Ir al contenido principal

Continuar.

Es complicado ser objetivo cuando un libro, en mi caso, Vía Revolucionaria de Richard Yates, te ha gustado tanto que durante algunos años no has parado de recomendarlo, pese a no estar ni editado hasta hace bien poco. Y sabes que el libro te conquistó sobre todo por la historia, la de una pareja en crisis en un barrio residencial a finales de los 60, y que, además la historia, magistralmente escrita, tenía algo especial para la conquista, y es la de un estupendo personaje principal, April Wheeler, una mujer atrapada que lo único que quiere para volver a sentir es irse de viaje a París con su marido.

Leo en el Diario el País, un reportaje sobre Vía Revolucionaria, escrito por Barbara Probst Solomon en el que habla de cómo la novela fue calificada como perfecta por algunos críticos, pero que las modas reinantes en la época la desterraron a los lectores de segunda, ya que los buenos lectores estaban apabullados con las técnicas en la escritura de Joyce, o de Proust. Eso, más o menos, uno lo sabe; las modas pueden ser crueles con las historias, a la vez que también pueden, con las historias mediocres, alzarlas al olimpo del éxito. Lo que me sorprende del artículo es que la escritora hable de que el personaje de April (la novela ella la leyó justamente cuando salió, en el 69), peca de histrionismo, y que el momento clave de la novela, a ella no le interesó dramáticamente, sino, porque estaba escribiendo algo parecido. La novela, ella, la describe como algo pasada de moda para la época.

Es lo que más me llama la atención de todo ésto, ya que a mi, el personaje de April me pareció todo lo contrario: un personaje rico en matices, y la novela, me parece actual en todos los sentidos. Sin duda, ahora que Mad Men triunfa en la tele, y nos enseña cómo era en parte el mundo femenino de la época, en el que ellas luchaban con uñas y dientes por sus derechos, el personaje de April, una chica que solo quiere escapar de su propia vida, no tuviera nada de interesante en los finales de los setenta, y sin duda, no fuera entendido como ahora lo es.

Me pregunto cuantos personajes no son entendidos ahora y puede que sí que lo sean en unos años, o cuantas historias que entendimos y nos gustaron, ahora puedan verse como antiguas, y molestas.

Dilemas aparte, Via Revolucionaria, o Revolutionary Road, dirigida por Sam Mendes se estrena ésta semana. Después de muchos avatares, en los que los derechos, perdidos en un partida de poker, pulularon de mesa en mesa como persona sin nombre, gracias a Kate Winslet, enamorada de la novela, y a su marido Sam Mendes, la palabras escritas por fin han sido convertidas en imágenes. Me pregunto si la película envejecerá pronto, o quizá la novela, vuelva otra vez a estar en el olvido en unos años, pese a ser la influencia de grande autores ahora como Ian McEwan. Me pregunto qué hace falta para que él éxito llegue, y qué hace de una película, un libro, o un disco, fracasos, o grandes logros que las hagan permanecer para siempre en la memoria del que escucha, y del que mira.

Espero que, después de insistir yo tanto, os guste la novela, o la película, y que, se entiendan los personajes, ya que, al fin y al cabo, lo de contar historias no es ni más ni menos que eso, justificar por medio de personas las circunstancias que a cada uno nos acechan en la vida, y al verlas, aprender, lo que mejor se pueda, para continuar cuando a veces la vida, es sólo eso, continuar.

Comentarios

Ricardo Baticón ha dicho que…
La novela no se si llegaré a leerla pero la verdad es que la pelicula me apetece mucho. Revolutionary Road, apuntada queda también.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Estoy deseando de ver la peli.
Revolutionary Road es el mejor libro que leí el año pasado y ocupa un lugar de privilegio en mis "libros para siempre".

Su lectura se la debo a Noe sobre todo y también a ti.
Amador Aranda ha dicho que…
Lee la novela Ricardo, ahora puedes, está de nuevo editada...es maravillosa. Un abrazo.

Sí, a mi también me lo recomendó Noe, y lo cogí de biblioteca, porque en fin, eso. Yo la peli ya la vi, hace una semana, muy bien, le veo dos fallos, uno, que el primer capítulo de la novela se lo han comido casi por completo, y me parece necesario, y dos, un lectura final que no me gustó nada de nada...ya me dices. Un abrazo.
unviajealaluna ha dicho que…
La novela seguro que la leeré más pronto que tarde... pero la peli no creo que la vea...

Por cierto Amador, has leído el artículo de Savater, hoy, en El País?

Con qué amabilidad habla siempre este hombre, ya sea en sus libros o en sus entrevistas, incluso cuando no le gustan ciertas cosas..., qué tipo más entrañable.
unviajealaluna ha dicho que…
Se me olvidaba decirte, por si no lo tienes aún, que en Fnac, estaba ahora el último de Portishead a sólo 5 euros. También hay están los de Joy Division a ese mismo precio.
Anónimo ha dicho que…
Sobra alguna palabra creo...
Amador Aranda ha dicho que…
Ya he leído el artículo de Savater, la verdad es que está bien. Ese hombre tiene una forma de ver la vida estupenda. Siempre es tan alegre...en fin. Qué suerte.

Lo de Portishead...qué barato...ya lo pillaré. Miraré en el mediamarkt, que me pilla más cerca. Gracias por compartir tus escapadas fnarianas. Besos.
mykelangelo ha dicho que…
bueno, ayer vi la peli... la historia es genial, tiene muchas interpretaciones distintas desde diferentes puntos de vista...
Capitán Alatriste ha dicho que…
A mí la peli me ha gustado bastante. Creo que está bastante bien hecha para lo difícil que era trasladar esa lectura al cine.

No entiendo bien a lo que te refieres con lo de la lectura final.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …