Ir al contenido principal

Sin límites.


Después de hablar mucho en este blog sobre Vía Revolucionaria, y esperar con muchas ganas la película, y la esperada reedición de la novela, poco más hay que decir. Bueno sí, quizá hablar de la poca acogida que ha tenido la película, no por parte de la crítica, pero sí por el público que en cierta medida se ha visto confundido. Por una parte, el público más o menos exigente, me da la impresión que se ha visto prejuiciado por la forma en que han tenido los medios de vender la película, “El regreso de Kate Winslet y Leo DiCaprio después del Titanic”. Por otro lado, el público menos exigente, habrá ido en un principio a ver la película por eso mismo, a encontrarse con una historia de amor ñoña, y se habrá encontrado, pues con Vía Revolucionaria...que ya sabéis quién la haya visto lo que es. En fin, yo creo que no se podría haber hecho mejor, por lo menos, por la parte de Sam Mendes, que realmente hizo una buenísima adaptación, pero, a veces las cosas, no salen como deberían de salir.

Todo esto, el hablar ahora de la película, viene propiciado por la reciente lectura por mi parte de Las Hermanas Grimes, novela también de Richard Yates, y que se ha reeditado hace poco (el título original de la primera edición era El desfile de Pascua. No tengo ni idea del cambio). Imagino que, si poca gente ha comprado la novela de Via Revolucionaria después de ver la película, la Hermanas Grimes no correrá mejor suerte, aunque leo que también está siendo adaptada.

Quizá también fueran prejuicios por mi parte, pero creí que Richard Yates era escritor de una sola novela, y que, no escribiría nunca nada a la altura de Via Revolucionaria. Me equivocaba, bueno, no sabía yo hasta qué punto. La hermanas Grimes trata la historia de una familia americana al igual que Vía revolucionaria, de clase media. Las hermanas, eje central de la novela, Emily y Sarah, son chicas listas, guapas, y que tienen poco a poco que enfrentarse a una vida, que no saben muy bien cómo las tratará. Marcadas ambas por la dulzura de su padre, y por la locura de su madre, tendrán que crear unas vidas acordes con su pensamiento, el de Sarah, abierto y creativo, que quedará mermado al casarse con un militar, y el de Emily, igualmente abierto, que buscará el amor casi de manera desesperada. Más o menos, ésta es pequeño micromundo o trama, que propone Yates, y que resuelve de manera majestuosa, tanto, que estuve toda la tarde de ayer conmocionado con la historia, con su final, con sus excelentes personajes, tan parecidos a todo lo que conozco, que me daba absoluto pavor y miedo, pensar en mi vida, y a la vez, pensar en lo atento y moderno que fue Yates para escribir eso en el año 76.

En fin, después de pasar la pequeña conmoción que me entristeció gratamente la tarde, espero compartir la novela con alguien, yo ya la recomiendo encarecidamente, y espero, tanto a la película, como a otras novelas de Yates, que espero que se reediten...sino, me veo leyéndolas en Inglés, que desde que me vuelto adicto a Amazon, no tengo límites para nada...y menos, para leer. Para eso nunca hay que tener límites.

Comentarios

Capitán Alatriste ha dicho que…
Queda apuntada esta recomendación.
Amador Aranda ha dicho que…
no tardes en leerlo..te encantará
la maestra ha dicho que…
Mira que se me va acumulando los libros en el escritorio. Pero queda apuntado..... nene, de dónde sacas tanto tiempo para leer tanto? No hay quien te pille..
Amador Aranda ha dicho que…
Jeje..eso digo yo, de donde saco el tiempo pa leer...besos maestra. _Nos vemos el viernes.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …