Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2009

Y más preguntas.

¿Por qué cuando sale la lista del rockdelux me pongo como loco a buscar todos los discos que no he escuchado el año pasado?Ay!, si es que no sé mirar al presente.


¿Por qué cada vez que Mac saca un producto me lo quiero comprar?. Estaré enfermo o sólo consumista.

¿Por qué esta año ya nadie dice que las series viven su época dorada?. Ya no son tan buenas...o qué ha pasado.

¿Por qué Perdidos, pese a la mala audiencia en Estados Unidos, me sigue sorprendiendo y emocionando?

¿Por qué nadie se presta a mis videoblogs? ¿Tan malos eran, o era yo el malo?

¿Por qué la incertidumbre?

¿Por qué echo la quiniela de los Goya de la casa de la cultura si se la va a llevar Rafa?

¿Por qué el facebook de un día para otro está haciendo que los blogs tengan menos sentido? Me niego, voy a dejar el Facebook, que tiene hasta la Espe.

¿Por qué la Espe nos ha tocado al mundo en general?

¿Por qué al programa del Boyero los críticos van acojonados?

¿Por qué Javier Marías ha dejado de escribir buenos artículos, o seré yo?

Nominaciones y riesgos.

Me pregunto cual será la fórmula mágica para gustar a todo el mundo. Cual será o cómo tiene que ser la película, o el libro, o el disco perfecto que a la hora de escucharlo a todo el mundo guste y emocione. Si hay fórmulas, que seguramente hay muchas, no creo que funcionen. Uno tiene que tener siempre presente que no va a gustar a todo el mundo, y que, como hay millones de gustos, a todos esos gustos no se va a poder llegar. Las críticas, las constructivas y las destructivas, no creo que tengan muchas veces que ver con los gustos. Los prejuicios juegan malas pasadas a muchos autores, y en fin, imagino que todo el mundo tiene que seguir, porque seguir es lo que toca. Queda claro: nunca se gustará a todos, nunca. Imagino que los académicos de Hollywood cuando votan esperan agradar a todo el mundo, o por el contrario, intentan que las películas se hagan más famosas y promocionar y vender más, porque en Hollywood, no nos equivoquemos, no se venden coches, ni ordenadores, ni sueños, se ven…

Que el talento te acompañe

Las lecturas en los últimos meses se acumulan en mi mesita de noche y por eso, me pongo a leer el último libro de Saramago, El viaje del elefante, que Miguel Ángel me regaló con mucho tino, ya que sabe que me encanta Saramago. Sin embargo, y pese a todo, el libro me aburre y me da pereza volver a retomarlo, cuando sé, que nunca lo haré. Me pregunto si hay algún autor que tenga una carrera larga y perfecta, sin altibajos, en el cual todas sus novelas, o películas, o discos, sean perfectos, divertidos, entretenidos, grandes libros. Miro en la memoria de pasado lector para encontrar cuales fueron los libros que me gustaron: Ensayo sobre la ceguera, El evangelio según Jesucristo, El año de la muerte de Ricardo Reich, La caverna, y Las intermitencias de la muerte....Todos los nombres me aburrió, y Ensayo sobre la lucidez lo tuve que devolver a la biblioteca sin acabarlo. Es curioso como la memoria se adentra hacia el pasado para encontrar cosas buenas, también pasa, casi de igual manera, c…

Continuar.

Es complicado ser objetivo cuando un libro, en mi caso, Vía Revolucionaria de Richard Yates, te ha gustado tanto que durante algunos años no has parado de recomendarlo, pese a no estar ni editado hasta hace bien poco. Y sabes que el libro te conquistó sobre todo por la historia, la de una pareja en crisis en un barrio residencial a finales de los 60, y que, además la historia, magistralmente escrita, tenía algo especial para la conquista, y es la de un estupendo personaje principal, April Wheeler, una mujer atrapada que lo único que quiere para volver a sentir es irse de viaje a París con su marido.

Leo en el Diario el País, un reportaje sobre Vía Revolucionaria, escrito por Barbara Probst Solomon en el que habla de cómo la novela fue calificada como perfecta por algunos críticos, pero que las modas reinantes en la época la desterraron a los lectores de segunda, ya que los buenos lectores estaban apabullados con las técnicas en la escritura de Joyce, o de Proust. Eso, más o menos, uno…

Preguntas, decepciones, y cine de temática.

Algo que de vez en cuando ocurre, y que, sinceramente, sienta muy mal, es que un director, o un creador al que admires te decepcione después de haberlo idolatrado. En mi caso Alan Ball formó parte importante de mi vida de ficción y lo idolatré durante largo tiempo, tanto por guiones de películas como American Beauty, o por la creación de la estupenda serie A dos metros bajo tierra. La serie, que quizá tengo mitificada, significó para mi una visón fresca e inteligente en la televisión, llena de personajes que a veces resultaban histriónicos, pero que otras llenaban de complejidad las tramas y de profundidad los conflictos de la vida, y claro está, de los muertos. Recuerdo los últimos capítulos de la quinta temporada y me viene a la cabeza imágenes de lo mejor que he visto nunca en una televisión. (!quiero que vuelvan!)

Por eso, sin ningún ápice de duda, cuando en el verano pasado se coló un capítulo todavía por terminar de True Blood, la última serie de Alan Ball, yo rápidamente lo d…

El poder de Mario.

El otro día me preguntaba cuales serían los límites de éste blog a la hora de hablar de historias, ya que, sí ése es el leiv motiv del blog, las historias podrían venir de cualquier sitio, ya fuera una película o un libro, que un cotilleo escuchado en mitad de la calle. Lo segundo en un principio no lo haré, pero en lo primero, sin duda entraría lo que hizo que me planteara el contenido del blog, y fue que me apetecía hablar de un videojuego, Mario Galaxy para Wii.
Sinceramente no soy de jugar solo a los videojuegos, ya que, a los que suelo jugar es a los de multijugador cuando amigos vienen a casa, que, sinceramente, son muy divertidos. Sin embargo, y pese a todo, desde que era un niño y convencí a mis padres para que me trajeran por reyes la Nintendo Nes, he jugado a Super Mario Bros, y me ha divertido mucho. Poco más, ya que la historia del Mario, es casi siempre la misma. El monstruo malo (no recuerdo su nombre), secuestra a la princesa Peach, novia ella de Mario, que por cierto, …

Contraentrada lista. Lo mejor del año, o así lo creo yo.

Mejor película extranjera: Antes que el diablo sepa que has muerto, de Sydney Lumet


Mejor película nacional: Camino, de Javier Fesser.




Mejor disco extranjero:Third, de Portishead.




Mejor libro; Chesil Beach, de Ian Mc Ewan.


Mejor disco nacional; Klaus and Kisnki, Tu hoguera está ardiendo.


Mejor canción internacional: Viva la vida, de Coldplay, por supuesto.




Mejor canción nacional: Tenia tanto que darte, de Nena Daconte, porque es buena.


Mejor serie drama: Perdidos.




Mejor serie comedia: Rockefeller Plaza, o 30 Rock, según se quiera.


Mejor serie española: Aída, que se va de la serie, por cierto.




Mejor programa español: Pekín Express.