Ir al contenido principal

Imágenes


Quizá porque estoy en pleno proceso de la escritura de un relato, y también de unos monólogos, y, la mayoría de las veces, las ideas para los relatos me vienen de imágenes con las que empezar crear, este fin de semana he tenido varias de ellas, que si bien, no me han servido para la creación, me parecen interesantes, al menos compartir, y comentar. Y las ha habido de muchos tipos, imágenes con palabras, o contadas por teléfono y fabricadas después en mi cabeza.

La primera que me impacta o me llama la atención, es una del estupendo programa Callejeros, en la que, por un recorrido por la Casa de Campo de Madrid, una toxicómana, en la puerta de un centro donde duerme, pide a la sociedad, entre lágrimas y con los ojos muy hinchados, quizá por el mono, que la sociedad tiene que dar el derecho a equivocarse, y a fallar, y por consecuente, a reintegrarse, cosa que, la sociedad, con muy buenas intenciones intenta, pero no hace. Me llama la atención, no solo la frase de la chica, sino el pensamiento posterior, el de equivocarse, y como, algunos afortunados, tiene vía libre para ser perdonados siempre, y otros, tienen que estar siempre pidiendo perdón, sin ser perdonados.

Sigo con Callejeros, que en otro programa, repiten varios, aparece un chico en Marbella, en un reportaje donde el dinero, el sexo, y las fiestas, son parte de una forma de vida Marbellí, por supuesto, de gente muy adinerada. En una fiesta, la fiesta del Champán, en la que sólo por entrar cobran 600 euros, y cada botella de champán con el que los chicos y chicas jóvenes beben y moján sus esculturales cuerpos, cuesta 600 euros, el chico del que hablo, un guapo Gibraltareño, habla con la reportera de lo bien que se lo pasa en estas fiestas, a lo que la reportera le pregunta, si le invitan o paga sus botellas, él, tremendamente ofendido por la pregunta, coge una botella de champán, y la arroja con indiferencia a una piscina vacía, haciéndole ver a la reportera que a él le sobra el dinero. Da la impresión, a veces los humanos nos comportamos de forma peculiar, que el exceso de dinero también provoca trastornos, al igual que la falta del mismo.

La tercera imagen es de la calle, en Granada, cerca de el Corte Inglés de Arabial, donde una reunión de gente a las seis de la tarde nos llama la atención, y, a medida que nos vamos acercando, vemos como la reunión es en la puerta de una ONG donde colas y colas de personas recogen comida que unos voluntarios reparten de unos grandes palés. Quizá muchos no sintamos la crisis en primera persona, pero es de verdad que está, y que existe, y que, hay gente que, como la que vimos el otro día, que no hace mucho malvivía con un sueldo pequeño, ahora, no tienen ni para malvivir.

La cuarta imagen es peculiar, ya que, me la cuenta mi madre por teléfono, y es un viaje al Rocío que ambos, mi padre y mi madre, han realizado. Muy contenta, mi madre me cuenta su viaje, viaje casi de iglesia en iglesia, a ver a la Macarena en Sevilla, en la ida, y a el Cachorro en la vuelta, pasando por El Rocío, claro está, en su parada en Huelva. Viaje, que a mi me resultaría horrible en todos los aspectos, pero que me hace pensar en las diferentes formas de ocio que existen, y que, seguirán existiendo, y que, realmente, a mis padres les aburriría soberanamente todas las formas de cultura que yo practico. Imagino que en la diversidad está el gusto, aunque, también, el gusto hay que educarlo, y yo, por mucho que quiera, por muchas veces que haya llevado a mis padres a ver obras de teatro, y haber intentado, educar ese gusto, está claro que no lo he conseguido, y que no lo conseguiré, al fin y al cabo, son sólo mis padres. ¿Y yo, a quién habré salido?.

Seguiré buscando imágenes, al fin y al cabo, la mayoría son gratis.

Comentarios

. ha dicho que…
Sobre la primera imagen..., también pienso muchas veces en eso y hasta me acabas de recordar una canción de REM que habla de todo esto..., The apologist de su disco Up. Es muy curioso que desde que nacemos nos "educan" sólo pensando en hacer de nosotros una especie de superhombre..., estudia hijo y tendrás un gran futuro, no te vayas con gente que no te conviene..., el "Deber ganar y pisar fuerte, tendrás que impresionar" decía Josele Santiago... Emocionalmente han construido un castillo de naipes sobre nosotros, una carta mal puesta y todo se derrumba... no nos educaron en el fracaso, en que las personas sufren y las cosas pocas veces salen como se esperan o como se soñaron, que existen las caídas y que levantarse cuesta muchísimo si es que conseguimos levantarnos... que el fracaso y el sufrimiento y la muerte van a formar parte de nuestra vida y hay que estar mentalizados o avisados para cuando llegue y que además de todo esto si se tiene la mala suerte de fracasar encima hay que pedir perdón... continuamente.

La segunda imagen es casi un chiste... y la tercera es una pesadilla real, aquí en Martos va a hacerse algo parecido entre Valeo y Caritas, según he leido hace un rato en martosaldia...

Respecto de la última imagen, te digo que mi madre es igual con el tema de los santos y las iglesias... en casi todas las fotos coloca estampitas de este o aquel señor o virgen (me encanta hacerles vudú poniéndolos boca abajo..., hace tiempo que no lo hago por cierto).

Cada vez estoy más convencido de que el ocio más reconfortable para la gente es el más banal..., tomar una cerveza en una terraza con gafas de sol..., comprar modelitos las mujeres y lucirlos, coches y motos los hombres y tunearlos... pavonearse al fin y al cabo... Encerrarse en un cuarto a leer no mola, no se puede uno pavonear... además renuncia uno a tantas cosas..., digo leer, porque dentro del ocio cultural es el que requiere más afición, ya no digamos a los que como tu escriben y quieren abrirse camino en esto de la literatura, aguantando días y días de soledad, penurias y demás carencias...

Hoy tengo un día de esos en los que además de decir que no me gusta el mundo, lo pienso...

Mi admiración Amador, por seguir ahí al pie del cañón escribiendo cosas, un abrazo.

unviajealaluna
Amador Aranda ha dicho que…
Muy buena reflexión sobre la primera imagén...en fin, tristemente es verdad. En cuanto a lo de la cultura y el ocio...en fin, creo que en éste blog se ha hablado mucho sobre ésto, y yo sigo creyendo en la cultura como forma de liberarnos de nuestro anclado y primitivo pensamiento. Sigo pensado que la cultura es capaz de cambiar, quizá no el mundo, que eso, es imposible, pero sí a las personas que son capaces de dejarse llevar. El otro día escuchaba una frase de Kafka, dicha por Javier Cercas, en el que decía que la literatura era como un hacha de sabiduría que rompía el océano helado que recorre nuestro cuerpo. En fin, eso.
Mil gracias también a ti por seguir leyéndome, y opinando. Un abrazo.
Ricardo Baticón ha dicho que…
Pues sí Amador, con tu post queda claro, una vez más, lo distintos que somos las personas en gustos, aficiones... y sí, el dinero muchas veces tiene la culpa. Lo que comentas del programa de Callejeros... yo también tuve la mala suerte de ver esa fiesta de los 600 euros por entrar y de la reacción de tirar la botella a la piscina al estilo más déspota... En fin, es lo que hay. El programa Callejeros que hacen recorriendo el mundo los domingos, también está muy bien.

Saludos!
Amador Aranda ha dicho que…
sí, si que es bueno callejeros...veremos qué pasa con la fusión...aunque no creo que lo quiten...un saludo.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …