Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2009

2666

Me topo, casi por casualidad, y sin esperarlo, con el pudor. Un pudor irracional, anclado en el pasado y con tintes de pueblo, cerrado, pequeño, como Martos muchas veces es. Me sorprende además que la persona a la que el pudor le impide hablar de sí misma no sea del pueblo, es más, no sea ni español de nacimiento. Pero imagino que todo se pega, y el pudor forma parte de la sociedad en la que se vive, aunque a mí, después de todo lo llovido, me parezca que el pudor a contar, y más en una entrevista, es algo atrasado, y que no nos hace avanzar, si no más bien dar paso atrás. Me pregunto que hubiera sido de la historia de la Humanidad si nadie hubiera contado nunca nada, si todo se hubiera guardado en casa, sin compartirlo, esperando, a qué sé yo, la gente descubriera los pensamientos de forma telepática. Nadie nos recordará por un pensamiento, me gusta ésta frase.
La casualidad también hace que me tope con otra estupenda frase, de Vargas Llosa en éste caso, y la cual cito textualmente: …

Música rápida.

Recuerdo la frase como algo que definía perfectamente lo que estaba sintiendo en ese momento, a las seis de la mañana y rodeado de gente drogada y bailando rabiosamente a mi alrededor, al ritmo de un grupo desconocido, pero que me hacía también a mi mover algo las piernas cansadas a esas horas de la madrugada. El lugar era El ejido, en el Ola Festival, el grupo era Soulwax, grupo formado a partir de 2ManyDj´s y que añade una batería al mismo tocando sus propias canciones. La frase que me inundaba el cerebro como un poderoso rayo de luz era “Part of the weekend never dies”, o Parte del fin de semana nunca muere. Como ya digo, en el momento en que me encontraba la frase definía perfectamente mi estado. Después de ver a tantos grupos, de consumir grupos de calidad como si fueran hamburguesas te queda esa sensación, algo siempre queda, pero no todo, parte del fin de semana nunca muere, pero casi todo se aparta, queda lejos del recuerdo que realmente te gustaría tener. Fast music, al igual…

Desarrollo detenido.

Hace unas semanas, cuando, por casualidad, encontré una oferta muy buena de la primera temporada de Arrested Development, serie que, por otra parte, había intentado ver, pero por culpa de la mala sincronización de los subtítulos, nunca vi, hasta como ya digo, hace unas semanas compré y devoré sin saber muy bien en un principio a lo que me iba a enfrentar. Y voy a ir por partes, porque al terminar la tercera temporada (me he dado un atracón parece ser), he descubierto que estaba delante de una serie con mayúsculas, o, que estaba hablando de palabras mayores.

Parte 1. De como me mosqueé, pero seguí viéndola.

Ya de partida, me mosqueó un poco que Ron Howard fuera el productor de la serie, es más, en el dvd de la primera temporada la presentaba. Hay que reconocer, o reconozco que con Howard estaba equivocado, en parte al menos. Pero, vuelvo a la serie, que no me centro y parezco su curiosa voz en off, voz en off, por otra parte, narradora y parte, y sinceramente, muy divertida.

Parte 2. De…

Fanáticos de la buena vida.

También yo, pese a que cada vez en menor medida, tengo prejuicios hacia algunos artistas. Realmente, no entiendo los porqués de éstos prejuicios, ya que, al fin y al cabo, es el arte el que debería llenarme, y no, su forma de ser, o la forma de ser que yo creo que tienen, y que hace que ese arte que cultivan no me guste. Claro está, esto tiene un punto incontrolable por mi parte, así que hay gente que a veces me llega a gustar, y otras que nunca lo hacen. Le sumaría también, que los que me llegan a gustar, nunca me convierto del todo en fan, sino más bien, en un descuidado consumidor de su arte, ya sea música, cine, o literatura.

En éstos días, o más bien, meses, escucho sin parar a P.J. Harvey, artista, que yo ignore gran parte del tiempo, es más, al único concierto al que pude ir que fue en el Summercase, lo sustituí por el de Phoenix, tampoco me arrepiento, tenía muchas ganas de verlos, aunque, claro está, ahora tengo muchas ganas de verla a ella. Sin duda, el disco que me ha abier…