Ir al contenido principal

Concierto de Wilco en el Palacio de Congresos de Granada.


Ayer, mientras todo el mundo, imagino, veía el partido de Fútbol, Miguel Angel, Nacho y yo, nos fuimos a ver el concierto de Wilco al Palacio de Congresos de Granada. No sé hasta qué punto tenía ganas de ver Wilco, ya que, hacía bastante tiempo que no sacaban disco, y quieras o no, las ganas se pasan. Afortunadamente, las últimas semanas antes del concierto se animaron con la llegada de su último trabajo, The Album, que quizá no es su mejor disco, pero, es un buen disco, divertido, e inteligente, como suelen hacerlos los americanos.
Llegamos temprano al Palacio de Congresos, y, unos teloneros a los que no hicimos casos, estuvieron tocando un buen rato, mientras el auditorio se llenaba, bueno, se llenaba en parte, porque, quizá el día hizo que mucha gente dejara de acudir a la cita, allá cada uno, imagino.
La puesta en escena del concierto es sencilla, y simple, aunque efectiva. Tampoco creo que sea un grupo al que le vayan mucho los artificios: la gracia de sus conciertos es la de oír sus canciones, y, una cosa que no me esperaba de ellos, jugar con las atmósferas, que en el auditorio resultaban tremendamente atractivas.
La primera parte del concierto fue casi toda para dar a conocer su nuevo disco, el cual, suena bien, aunque, la parte más interesante, vino después. Como todos esperábamos, tocaron temas de sus álbumes anteriores, aunque, quizá se centraron en Sky blue Sky, disco, por otra parte, con muy malas críticas, pero que a mi me parece especialmente bonito...qué sé yo. También A ghost is born sonó, con la atronadora At Leat that´s what you said, o la majestuosa Theologians, o en un primer bis, la genial Spiders.
Sorprende, o a mi sorprendió muy gratamente, la forma de reinventar canciones en el concierto, haciendo una experiencia nueva las escuchas de las mismas, y, conectando aún más con la experiencia de un buen concierto...en fin, a mi a mitad del mismo ya me tenían del todo conquistado.
Eché de menos, sin embargo, las canciones de sus primero álbumes, e incluso, de uno de sus más famosos, SummerTeeh, el cual, en un segundo bis, por fin se atrevieron a tocar, dadas las insistencias de un público Granadino que se intentaba hacer entender en Inglés. y Jeff Tweedy,intentaba entenderlos...más bien poco. Finalmente, una de mis canciones favoritas, A shot in the arm.
Y se despidieron, después de haber dado un estupendo concierto, que llegó a algo más de dos horas...cuando son buenos, se agradece mucho el tiempo.
Como curiosidad, Jota volvía estar entre los asientos, Miguel Angel dice que tenemos vidas paralelas, yo le digo que sí, que hasta compramos en el mismo Carrefour...en fin, creo que Granada es pequeña, y conciertos, hay pocos. Nos veremos en el siguiente. Espero que, tan bueno como el de Wilco.




Comentarios

Ricardo Baticón ha dicho que…
Hola Amador,

tengo a un amigo trabajando en Tenerife y el fin de semana pasado (o hace dos, ya no me acuerdo) les vió en directo y quedó alucinado, dice que buenísimo el concierto.

Saludos!
Amador Aranda ha dicho que…
Sí que son bueno sí...en fin, es que son un buen grupo...en general. Un saludo Ricardo
combatientes70 ha dicho que…
envidia de la mala, me quede aquí sin entradas, a mi no me gustaban hasta el penúltimo y los descubrí y me hubiera gustado desgustarlos... yo el día del barça vi el partido y luego me fui a ver algora... hay tiempo pa to

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …