Ir al contenido principal

Periodistas contra políticos



Uno decide un día, con razón o no, que un cantante, o un cineasta o un escritor al cabo del tiempo, y quiza despues de haber seguido con pasion sus obras, que ya no le gusta más, que ya, lamentablemente, ha dejado de interesarle.Ya puede ser porque su última obra le ofendió o le pareció pobre, o simplemente no le intereso, y por lo tanto, seguir la carrera sería más que nada, una perdida de tiempo. A mí, como casi a todo el mundo, esto me pasa muy a menudo. Encuentro absurdo seguir viendo películas, o leyendo libros, o escuchando discos de gente que ya me ha decepcionado, o, caso especial, han hecho que crezcan en mi terceras personas, prejuicios y juicios sin motivos. Me paso esto último hace algunos años con el segundo disco de Antony and The Johnsons, I´m a bird now. Una frase con muy mala leche que se refería a Antony hizo que dejara de escuchar el disco, ya que siempre que lo ponía, me acordaba de la maldita frase (frase que me guardo, para no prejuiciar).
Seguramente, si esto me hubiera pasado con un artista mediocre, no lo hubiera vuelto a escuchar, sin embargo, Antony es uno de los grandes, y por eso mismo, estoy escuchando con verdadera pasión su último trabajo, The Crying Light, y ya no me acuerdo de la frase en cuestión cuando Antony me susurra al oído frases que me conquistan como Now I Cry for Daylight, o traducida, Ahora lloro por la luz del día. Hay más, llenas de profundidad, y de un dolor desgarrado y de unos sentimientos sin límites acariciados por la majestuosa voz de Antony.
Esta entrada, sin duda, acabaría aquí si no fuera porque Ron Howard ha entrado en juego en los último días; director al que no he hecho mucho caso, y que además, hizo que tuviera uno de los mayores enfados en mi vida: El oscar a la mejor película para la mediocre Una mente Maravillosa. Juré seguramente y perjuré que no vería más películas de éste muchacho, pero, dadas las nominaciones y la buenas críticas de Frost contra Nixon, decidí darle una segunda oportunidad. Menos mal que lo hice, porque Frost contra Nixon es una gran película que cuenta la historia de una entrevista real que el presentador David Frost realizó poco meses después de la dimisión de Richard Nixon por el caso Watergate. Muchas cosas interesantes en la película, pero me gustaría destacar los personajes que llevan el peso de la película, más bien sus profesiones; la de periodista y la de político. Profesiones ambas de sentidos opuestos, y a la vez, complementarias.El bien y el mal, y el mal y el bien. Ámbas con un gran poder, ya sea de los medios, o el otorgado por la sociedad en las urnas, y que cada una utiliza, según ellos, para el mejor funcionamiento de la sociedad. Qué bonitos son los buenos propósitos. Yo me quedo con mi propio propósito; seguir siendo algo prejuicioso, y seguir dando oportunidad a la autores que en un principio se juzgó. Al fin y al cabo, nos interesan las historias, a mí me pasa. ¿Será malo doctor?

Comentarios

David ha dicho que…
Yo a Ron Howard no le daría ni media oportunidad... Pero en este caso, por lo visto ha hecho una película que no tiene nada que ver con su carrera, así que habrá que verla. Mi aversión al tipo viene también de Una mente maravillosa, que me parece mala con muchas ganas.
combatientes70 ha dicho que…
Yo como siempre termino contradiciéndome pa que me voy a negar a ver y a oír na... eso sí cuando no puedo con algo o alguien voy a por él... es mi puta visceralidad... con el Howard... me pasa como a todos que es más simple que na pero iré a ver la peli... sin ganas pero iré... y el antony me pone los pelos como escarpias... oye yo si quiero saber la frase....
Amador Aranda ha dicho que…
A mi además, es que Ron Howard en sí me da un poco de grima...su hija, no estupenda ella.

Ve a verla que está bien. Está basada también en una obra de teatro....lo de la frase, luego te la digo a ti.

Besos a los dos.
Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
...de eso nada, yo también quiero saberla...que a mí la ameba esta, también me emocionó y a día de hoy sigue haciéndolo... a tu lao aquel verano...

;))

ah, de acuerdo absolutamente, con la patata de "una mente maravillosa". Iré a ver la nueva de este individuo.

Un besico aplomao.
R.
Amador Aranda ha dicho que…
Nena, te la digo la frase luego...y qué momento la lista de canciones que hicimos tan bonica...jeje. Un besote guapa.
mykelangelo ha dicho que…
bueno, las comedias estas tontorronas del tio ron, eran divertidas :P

yo se la fraseeeeeeeeee!!! jajaja, mira que a veces eres susceptible nene :P, a ver si me pongo con este disco ya, porque es verdad que es uno de los imperdibles, el antony este...


en cuanto a los prejuicios y demás... yo creo no tener demasiados, pero claros, algunos tengo, no soporto el country, el hiphop made in spain (casi todo, por lo menos), la música 'pava'... por lo demás suelo ser fiel a los artitas que alguna vez me han conquistado, pero claro, no hasta tal punto que deje a un lado mi totalmente mi criterio... a mi me pasó, pe, con REM y U2, después de un mal disco, y luego otro... pues dejaron de interesarme y dejé de coleccionar sus discos

de todas formas, tampoco hay que ser demasiado tiquis-miquis, y dar segundas oportunidades porque, normalmente, quien tuvo retuvo....
Ricardo Baticón ha dicho que…
Qué curioso, Amador, te decepcionó Una mente maravillosa. A mí es una película que me gusta mucho, no se... me gusta. (Algo también tendrá que ver que está Jennifer Connelly que para mí es la belleza encarnada en persona... su tristeza, nostalgia, me encanta). Nos apuntaremos esta de El desafío, la pinta es muy buena.

Un saludo

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …