Ir al contenido principal

El peso inagotable de los días

dPoco sirve de mi pasado en mis días, poco o casi nada importa lo hecho, o lo vivido; las obras del teatro, los pocos premios, los cursos y las salidas a los pueblos cercanos, los videos, y los cortos, los hechos. Mucho menos sirve el cine, el que vi y comenté, y los libros, inexistentes para lo que los días me piden. La música es un lugar para el sin sentido, y las series son sólo entretenimiento. Las revistas, y artículos, las publicaciones, en las que mi nombre aparece en negrita, dejan de tener interés. La cultura como yo la conozco, no existe, estaba infelizmente equivocado... ya me siento otra vez así.
En los días aguarda la oportunidad, entre comentarios de injusticias por parte de la administraciones, en las que igualdad prima pero la realidad asusta. ¿Me pregunto qué sociedad construimos y si se podría mejorar?

En estos días en los que el pasado no sirve, en los que dejo de ver cine, escuchar música, leer libros, las palabras se repiten: dinamizar, formar, cambiar, fomentar, incentivar, educar, y la que más miedo me da, democracias ciudadanas a la hora de plantear la cultura en los pueblos. El voto para todo, para educarse y ampliar culturalmente a los pueblos a base de ideas propias. ¿Y la formación, donde queda, quién controla la cultura? ¿Quién controla la cultura sabe de cultura, o se ha aprendido las frases hechas a modo de político trasnochado?. Sin querer, y a modo de demagogia me viene a la cabeza el jurado popular que absuelve a un hombre de matar a dos chicos gays. Juzgado popular, democracias culturales.

En el desorden de los días, recibiendo los escritos para FARO, me pregunto qué es la cultura, y para qué sirve, y le echo una bronca a alguien por correo (perdón, creo que me pasé), por no implicarse, por conocer, y ser activo culturalmente pero permanecer a un lado, sin hacer nada, dejando que los que no entienden de cultura lo polinicen y politicen todo con sus opiniones y con sus frases hechas. ¿Dónde están las voces que fomentan la cultura, que hacen de ella una forma de expresión capaz de cambiar las maneras de ver la vida, de avanzar, de explotar el intelecto a modo de bomba a presión? ¿Donde están las voces cuando se les necesita?

En los días, y fruto de la casualidad, alguien me habla de su vida en Martos, en Granada, entre exámenes, alguien que no conozco pero que vivió en mi pueblo, me habla de los peores cuatro años de su vida, intentando sacar un proyecto cultural del que yo no me enteré, pero que estuvo formándose en mi mismo pueblo, y que por falta de apoyos económicos tuvo que cerrar. Éste alguien, fruto de la casualidad, me habla de la apatía del pueblo hacia los nuevos proyectos, de la frialdad con que lo acogieron a él y a sus socios, me habla de un pueblo algo desconocido, pero también me abre un poco los ojos hacia cosas que a veces no queremos ver, que yo no he querido ver.

Los días también son presentes, y pasan, también con nuevos proyectos, no definitivos, no grandes proyectos, pequeños proyectos que no servirán para llenar mi presente, para justificar mi pasado, pero que seguiré haciendo, porque a veces, los días, invitan a hacer cosas sin sentido, sin futuro, pero en las que creo, en las que me veo identificado, en las que no me aportarán dinero, pero requerirán esfuerzo y sacrificio, y me harán sobrellevar, de la mejor manera posible, el peso inagotable de los días.

Comentarios

Capitán Alatriste ha dicho que…
joder Amador, te veo un poco lúgubre no? A mí también me pasa eso, no en tanto a la cultura pero sí en cuanto a la creación. Cuando estas cosas me ocurren suelo acudir a la minimalización. La cultura es este libro, es este poema, es esta canción que tanto me gusta. Y me da igual todo lo demás.
la hormiga electrica ha dicho que…
lo importante es que personas como tú sigan luchando con fureza por aquellas cosas en las que creemos. Aunque el mundho se vuelva del revés, no puedes dejar de caminar. Desconozco si la cultura nos aporta algo a estas alturas de la vidha, sin embargo, tú sí a la cultura y a las personas como yo (que intentamos crecer cada día un poquito). No lo dejes, porque al final todo llega.
un abrazo.
combatientes70 ha dicho que…
Los límites los colocas tú mismo... tú decides hasta que punto tu lucha por ese proyecto tiene sentido... hasta donde llega tu implicación y si eres capaz de seguir hacia adelante... pero lo que pasa que una vez concluido ese proyecto, con mayor o menor éxito, tu cabeza comienza a preparar uno nuevo... hablo de proyectos culturales... los que nos dedicamos a esto... no sabemos hacer otra cosa... da igual el lugar, es cierto que los pueblos son desiertos... algunas veces se convierten en oasis, las menos, y te confunden y crees que puedes cambiar o hacer cambiar con tu entrega y tu trabajo ese desierto... pero las fuerza decaen y los obstáculos te frenan... no soy muy positivo pero lo único que sé es que los que nos dedicamos a esto no sabemos hacer otra cosa que proyectar... mil besos y ánimos...
Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
joder ama, pedazo de post y reflexión. Aunque no es más que un poco de lo mismo, de desilusión...no vayas por ahí, que como bien te dicen tus lectores amigos, quienes se dedican a esto tienen que proyectar, y no me convence la realidad que pintas por mucho que se ajuste. Sigue permitiéndonos volar, coño.

Un beso potente que te llene de sueños.

Pd. juro que no empieza la próxima semana sin que recibas a mi carmina. He andao pocha y estoy poniéndome al día.

Te quiero.
R.
Amador Aranda ha dicho que…
Bueno, tampoco es que sea lúgubre...es sólo que me parece que la libertad cultural, la forma de expresión, se pierde un poco cuando la política entra en juego, y me jode bastante, mucho...qué le voy a hacer. Cogeré tu consejo.
Un abrazo.

Sabes que no lo dejo electrohormiga...es sólo que, eso...dan bajones. Un beso, y sabes que me gusta leerte por aquí.

La verdad es que creo que esa parte de la que hablas, todavía no la he vivido yo del todo, la viví en Martos, ahora tengo que pasar primero y conseguir una plaza, y entonces...llegaré a lo que tu dices. En fin, esto es lo de siempre, y se repite siempre. Muchos besos combatientes, a ti combatiente.

La siguiente entrada más alegre, y mejor, lo prometo...es que ayer me pilló el día torcido...qué el voy a hacer. Espero a tu Carmina con muchas ganas. Besos cercanos, sin más.
Clara ha dicho que…
El panorama es bastante desolador. Solo tienes que mirar en los periódicos cuantas páginas hay dedicadas a la cultura... aunque depende de lo que algunos llamen cultura (no me quiero meter en otros asuntos...)
Menos mal que hay gente como vosotros que lucha de forma incondicional.
Animo!
Un beso,
Amador Aranda ha dicho que…
Gracias por los ánimos Clara...en los dias de bajón viene muy bien. Un saludo.
David ha dicho que…
Poco queda que decir.
Un beso
Ricardo Baticón ha dicho que…
Vaya Amador, ya veo que tu post es "de bajón"... Todos tenemos algún día (o época así), en lo que son sin sentido y en los que ya nada o casi nada te hace ilusión... Pero un día todo cambia y todo vuelve a ser maravillosos... Será esta primavera que está a punto de entrar...

No se muy bien lo que es cultura... pero no pienso dejo de ver cine, escuchar música o de leer libros o comics... porque me vale con saber que al menos yo disfruto con ello, sea o no cultura.

Adeu.
Amador Aranda ha dicho que…
En fin, son los días Ricardo, qué le vamos a hacer, jeje. Un saludo.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …