Ir al contenido principal

Música rápida.

Recuerdo la frase como algo que definía perfectamente lo que estaba sintiendo en ese momento, a las seis de la mañana y rodeado de gente drogada y bailando rabiosamente a mi alrededor, al ritmo de un grupo desconocido, pero que me hacía también a mi mover algo las piernas cansadas a esas horas de la madrugada. El lugar era El ejido, en el Ola Festival, el grupo era Soulwax, grupo formado a partir de 2ManyDj´s y que añade una batería al mismo tocando sus propias canciones. La frase que me inundaba el cerebro como un poderoso rayo de luz era “Part of the weekend never dies”, o Parte del fin de semana nunca muere. Como ya digo, en el momento en que me encontraba la frase definía perfectamente mi estado. Después de ver a tantos grupos, de consumir grupos de calidad como si fueran hamburguesas te queda esa sensación, algo siempre queda, pero no todo, parte del fin de semana nunca muere, pero casi todo se aparta, queda lejos del recuerdo que realmente te gustaría tener. Fast music, al igual que los libros rápidos, las series fáciles, la vida rápida. Por cierto, Part of the weekend never dies es también un documental que trata sobre el grupo Soulwax, o RadioSoulwax, o 2Many Djs, y que cuenta con colaboraciones de Tiga, y LCD SoundSystem.

Parte de la música siempre muere, últimamente creo que se me repite esa frase. La música muere cuando más accesible está a nosotros. Nunca hemos escuchando más música que ahora, al menos yo, y sin embargo, no la disfrutamos tanto como antes. La razón es simple, pero es difícil llevarla a cabo teniendo en cuenta la música que consumimos. La música necesita de escuchas, los discos no son como las películas o los libros, que se revisitan al tiempo; los discos necesitan de muchas escuchas para entenderlos, para amarlos, y para que, en definitiva, nos gusten y nos emocionen, tal y como los pensaron sus creadores. Por eso falla ahora el concepto de música, porque nos falta el tiempo suficiente, y las ganas de querer escuchar un disco cinco, diez veces, cuando tenemos en cola más de veinte que esperan con estupendas críticas a que nuestros oídos los compartan.

No me di cuenta, puede que fuera por ésto, lo grandes que era los Arcade Fire, ya lo supe en su primer disco, pero en el segundo, recuerdo haber hecho una mala crítica, de la que luego me arrepentí, y de la que me volví a arrepentir al verlos en directo en el Summercase, y de la que, vuelvo a arrepentirme, al ver su documental Miror Noir, en el que se puede ver el proceso de grabación de su segundo disco, Neon Bible, y la gran capacidad de entrega ante el proyecto, y sobre todo, lo grandes músicos que son todos, de forma integral, tocando infinidad de instrumentos, y experimentando con aquellos que no conocen. Una gozada de grupo al que espero con impaciencia la llegada de su tercer disco.

Puede también que parte de la música siempre muera porque nosotros la hacemos morir, influenciados muchas de las veces por revistas, o por páginas webs, donde desacreditan a los discos, a sus calidad, a sus autores, cuando realmente lo único que tienen en contra es que no son amigos, o conocidos, o simpatizantes del medio en el que se critica. Elegí, con pocas escuchas, de entre lo mejor de mi año el disco de Klaus and Kisnki, Tu hoguera está ardiendo, sin realmente haber profundizado en su material. Me reafirmo por otra parte en elegirlo el mejor, pero además ahora me parece que está a kilometros luz de la calidad que creí que tenía en un principio. Creo que hacía mucho tiempo que un disco cantado en Español no me emocionaba tanto, hacía que me aprendieran sus canciones, y tuviera y esperara con ganas que se acercaran por donde vivo para poder verlos en concierto. Producción impecable la de Klaus and Kinski, que, como parece, no ha gozado del favor de los gurús del la música Española, en fin. Al fin y al cabo, Sobre gustos no hay nada escrito, y sobre enchufes, favores, y favoritismo, se agotaron las enciclopedias. Siempre pasa, y siempre pasará.










Comentarios

combatientes70 ha dicho que…
Cuanta razón llevas... me paso con Arcade Fire al revés que a ti. No le dediqué el tiempo suficiente a su primero y luego el segundo me deslumbró y me llevó al primero... tiempo... necesitamos tiempo para todo y sobretodo para la música... ¿cómo encontrarlo? sólo teniendo más tiempo y paciencia
Amador Aranda ha dicho que…
En fin, menos mal también que nos equivocamos, y luego rectificamos, mu rápido también. Un beso guapo.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Pero no solo ocurre con la música, en cierta forma también pasa con los libros y con el cine y con todo en esta, a veces, estúpida sociedad de consumo donde lo que interesa es consumir, y cuanto más mejor y hacer que las cosas queden obsoletas cuanto antes para renovar el consumo.

Aunque a veces ni siquiera nos demos cuenta, ocurre con todo. Desde las cosas más nimias, con todo. Y a veces, cuando tratas de detener la noria, te entra el mareo y finalmente todo empieza de nuevo.

Gira y gira y gira.
Amador Aranda ha dicho que…
Pues sí, a veces hay que pararse y observar. De todas formas, las tentaciones son muy malas. Yo había jurado no comprarme ningún libro, y leer los muchos que tengo comprados...pero el otro día en la feria del libro volví a caer, en fin...esto es un pozo sin fondo. Un abrazo.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Por cierto Amador, ayer estuve con José Antonio Marina en Córdoba, me pareció un tipo interesantísimo que cuenta unas cosas interesantísimas y parece que debiera tener tres o cuatro o incluso cinco "selebros" como los nuestros para almacenar tanto conocimiento.
Amador Aranda ha dicho que…
Qué envidia me das...jo. En fin. En fin, sí que tiene una cabeza el tío..y además, no sólo escribiendo, hablando de forma coloquial, en fin...yo ya tengo su último libro, seguro que está estupendo, como todo lo que he leído de él.
Ricardo Baticón ha dicho que…
Hola Amador,

si te soy sincero, desconocía a casi todos los grupos de los que nos has dejado videos, ando un poco perdido de los grupos más actuales. Pero me han gustado. Un saludo.
Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
Ricardo, sobretó Arcade, son la bomba...volvemos a lo mismo, cultura de la inmediatez...de inmediato, incluso a veces antes...entre la investigación propia y la ajena compartida, no hay narices, ni disco duro, ni cabeza que abarque todo, todo, todo lo que sale…cuánto menos para disfrutarlo…seguramente haya que renunciar a otros tantos que también sean buenos… nene, y hacerlo sin complejos….de verdad, de verdad que con to no se puede. Mira el jose, necesitaíco de silencio que está, y no te cuento cuando acabe de llenarle a un amiguete los 160Gb del ipod…

Cuanta coza pa azimilá!!

Un beso rico.
R.
Amador Aranda ha dicho que…
eso son muchos gigas...pero no pa ahora, pa llevarse a una isla desierta o algo...en fin. Besos.
Anónimo ha dicho que…
Posibles soluciones:

"Trata de abarcar menos y disfrutarás mil veces más"

"quien mucho abarca poco aprieta"

"pasa de tener que estar a la última por decreto"

.....................................................................................
Amador Aranda ha dicho que…
bueno, pa to hay tiempo, hay épocas más relajadas, y otras menos...

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …