnos boquiabiertos con su trama tan bien hilada, con sus personajes tan sorprendentes, con su forma de contar una historia y de caminar por donde nadie ha caminado. Porque si hay algo de lo que puede ya presumir Perdidos es de inventar cuando todo parecía inventado, y romper, y jugar con los guiones como si de Skakespeares modernos se tratasen, enrevesando miradas, calculando entre tiempos, combinando lo incombinable.

Ahora que Cuatro emite la serie, y de que mucha gente se han enganchado y está viendo las temporadas seguidas, y disfrutando las tramas, ayer, Miguel Angel y yo, en una conversación estupenda en la Playa de los Muertos, nos dimos cuenta, y comentamos el tremendo esfuerzo, y el acto de fe que también ha supuesto seguir la serie; seguirla cuando nos dejaba a medias, o creíamos que ya no era posible que no nos diera nada mejor, y pensáramos en abandonarla para siempre, hasta que, le dábamos una nueva oportunidad. También Perdidos es un acto de fe en su formato, en su aparente serie B, en la cual hay que confiar para que los capítulos sean capaces de emocionarte, dejar al lado la realidad, y sumergirse dentro del huracán de sentimientos que la serie propone siempre que se tenga fe en ella.

Quizá Perdidos se olvide con los años, o quizá no tenga tan buena fama como Los Soprano, o A dos metros bajo tierra, quizá seamos unos frikis todos sus fanáticos, o quizá estemos equivocados siguiendo una serie imperfecta, quizá la serie nos decepcionará con su final, o quizá nos emocione, quizá nunca se ha hecho mejor televisión, o puede que sus guionistas de verdad estén todos fumados, quizá el humo negro no es humo, o la isla no es una isla, o el tiempo no es tiempo, y John Locke no es John Locke, o Kate no es Kate, o Jack no es Jack, o en fin, nada sea nada de lo que en realidad es, pero, al fin y al cabo, y después de tanto llovido, creer en Perdidos, en lugar de otros dioses, también puede ser una buena forma de vida, de filosofía, de religión, donde la Fe es un acto también desesperado, pero es a la vez placentero, angustioso, y al contrario que las otras fes, tendrá respuestas. Las esperamos con impaciencia.

Comentarios

Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
¿fumados?...son unos enfermos...en ese equipo de guionistas están todos enfermos...chalaos...la que tienen liá y lo bien que han ido desarrollando, temporada a temporada hasta llegar a la quinta...estoy soseída. Es imprevisible y esto es lo que a mi entender, hoy en día con "todo inventado", la hace magnifica.

Sin duda creo que el mejor de los capítulos, con diferencia, es "la constante"...también es el punto de partida.

pd. a las niñas también las tiene soseiditas...hasta el punto que en una maravillosa y casi desértica playa a la que las llevamos, hacían las veces de estar en la isla...las tenías que ver jugando a ser kate y juliete...cuando acabamos el último, pregunta P. "¿mamá, cómo vamos a quedarnos así? ¿y ahora qué vamos a hacer hasta febrero?"...en fin, un poquito de ejercer la paciencia nos va a sentar mu bien ante tanta inmediatez.

Te beso encontrada.
R.
Amador Aranda ha dicho que…
en fin...qué te voy a contar....si casi estoy contando los días....qué será lo que será, y cómo será. Besos guapa.
ma ha dicho que…
ains, yo quiero perderme :D
Capitán Alatriste ha dicho que…
A mí la serie me flipó. Me pareció altamente adictiva y vi las cuatro primeras temporadas en dos fines de semana.

Ahora estoy buscando un hueco para ver la quinta.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Pido consejo, estoy en momento serie (ese en el que uno se chupa, desde el primer capítulo de la primera temporada hasta el último de la última temporada ininterrumpidamente) y tengo serias dudas en mi elección:

- Man on wire
- True blood
- Mad men
- ¿Alguna otra recomendación?
Amador Aranda ha dicho que…
Mas men seguro.Saludos desde londres
Anónimo ha dicho que…
"!Pido consejo, estoy en momento serie (ese en el que uno se la chupa, desde el primer capítulo de la primera temporada hasta el último de la última temporada ininterrumpidamente) y tengo serias dudas en mi erección.."·!

no kerio ver pererordidos
la maestra ha dicho que…
Sólo he visto la primera temporada y me encantó. ¡A ver si algún alma caritativa se apiada de mi y me regala una copia de las otras temporadas. ¡Sería un detallazo pá esta maestra que está más perdía que ná.!
Un besazo Amador
Te quiero

(ah! se escucha por ahí que van a repetir de nuevo las pruebas de Cúllar)
Amador Aranda ha dicho que…
Yo perdí las primeras temporadas, pero te las apaño por ahí. Y lo de cullar, yo creo q a la tercera va la vencida, no. Mil besos maestra
Qué fuerte el capítulo 4 de la quinta temporada¡¡¡puffffffffff

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …