Ir al contenido principal

Preguntas, decepciones, y cine de temática.

Algo que de vez en cuando ocurre, y que, sinceramente, sienta muy mal, es que un director, o un creador al que admires te decepcione después de haberlo idolatrado. En mi caso Alan Ball formó parte importante de mi vida de ficción y lo idolatré durante largo tiempo, tanto por guiones de películas como American Beauty, o por la creación de la estupenda serie A dos metros bajo tierra. La serie, que quizá tengo mitificada, significó para mi una visón fresca e inteligente en la televisión, llena de personajes que a veces resultaban histriónicos, pero que otras llenaban de complejidad las tramas y de profundidad los conflictos de la vida, y claro está, de los muertos. Recuerdo los últimos capítulos de la quinta temporada y me viene a la cabeza imágenes de lo mejor que he visto nunca en una televisión. (!quiero que vuelvan!)

Por eso, sin ningún ápice de duda, cuando en el verano pasado se coló un capítulo todavía por terminar de True Blood, la última serie de Alan Ball, yo rápidamente lo descargué y hice un visionado del mismo, que lamentablemente, fue decepcionante. Pensé, en tono melodrama, que Alan Ball no podía ser la misma persona que estaba detrás de dos series tan dispares, la una compleja y profunda, y la otra superficial y algo friki. Y dejé de verla, porque no quería enfadarme más con el recuerdo que tenía de Alan Ball, y porque, sinceramente, tampoco hay necesidad de perder el tiempo. Pasaron las semanas, y extrañamente a todo el mundo le gustaba la serie, la veían divertida, y entretenida, y un trabajo digno de Alan Ball, claro está. Incluso a Spoiler, del que me suelo fiar, le pasó algo perecido a lo yo experimenté...y a él, también le encantó. Fue por eso por lo que decidí volver a retomarla, por el capítulo uno, el cual había ganado mucho con el montaje final. Y luego el dos y el tres, hasta llegar al doce, cuando al acabarla no tuve muy claro si era una continuación normal con respecto a lo que nos tenía acostumbrado Alan Ball, pero desde luego la serie es entretenida y con una lectura de conflictos raciales y sexuales muy interesantes cuando se enfrentan a las sociedades teóricamente avanzadas. Quizá me faltó entender en un principio eso, que Ball quería hacer una serie de temática gay oculta en Vampiros, y quería ver la discriminación que todavía en muchas partes del mundo, sobre todo en Estados Unidos, sufren. La lectura es explicita, pero, ¿es la gente capaz de captarla?.

También se estrenó la semana pasada la película, Mi Nombre es Harvey Milk, del estupendo y cada vez más interesante Gus Van Sant. La película, ésta sí, de temática gay, cuenta la historia de Harvey Milk, primer activista que lucho por los derechos de los homosexuales en Estados Unidos cuando se les quería prohibir que dieran clases en colegios por el hecho de ser homosexuales. Y con él, claro está, empezaron a surgir movimientos gays. La película, además de ser muy didáctica y explicativa, trata con muy buen tino y grandes aciertos la forma en que los derechos son dados, que no son ni más ni menos que a través de los políticos, por eso Harvey Milk, no tarda ni un segundo en convertirse en uno de los que ostenta el poder e intentar luchar por sus derechos. Muy recomendable, la película, lo de político, allá cada uno.

Me surgen varias preguntas, que voy a dejar en el aire, una con lectura demagoga¿ Para qué sirven las película que denuncian temas sociales, ya sean guerras, miserias sociales, o desigualdades de cualquier tipo si al final los que las vemos ya estamos concienciados?. ¿Tiene relevancia el cine gay para un público heterosexual?

Os dejo las recomendaciones, tanto la de A dos metros bajo tierra, si todavía no la habéis visto, como True Blood, y Mi nombre es Harvey Milk.

Comentarios

Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
http://actualidad.terra.es/sociedad/articulo/vaticano-tintin-periodico-oficial-niega-3000415.htm

Te lo tenía que mandar...desde ayer quería hacerlo....sin desperdicio... estamos locos!. No sé si se hace así o no, tu recorta y pega la dirección.

Por lo demás, el post bien, lo comparto. Me gustó a dos metros bajo tierra y me apunto el resto pa empezar.

Un beso que le va a costar ponerse al día después de las fiestas.
TQ.
R.

Pd. si también, al artículo de Faro, que no he tenío tiempo de contestarte. En cuantico saque un rato en esta semana, me pongo.
Amador Aranda ha dicho que…
En, es surrealista la noticia...en fin, habrá gente que le de su credibilidad, y su benevolencia, no lo dudes. Un besote guapa. Ya hablamos.
mykelangelo ha dicho que…
pienso que escuchamos lo que queremos escuchar, y vemos lo que queremos ver... cualquier opinión que nos pueda sacar de la nuestra, de nuestro egocentrismo, es rechazada.

hay mucha predisposición, tenemos muchos filtros que evitan que nos lleguen ideas foráneas.
combatientes70 ha dicho que…
vi el otro día Milk... y bien a parte de la interpretación de todos... Sean, tan grande como siempre, pero lo sé hace años y sé que tiene un cuerpazo... y James Franco guapo a reventar... poco más me dio la peli... me dejo tan frío como todos los biopics y no puede ser más ridícula la seudo historia de amor que mantiene con Diego Luna... es de risa... por cierto no me gusto la fotografía demasiado oscura... es mi cine o es la peli?
Amador Aranda ha dicho que…
Nene, cámbiate de cine, la foto no es para nada oscura, jeje. A mi me entretuvo...y me parece, didáctica, cuanto menos. Pero bueno...los biopics son un poco pestiños, es lo que tienen. Por cierto, vi The westler el otro día, esa sí que me dejó muerto, aunque el mickey rourke da un asquillo, ains, en fin. Besos.
Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
al hilo de tu último comment....me encantó el "duro" discurso del mickey rourke al recoger su globo de oro. Está bien que alguien devuelva algunas bofetadas al perfecto y maravilloso mundo holliwudiense.

Un besote.
R.
Ricardo Baticón ha dicho que…
Pues apuntadas quedan las recomendaciones, sobre todo las cinéfilas... y sobre todo Mi Nombre es Harvey Milk, que el otro día tuve ocasión de ver el trailer en el cine, y aunque casi me la contaron, me gustó lo que vi.

Un saludo.
Amador Aranda ha dicho que…
Bueno, lo de Mickey Rourke, yo desde luego lo entiendo a él...que lo han olvidado durante años, pero, tampoco es el actor más ecléptico para papeles...en fin, si no lo llaman, es porque no tendrán tampoco muchos papeles para él...en fin, digo yo, no sé. Besos guapa.

Seguro que te gusta Milk. Un abrazo Ricardo.
googler ha dicho que…
Although from different places, but this perception is consistent, which is relatively rare point!
nike dunk

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …