Ir al contenido principal

Febrero inalterable


Todo se olvida. Se olvida lo que se pensó, de repente, en el mismo momento en que se le iba a dar forma para que no muriera, millones de pensamientos. Se olvida, sin querer, lo que fuimos, y lo que somos, dónde estamos, y con quién. Se olvida a quién se quiso, y quién nos quiso, quién nos odio, o apartó de su vida con indiferencia. Se olvidan las cosas que prestamos y que fueron nuestras, aunque ahora se pierdan en casas ajenas, sin dar uso, al igual que haríamos nosotros. Se olvidan los libros que se leyeron, y las obras de teatro que se vieron, las películas, y la música que nos erizo el corazón. Se olvida que hay que olvidar, el dolor, el producido, y el que hicimos, queriendo, sin querer, dolor del cuerpo, joven, o viejo, dolor en la cabeza, y en las manos, dolor de muelas, de corazón incesante. Se olvida que fuimos felices e infelices, que quisimos a personas que ya no están, muertas o vivas, y que pasamos por la vida con las mejores intenciones. Se olvida el pasado, en forma de guerra, se olvidan a los muertos y caídos, sus caras y sus nombres, sus derechos y sus pensamientos, su patriotismo o revolución. Se olvida a los que ya no son, a los que descansan con un tiro en la cabeza en una zanja, en una fosa común, en un campo de concentración. Se olvida la ficción, y la historia, lo que se contó se aplasta como un coche en el vertedero, rincón de la memoria colectiva. Se olvidan los historiadores del horror que cuentan quien gana. Se olvidan las voces que fueron y que abrieron caminos, y se olvidan la barbarie del que queda, del que cambia los países, gobiernos y estados. Se olvida que “el fin”,malogrado aliciente, no es un medio y no se justifica, y que las vidas perdidas no son suficientes para proclamar estados, para unir sobre lo invisible, para coser entre tierras. Se olvidan a los que contaron alguna vez horrores, a Vassili Grossman, que contó en Vida y Destino el horror de la segunda guerra mundial. Todos olvidaron a Vassili. “Todo fluye” cuenta también la formación de un nuevo país, continente, campo de concentración sin nombre. U.R.R.S. Y cuenta a los olvidados, a los que nunca tuvieron nombre, a los campesinos que murieron de hambre y que al estado no hacía falta; el sacrificio común. El suicidio colectivo. La memoria de Vassili son los pocos libros que dejó, rompiendo moldes y hablando cuando nadie podía hablar, siendo valiente cuando el serlo tendría consecuencias. Febrero inalterable escribo al acabar el libro. Todo fluye. Todo tiene que olvidarse, irremediablemente para que pueda fluir, todo tiene que ser sepultado, y enterrado, la memoria es un lastre, un asesino del progreso, del futuro feliz de todos. La felicidad es un estandarte a veces peligroso, creo que Vassilli lo pensaba al escribir todo fluye, al hablar de su amado Lenin, al que no justificó por sus actos, al hablar de su no tan amado Stalin, al que no justificó por sus actos, al hablar de su pueblo, grande y terrible, y muerto. La felicidad es el lastre de la memoria. Quizá debamos olvidar para ser felices y soltar los lastres. ¿Quién nos habla de la memoria? ¿Para qué nos sirve la memoria? Todo es memoria. La que se pensó olvidada pero que vuelve para ser escrita, millones de pensamientos. La que nos recuerda quién nos quiso, bien, o mal, quién nos odió, o amó, quién nos perdono y a quién perdonamos. La memoria de los libros que leímos, las películas que vimos, los discos que nos erizaron el corazón. La memoria también ahora, sin haberlo vivido, que recuerda con palabras ajenas los horrores del pasado, las muertes y las ejecuciones, el logro de la felicidad como nación. La memoria es la necesaria muerte del olvido, incapaz de mirar atrás, y con la capacidad de repetir un pasado, al que quizá, aunque todo fluye, no se quiera volver, regresar, acabar. Ser. La memoria y el olvido, el pasado y el presente. Todo fluye, más o menos inconsciente en el presente de un Febrero inalterable, inconstante, impaciente, lleno y vacío.

Comentarios

Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
Lleno y vacío…. Tan peligroso como necesario, el olvido.

Maravilloso post. Tal vez triste, porque nos RECUERDA lo que también somos…materia que convertida en memoria, nos viola, nos agrede, exonera, nos invita, nos traiciona, nos indulta y libera…maravilloso y necesario post, amador.

R.
AMUNS ha dicho que…
Precioso post Amador.
A veces la memoria y el olvido comparten cama y manta. Recordamos lo que nos sirve y olvidamos lo que nos supone un lastre para nuestros proyectos. La mente humana, en un intento de autoprotección o de ajustarse a nuestros deseos, utiliza como mecanismos la memoria y el olvido selectivos. Recordamos el dolor para justificar el odio, recordamos las satisfacciones para justificar el amor, olvidando que ni todo fue dolor ni todo fueron satisfacciones. Ventajas o desventajas de la subjetividad humana, ventajas porque nos protege y desventajas porque nos hace perder la perspectiva.
La mente colectiva funciona igual, cada grupo recuerda u olvida aquello que le interesa perdiendo así la visión global de la verdadera historia. Este sesgo omite que en toda guerra hubo víctimas en todos los bandos y sirve para que todo fluya en el cauce que nos conviene para la obtención de nuestro máximo objetivo, nuestra propia felicidad.
Pocos son capaces de no caer en esta tentación en algún momento de su vida, ya sea a nivel colectivo o a nivel individual, pero recordemos y no olvidemos que precisamente la debilidad nos hace humanos.
Amador Aranda ha dicho que…
Muchas gracias Lunares, me alegro que te guste. Muchos besos.

A ti igual Amuns, gracias y bienvenido al blog...en el caso de que lo leas de nuevas. Un abrazo.
combatientes70 ha dicho que…
Te leo y me emocionas con tus palabras... ¿qué recordar? ¿qué olvidar? es un ejercicio diario y necesario para vivir y sobrevivir y enfrentarte a ti mismo... para crecer hay que olvidar y recordar... pero qué... difícil elección. Mil besos Amador
unviajealaluna ha dicho que…
Ay la memoria..., cosas que nos gustaría olvidar y no podemos y al contrario, que no recordamos y nos gustaría recordar. Y en algun momento de nuestra vida hay recuerdos que llevamos como lastres y otros casi como un consuelo...

La memoria del que pierde una guerra la borra el que la gana...
Amador Aranda ha dicho que…
Sí que es un ejercicio difícil, pero, tenemos que hacerlo...seguro. En fin, es lo que los días nos obligan a tener. Besos mil combatiente.

Hay mucha memoria también por ahí, sólo hay que buscarla, imagino, aunque, claro está, el que gana las guerras intenta eliminar el pasado cuando tenía enemigos. Siempre será así...es ley, y ya está. Un abrazo Iván.
Clara ha dicho que…
Me ha encantado leer tu post.

No me gustaría ser repetitiva, y aunque ya le envié esta poesía a Combatientes, no me puedo reprimir y te la envío a ti también... es una de mis preferidas.

"El olvido no es victoria
sobre el mal ni sobre nada
y si es la forma velada
de burlarse de la historia
para eso está la memoria
que se abre de par en par
en busca de algún lugar
que devuelva lo perdido
no olvida el que finge olvido
sino el que puede olvidar"
Mario Benedetti

Clara
Capitán Alatriste ha dicho que…
Es un post muy bien escrito, me ha gustado mucho a pesar de no estar de acuerdo con el fondo del asunto.

Creo que nuestro la conjunción memoria-olvido es una ecuación casi perfecta que nos permite vivir sin enloquecer.

Saludos!

P.D. Por si sirve de algo, me gustaba más el anterior diseño.
Amador Aranda ha dicho que…
Muchas gracias por tu visita Clara. Preciosa la poesia. Un abrazo.

Creo que lo del equilibrio memoria olvido es lo que he querido decir...en fin. Con respecto al diseño...este me gusta mi también menos, pero las entradas son más ámplias. Tendré que buscar uno que aune ñambas cosas. Saludos.
Ricardo Baticón ha dicho que…
Hola Amador

jo, vaya entrada con tanto contendido e intensa, muy reflexiva. Muy buena... Muchas cosas se olvidan porque no queda otra para tirar para adelante y otras cosas ... porque con la edad se olvida uno ya de todo!... Sí, todo fluye, así es la vida... ¿Quién nos habla de la memoria? ¿Para qué nos sirve la memoria?... para recordar las cosas que seleccionamos o nos impactaron en la vida (para bien o para mal)... preguntas complejas. Un saludo.
Amador Aranda ha dicho que…
Me alegro de que te haya gustado la entrada Ricardo...en fin, voy a ver si escribo otra...que no he tenido tiempo. Saludos.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …