Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2009

Recordando P.A.S.A

Hoy será la presentación del libro que ha editado el Grupo de Empresa VALEO, Recordando PASA. Es un libro en su mayoría de Fotografías, que intenta hacer un recorrido por los primeros años de la empresa en Martos.

Como digo, hoy será la presentación, a las 19: 30, por si alguién desea pasarse. Yo estaré por ahí, claro está, como coordinador del libro.

Espero que os guste.

De todo un poco. Tercer Aniversario.

Ayer el De todo un poco cumplió tres años. Está creciendo, poco a poco. Quizá, este año, he estado más cómodo y he caminado por sitios que ya conocía, y donde, claro está, me sentía cómodo, valga la redundancia. Al fin y al cabo, es un poco el espíritu del blog, la libertad de poder hablar de lo que se quiera, como se quiera, y cuando se quiera.

Cuando hace unos años me planteé escribir este blog, creí, no sé por qué, que acabaría haciendo un blog de listas, y que jugaría siempre con eso, con los mejores discos, o los mejores libros, o qué sé yo, los mejores videoclips, eso sí, teniendo en cuenta siempre a los lectores. Es más, las primeras entradas fueron un poco de eso, también había que tener en cuenta, que los días de Navidad dan para las listas. Qué mejor que una lista para un final de año.

Hoy hablaba con Antonio, y claro está, han empezado a salir las listas, de los mejores discos, películas, libros...nos gusta, qué le vamos a hacer.

Yo éste año, más que otros años, no teng…

La cinta Blanca.

A Michael Haneke no hay quien le pille bien el paso. Yo lo conocí (cinematográficamente hablando), y vaya si lo conocí, con la estupenda Funny Games, que me dejó literalmente destrozado. Claro está, sigo su carrera, y entonces hace Código Desconocido, una película curiosa, pero para nada al nivel de la anterior. Uno, ya después de eso, no sabe si seguirle, pero claro, da la campanada en Cannes, y su película, La Pianista, gana actor, y actriz. La veo, y me deja más planchado incluso que Funny Games, además de que ya se ve que Michael Haneke es un cineasta serio, y que hará cosas grandes. Caché, su siguiente película me gusta, pero no tanto como las anteriores. Claro que luego, vete tú a saber por qué, le da por hacer un remake americano de Funny Games, eso sí, copiando la primera en su totalidad, y haciendo una película igual de interesante que su antecesora. En fin. Ahora cambia algo de tercio, y se aproxima a una historia donde la maldad lo inunda todo, y con la excusa de explicar …

Siempre esperar.

Cambia todo. Cambia la forma que tenemos de mirar, de observar, de vivir, de encontrarnos con los demás, con nosotros mismos, con nuestros miedos, antiguos, y los nuevos, los que viven en el cambio, ocultos y a punto de saltar, sí, esos también. Con poco, apenas, apenas con una llamada, o con una conversación, todo se vuelve distinto, todo se mueve hacia el cambio que no quisimos tener, pero que ahora, contra todo pronóstico, nos tenemos que enfrentar, y no se sabe muy bien si con pasión, o con resignación, quizá lo segundo, quizá lo primero. Quizá, siempre el quizá. La duda en el pensamiento.

Veo la tercera temporada de Mad Men, casi una semana después de ver la segunda, y todo cambia: los personajes cambian, las tramas cambias, los lugares cambian, la sociedad americana cambia, haciendo la serie más grande de lo que ya era, y convirtiéndola en algo diferente, cuando sigue siendo lo mismo. Los cambios son imperceptibles, pero existen, todo tiene que cambiar, la sociedad cambia aunqu…

Los hombres malos, las mujeres culpables, y los gays armariados.

Por lo general, los guionistas de las series más vistas son conscientes de que, dado el gran número de ofertas que el espectador de televisión tiene, y lo fácil que es cambiar de canal, deben utilizar todos sus recursos, y todos sus trucos para intentar dejarlo planchado en el sofá, y que no se mueva de ahí en, al menos, cuarenta y cinco minutos. Quizá por eso, la mayoría de las series tienen un ritmo trepidante y muchas tramas, para hacer más atractivo al espectador lo que ve, y para no darle tiempo ni a pensar.

El cine es otra cosa. En el cine el espectador está sentado en su butaca, y por lo menos, permanecerá en ella un rato, y desafortunadamente para él, no podrá cambiar de canal. Por eso, el cine, da la oportunidad de hablar más con el espectador, y de contarles cosas más profundas y que muchas de las veces necesitan de un ritmo y de un tempo que la televisión es imposible que le dé. Aunque, no siempre pasa.

A mi, como a cualquier espectador de series, también me ha cegado el …

Celda 211

Que Celda 211, última película de Daniel Monzón,  haya estado dos semana en el número 1 de las películas más vista en España, se trata más de un suceso paranormal, o simplemente del azar, que de la calidad de la película, que por otra parte, es buena. Y digo lo de que es raro, porque, no hay nada a simple vista que haga que el público la coloque en el número 1: su director, no es conocido; sus actores no creo que sean de los que mueven masas; y su temática, más allá de ser una película de acción, tampoco es de las más demandadas.

Y sin embargo, Celda 211 ha funcionado en taquilla, y ha conseguido eso tan difícil y que añoran mucho directores, ha gustado al público, que en su tercera semana sigue viéndola. Me incluyo. Celda 211 es una película muy entretenida, quizá no es perfecta, pero da lo que promete, y mantiene un buen ritmo, y una inmejorable tensión.

En fin, veremos qué pasa en los Goya, que este año, más que otros, van a estar calentitos: Los abrazos rotos, Ágora, Gordos, After…

Devendra Banhart. What will we be.

Entre discos que no me acaban de convencer, y música, que me suena otra vez a lo mismo, además de, claro está, los discos y los discos, y más discos que se van acumulando, y escuchando poco a poco, tanto en el maravilloso Spotify, como en el Ipod, descubro, o, simplemente, por fin me quito los prejuicios y escucho a Devendra Banhart, icono indie, que, yo, al igual que mucha gente, le tenía su poquito de prejuicios. What Will we be, su último disco, me resulta fresco, divertido, y original, calificativos que en los último meses pocas veces encuentro en ningún disco. Por si acaso, reviso los anteriores discos de Banhart...pero no me gusta. Este es una excepción, pues...eso, me gusta, y pa mi que quede, o para quién quiera escucharlo. Os dejo enlace de Spotify.

Devendra Banhart – What Will We Be

La Década en recuerdos.

Cuando la afición al cine, o a la música, o a la literatura se arrastra ya durante varios años, décadas más bien, las películas vistas, los discos que alguna vez escuchamos y que nos emocionaron, y los libros que leímos, y que nos acompañaron durante varias semanas de lectura atropellada en autobuses, o en el tren, o puede que en una playa solitaria, empiezan desde el momento que se disfrutaron, a formar parte de nuestro recuerdos, alimentándolos y haciéndolos crecer, y dándoles un peso quizá mayor del que le hubiéramos dado sino los hubieramos integrado de manera tan intensa en nuestras vidas, y ofreciéndoles a veces el lugar de buenos amigos, casi consejeros en los difíciles momentos. Los años fomentan el olvido, también el olvido con lo que una vez lloramos y ahora nos cuesta recordar qué escenas, o qué lineas nos provocaron la emoción. El peso de los años nos obliga a hacer memoria cuando queremos recomendar un disco fundamental, que marco nuestras vidas, pero que ahora apenas si…

Tres días con la familia.

Quizá, sin duda, sin duda lo creo, una de las pelis más curiosas del cine Español de este año sea Tres días con la familia, de Mar Coll, película, por otra parte, con un estreno minoritario, quiero decir, dos salas en toda España...o menos, y que, claro está, su salida en DVD tampoco ha sido mucho mejor. Tres días con la familia, en el sentido comercial, me recuerda  un poco a lo que pasó con La Soledad de Jaime Rosales, que, sino llega a ser por los Goya, no la hubiera visto apenas nadie.
En la temática, no tiene demasiado que ver, más allá de un espíritu de cine independiente, y de dramas personales. Tres días con la familia cuenta la historia de una chica joven, que vuelve a su casa para el entierro de su abuelo, y en donde volverá a ver a sus primos, y a sus tíos, y claro está a sus padres. No cuento más de la trama, aunque, aparentemente secilla,  está llena de detalles que la hacen realmente interesante. Destacaría, sobretodo, la veracidad a la hora de contar el entierro, sin gr…

After

Ayer me di cuenta de que en los cines de al lado de casa (Kinepolis), proyectaban After, película que, como todo lo que hace Alberto Rodriguez, su director, me apetecía ver. Por supuesto, corrí para ir a verla, porque  era Jueves, y hoy viernes, sin duda, tristemente la quitarían. Así ha sido, al menos en los Kinepolis. Por lo menos, Miguel Angel  y yo, pudimos disfrutarla...
Alfter cuenta la historia de tres amigos, Julio, Manuel, y Ana, que ya han cumplido los cuarenta, y que, dentro de sus aburguesadas vidas, tienen una noche de marcha, que se prolonga hasta el día siguiente. Contada en dos tiempos, la película se va centrando tanto en la noche que los tres viven, como en su vidas propias, haciendo más interesante aún esa salida nocturna.
After, hasta la fecha, es sin duda la mejor película de Alberto Rodriguez, director atípico, que junto con su amigo, Santi Amodeo se están haciendose de una filmografía propia de lo más curiosa y de lo más interesante.
After es dura, un mazazo en el …

Inconexo

Los días me resultan inconexos, como si faltara siempre algo en todos lados, como si el conflicto no surgiera, pero estuviera a punto, rozando el climax, cambiándolo todo. Rosana e Inma me acompañan en un corto. Escribo el corto, lo intento, reescribo, y escribo, me doy cuenta, o me vuelvo a dar cuenta, en que si la escritura narrativa me divierte, la de guiones me aburre. Cojo la cámara para los ensayos, y me divierto, aunque el guión aún es inconexo, como los días. Los días también me llevan de nuevo al Eterno amanecer de una mente sin recuerdos, o a Olvídate de mi, de Michel Gondry, película que por fin compro en DVD a precio razonable. El guión es perfecto, pero los personajes tienen vidas incompletas, amores zanjados que borran para que no tenerlos más en el recuerdo, para que sus vidas sean inconexas. Veo también, 500 días juntos, y me recuerda a Olvídate de mi...es más, si no existiera 500 días juntos sería una peli que no estaría mal...buena música, personajes curiosos, y acto…

Modern Family

La curiosidad me hizo acercarme a una serie que acaba de empezar en Estados Unidos, en la Abc, cadena, por otro lado, infravalorada al lado de Showtime y HBO, pero que ha dado series tan buenas como Perdidos o Mujeres Desesperadas. Modern Family cuenta la historia, a modo documental, con entrevistas sobre sus vidas incluidas, de tres familias: Una, la aparentemente más simple, es la más tradicional, hombre y mujer, y sus tres hijos. La segunda, Hombre mayor divorciado de neurótica, se casa con Mujer joven y Colombiana, y monísima, que trae consigo a un hijo de una relación tempestuosa con Colombiano atractivo. La tercera pareja está formada por dos hombres, que han adoptado a una niña Coreana, uno, con un refinado gusto estético, snob, y tímido, y el otro, con un ego enorme, simpático, y dramático a partes iguales.

La receta de la serie, es, incluso mejor de lo que parece. Las tramas llevan a la carcajada, y los diálogos son acidísimos, riéndose y a la vez conviviendo con las familias,…

La decepción

La decepción es un sentimiento vacío, sin sentido, que se estanca en el pensamiento y es difícil eliminarlo, ya que, contra la decepción hay pocos remedios con los que luchar, esta, la mayoría de las veces es ajena a nosotros, algo que no hicimos, pero que hicieron amigos, conocidos, padres, o, simplemente, gente a la que admirábamos, y que de un día para otro, nos decepciono con sus cambios, o fuimos nosotros los cambiantes y los que ya no vimos con idénticos ojos sus acciones, sus movimientos, sus deseos, y sobre todo, sus palabras.

Odio profundamente la decepción, quizá porque a veces también peco de confianza y me dejo llevar por las palabras y por los actos de la gente en la que la deposito  y que, sin querer, me decepciona. Claro está, también yo decepciono, puesto que, muchas de las veces esta viene dada por un sentimiento recíproco que afecta a las partes. En el peor de los casos, la decepción, cuando viene de la mano de gente cercana, es posible solucionarla, o simplemente, …

Adoration.

Creo que tengo memoria, al menos, una selectiva que me hace recordar cosas que la mayoría de la gente no recuerda, o que, puede que sólo yo me acuerde de recordar, o de mirar. Guardo también, como cajón de sastre donde todo cabe, las modas de los que fueron, de los que alguna vez se dijeron que era genios, o que, simplemente, se les prestó más atención que a otros, que ya venían siguiendo la estela de la decadencia. Atom Egoyan estuvo relativamente de moda mucho tiempo, yo, simplemente me enamoré de su cine, y también imagino, que para que se hablara de él, se tuvo que dejar de hablar de otros, que serían también muy grandes.

Ayer veía Adoration, penúltima película de Egoyan, la última, Chloe, remake de una película francesa, se estreno en el último festival de San Sebastian. Adoration no ha tenido tanta suerte, o al menos, no sé en cuantos sitio se habrá estrenado, en España no. Sin embargo, después de la algo fallida, Whrere The truth lies, Egoyan vuelve a retomar un carácter intim…

El Riesgo

Después de una tremenda promoción, de críticas, tanto por su elevado presupuesto, como por la misma película, después de una espera que siempre se hace interesante sabiendo quién está detrás del proyecto, por fin, ayer estuve viendo Ágora, la última película de Alejandro Amenábar.

Después de ver la película lo primero que pensé fue, en menudo embolao se ha metido éste muchacho. Y es que, desde hace un tiempo, me da la impresión de que, al contrario de lo que pueda parecer, la Religión cristiana en España está en auge, y todo ataque que se le hace a la misma, termina en contra del libro, película, o medio de expresión en el que se critique a esta iglesia, que, afortunadamente, no somos todos. Hace un año, la estupenda Camino, de Guillermo Fesser, película grande y con muchas lecturas sobre la gran mentira que es la religión, acabó sin ser apenas vista, cuando, por su calidad, tendría que haber sido uno de los éxitos del año. Por otro lado, no hace muchos años, La Pasión de Cristo, de M…

Series acabadas, de siempre, y nuevas.

Es curioso como, al menos en mi caso, imagino que hay más casos, siempre hay más, las series ya forman parte del consumo diario de historias, a las que ya pertenecían los libros, y las películas, y el teatro. Lo peor, o lo mejor, ahí cada uno, es que el abanico de series se ha multiplicado por tres en los últimos años, y, de tener una o dos series a las que se seguir, algunos hemos pasado a tener diez, u once, o más. Ni que decir tiene, que esto de las series es una elección, y cada uno se puede enganchar o desenganchar cuando buenamente quiera o pueda, según el grado de adicción a la misma.

Septiembre y Octubre son meses fatales para las series, porque es cuando hay que tomar la decisión de cuales dejar, cuales seguir, y a cuales engancharse. Las que dejar, después de ver algo de los primeros episodios, ya las tengo más que claras: Anatomía de Grey, serie que me ha dado muy buenos momentos, pero que, ya no me creo, y que me aburre. No pude acabar su capítulo doble de hace dos semana…

Si la cosa funciona.

Los grandes aciertos y los grandes fallos de las películas de Woody Allen nacen del mismo sitio: sus neurosis. Y es que, los temas que Woody Allen ha tratado definen perfectamente su filmografía: el miedo a la muerte, la religión, el sexo, y como experto en los temas, ha dado grandes obras maestras como Hannah y sus hermanas, o Misterioso asesinato en Mahattan. Los temas, vuelven a repetirse en Si la cosa funciona, temas, que divierten y te hacen echar unas estupendas risas, pero que, en el fondo, nos hacen pensar que vuelven a ser los mismo que durante años nos ha contado, de ahí, los grandes fallos de las películas de Woody Allen en sus últimos años. De todas formas, Si la cosa funciona, se deja ver, mucho mejor que las anteriores, y te hace pasar unas dos horas en el cine, disfrutando otra de Woody Allen, sin esperar mucho más de lo que siempre nos ha dado, pero al mismo tiempo, disfrutando con todo lo que todavía nos sigue dando.

La verdad, es que por una parte está el cine, y por…

Universo Campanella

Convivo por unos días con el mundo, que ni es curioso, ni es peculiar, más bien realista y complejo, de Juan José Campanella, director de nuevo en alza, y que, yo, como mucha gente, conocí con la estupenda El hijo de la novia, aunque ya había hecho otras películas como El niño que gritó puta.

Y digo que está en alza, porque durante un tiempo no lo ha estado, o por lo menos, el público, el Español, se olvidó de él y no lo apoyo viendo una estupenda serie que yo he devorado en varios días, Vientos de Agua, y que emitió Telecinco, aunque sólo tres capítulos. Ahora, también está en los cine su última película, El secreto de sus ojos, que también recomiendo encarecidamente.

El universo de Campanella, o su mundo, es realista, o al menos, intenta hacer sus personajes lo más reales posibles, haciéndoles hablar con unos diálogos que rozan en muchos casos la perfecta linea con el mundo real, y que, gracias a ellos, se produce la magia de la empatía, y de la emoción, tan difícil de conseguir.…

District 9

Lo de las películas de acción son como los hombres rudos, tu crees que con la conversación, y con dos o tres libros puedes hacer que cambien, y vean las cosas de otro modo. Sin embargo, las películas de acción, al igual que los hombres rudos, son lo que son. Entretenimiento y palabras bestias que por mucho que queramos, no cambiaran nunca. A Hollywood le sale rentable. Sin embargo, cada vez que aparece una película de acción con una presunta sensibilidad, o inteligencia en el guión, parece el descubrimiento del fuego, y cree más de uno, que es que, el cine en Hollywood está cambiando, a lo mejor, influenciado por el Europeo. Si bien es cierto, hay películas que, por tener detrás a un gran director, como Paul Greengrass con Bourne, han hecho películas de acción estupendas.
District 9 es una peli de esas que se podrían clasificar como excepción en el cine de acción, pero en el fondo, es eso, una peli de acción, por mucho que su guionista haya sido medianamente original en plantear su g…

Grizzly Bear. Veckatimest

>

Me confundo entre tanto nombre para clasificar la música . Folk, pop, rock, folk clásico, folk americano, folk ambiental, pop folk, o rock pop folk, o cualquier término, que normalmente se les ocurre a los de Rockdelux, ellos, siempre tan modernos. Tomo la decisión más acertada, dejarme llevar, y escuchar menos música, mucho menos, ponerle un nombre. La música es música, y es pop, o rock, y si acaso, folk, a secas.
Ni que decir tiene que el último disco de Grizzly Bear, “Veckatimest”, necesita de la escucha, y está en el lado opuesto de lo que hoy es el escuchar y tirar.  Las doce canciones del disco son piezas de orfebrería que se van disfrutando con las escuchas, en fin, no es de extrañar ya que Nico Muhly, el chico de moda de la música pop, como de las clásica, está detrás de los arreglos, al igual que ya lo estuvo del precioso trabajo de Antony and The Johnsons, The Cryng Light.
Disfruten de la música, yo lo hago, y si es posible, con pocas etiquetas…que no soy muy orde…

Juan Belmonte, Matador de Toros

Nunca creí, y sin embargo creí mal, que alguna vez escribiría una entrada sobre toros, o simplemente, sobre algo que versara sobre tema taurino, tema, que por otro lado, y por lo general, me la trae bastante al fresco, por no decir que la fiesta es algo que cuestiono la mayoría de las veces, y no en el mejor sentido en el que se puede cuestionar algo.

Sin embargo, aquí estoy, para intentar hablar sobre el libro Juan Belmonte, Matador de toros, del interesantísimo Manuel Chaves Nogales, escritor desconocido por mi hasta ahora, y al que voy a empezar a aficionarme, al menos, en los pocos libros que escribió. En realidad, me encantaría hablar de Chaves Nogales, más que de Belmonte, personaje taurino del que se narra su vida en el libro, ya que, Nogales me parece el gran hallazgo del libro, sin desmerecer la interesante vida de Belmonte. Y es que, Juan Belmonte, Matador de toros, es más que una biografía de Belmonte, es una curiosa radiografía de principios de siglo, tanto de la sociedad …

Weeds. Cuarta y quinta temporada.

En Weeds, serie que ya reseñé, han ido pasando muchas cosas. Dejaron el pueblo, los niños crecieron y fueron al gimnasio, viven en México, conocen el tinglaillo de la droga de allí, han tenido hijos, se han enamorado, Alanis Morrisette hace de doctora, hubo secuestros, y cultivos ilegales, también legales, bebieron, se pegaron, introdujeron secundarios estupendos, y también siguieron los mismos, conocieron el infierno, y también el cielo, tontearon con los políticos, y hablaron de inmigración, y en cierto modo, se hicieron todos un poquito delincuentes, y sí, inevitablemente, siguieron fumando Marihuana, y vendiéndola, porque, al fin y al cabo, es Weeds, una serie pequeñita, que sigue sin ver mucha gente, pero que a mi me gusta ver todos los veranos, que es cuando la emiten en ShowTime, porque me río mucho, también me da temas en los que medir mis niveles éticos, y además, me divierto, y me frustro cuando acaba cada una de sus temporadas. En fin, Weeds es Weeds, y espero, que lo sea …

Delgadez y gordura.

Yo soy gordo. Imagino que es la mejor forma de empezar esta entrada. Yo soy gordo. O lo era. O siempre lo seré aunque ahora esté delgado. Más o menos. En proceso de nuevo a la delgadez. Además, yo soy un gordo casi profesional. Mi hermana ha sido también toda la vida una profesional de la gordura, y qué decir de mi padre. Mi madre, siempre se ha librado. Así que lo de la gordura en mi caso viene a ser como la herencia de la empresa familiar, de la que además, mi hermana y yo, siempre nos hemos querido librar. Mi padre no, él está orgulloso de la empresa, y no pone ningún remedio para venderla.

Si profundizo un poco más, quizá más en mis momentos de delgadez que de gordura, ésta se ha producido cuando he estado lejos de la empresa familiar. Mi momento de más delgadez fue cuando vivía en Cádiz, en el que tuve que repetir mil veces que no estaba anoréxico, y que comía, aunque de forma responsable, y sin darme atracones. Quizá la tranquilidad de Cádiz me calmó, y dejé de tener ansiedad. …

Scarlett Johansson y Pete Yorn

Reconozco que el disco de Scarlett Johansson, Anyway i lay my head, no me gustó mucho. Sin embargo, me intereso su colaboración con Pete Yorn. Y esto es otra cosa, principalmente porque el trabajo es más de él, aunque ella también forma parte activa del estupendo album. Un disco lleno de pequeños detalles, con ritmos curiosos que envuelven las voces de Pete y de Scarlett, y esa peculiar relación que intentan contar a través de las canciones. En fin, si alguién, yo mismo, dudaba del talento de la actriz, aquí se despejan las dudas. Break up es la luz que ilumina de nuevo su carrera musical, o no, puede que vuelve a las andadas.

Pete Yorn & Scarlett Johansson - Relator @ Yahoo! Video

South Pop. Crónica del Festival.

Para qué callarlo, tenemos ganas de festival. Miguel Ángel, Nacho y yo, hacemos las maletas y nos preparamos para el South Pop, Festival de música en Isla Cristina, Huelva. Los alicientes para el Festival son a priori muchos: música en directo, playa, piscina con Dj,s.

La primera sorpresa es el Hotel, justo al lado de donde serán los conciertos, y con una habitación estupenda donde dejamos las maletas para irnos a comer. Casualmente, en Isla Cristina es la feria del Bonito, y los bares ofrecen platos elaborados con este pescado, el cual degustamos con el mayor de los placeres. Luego nos espera la piscina, una piscina enorme y llena de tumbonas, donde encontramos a casi todos los que van al festival bañándose y bailando al ritmo del Dj. Además, los precios para la gente del festival en el hotel son mitad de precio. Miguel Angel y yo aprovechamos la oferta, no digo más.

Y empieza el festival. Aquí quizá venga el único pero. El viernes es algo flojo con respecto a los grupos. Excepto C…

Mapa de los sonidos de Tokio

Como el nuevo diseño del blog me da la oportunidad de tener más de una entrada a la vista, voy a aprovecharlo y de vez en cuando también haré reseñas algo más cortas, según vea cine, o escuche música.
Empiezo esta nueva sección con Mapa de los Sonidos de Tokio, de Isabel Coixet, película que acabo de ver, y he ido a verla, pese a las malas críticas, por el buen recuerdo que guardaba de su anterior película, Elegy, que me emocionó, y disfruté mucho. No ha pasado lo mismo con Mapa de los Sonidos de Tokio. Me ha parecido una película poco creíble, con unos diálogos que chirrían por todos lados, y con unos personajes, que sinceramente, rozaban el ridículo. Pese a todo, Coixet sabe rodar, aunque, sinceramente, le fallan los guiones. En fin, me queda el recuerdo de Cosas que nunca te dije, película con la que se dio a conocer, y con la que yo entablé una curiosa relación, y entendí por completo su universo. Cosa difícil, por lo que parece ahora en su nueva etapa.

Drogas duras.

Para mi, muchas de las veces, lo interesante de una novela no es la historia que cuenta. Eso queda claro. Soy fan de Marías, y éste tiende a contar poco en sus historias, investigando más en la forma de contarlas, o de no contarlas, que en la estructura que la misma historia tenga tras de sí. Pero iré más allá. A veces, lo que realmente me puede interesar de una historia en una novela, es la capacidad del escritor para describir el detalle, el hecho, o los hechos,  que son difíciles de explicar incluso en la realidad; los pequeños momentos que vivimos los humanos unos con otros, y que son tan invisibles que al verlos en una novela te hacen dar un pequeño vuelco al corazón. Los detalles son minúsculos, nimiedades que puedan hacer que una relación cambie por completo, o que dejemos de ver a alguien como creíamos que era, o quizá, con solo dos frases, nos decepcione para siempre, o lo queramos para toda la vida, o lo odiemos sin remedio.

Hace unos meses, gracias a dos estupendos artícul…

La vida familiar.

Empezaré con un tópico: la familia no se elige. Sí, es un tópico manido y repetitivo, y que, a base de estas repeticiones, que no por ellas, parece más verdad de lo que en realidad es. Más o menos verdad, de entre todo el abanico de oportunidades y elecciones que podemos hacer a lo largo de la vida, la familia es una de las primeras que nos viene autoimpuesta. Por supuesto, las quejas por la familia pueden ser muchas, pero tampoco llegan a ser por el mismo hecho de ser tu familia. Al fin y al cabo, desde pequeños nosotros somos parte de ella, y se nos educa en la misma, se fomentan los hábitos, buenos o malos, y se nos da una visión de la vida, moral, ética y política, que en nuestra edad adulta, nosotros decidiremos si es la que nos interesa, o no. Nuestra familia nos ata a nosotros mismos, a nuestro pasado, a nuestro futuro, y en cierto modo, siempre hay que rendir cuentas, o al menos, dar explicaciones cuando a nadie o casi nadie se las damos. Sin embargo, al final, nos guste o no,…

Edimburgo. Pasos por Escocia.

Edimburgo engaña al visitante en su llegada, que, acostumbrado a ver barrios residenciales como los de Londres, tiende a pensar que el lugar que ahora visita se parece a lo que dejó en el pasado de la memoria reciente. Sin embargo, el engaño se desmorona pronto, al llegar al centro de la ciudad, donde los edificios son señoriales, y las casas, tanto las particulares como los edificios oficiales, parecen pequeños castillos que poco a poco han ido formando la ciudad hasta convertirla en lo que hoy es; una de las más bonitas y más infravaloradas de Europa, al menos, para una gran mayoría, al menos, para mí, que en mi incultura no la creí de tan gran belleza.

Edimburgo además acoge al visitante con gran gusto, imagino que acostumbrada gracias a sus múltiples festivales estivales, de cine, de teatro en la calle, de música...Abro los ojos con impaciencia sabiendo a priori que la ciudad me encantará, y que además, no serán dos días suficientes para verla y disfrutarla...ya no hay vuelta atrás…

Escocia. Primera parte.

Si hay algo que he aprendido en este viaje a lo largo de sus trece días, yque ratifica mi mala fama de urbanita, es el gusto a conocer ciudades, ya sean pequeñas como la preciosa Inverness, como más grandes, como la maravillosa Londres, o Edimburgo. A titulo personal, descubrir las ciudades en lugar de conocer los entornos naturales me parece más interesante. Me gusta la forma en que las personas crean los pueblos, los edificios, las calles, ylos juegos que se producen con ellos, a veces, mediante obras de arte que se integran perfectamente en mitad de una calle, o encima de una acera, o colgando de un gran edificio, o simplemente con la cotidianidad de las vidas de los habitantes de estas ciudades. Me gustan las voces de la gente en las calles, sentirme extranjero y pequeño en los lugares que no conozco, y engrandecerme cuando ya me empiezan a ser familiares los sitios, las caras, cuando empiezo a formar parte, aunque sólo sea por unos días, de ellos. Viajar abre la mente, conocer ge…

Venganza Kármika

Marta creía en el karma, y como creyente, justificaba su éxito al bien que durante años había hecho a sus padres, a infinidad de amigos, a no pocos conocidos y a muy largos etcéteras.

Carlos también había aparecido mecido por el azar, y Marta se dejaba querer, amar, proteger entre sus brazos musculosos, y sus piernas de atleta griego. Era una suerte el haberlo encontrado, al igual que la suerte la había llevado a ser una actriz de éxito, y la había hecho viajar por el mundo acompañada por su amado; éxito que había hecho que ella lo despreciara por primera vez, con una copa de champán entre sus dedos, insultando su talento con pocas palabras: Tú no vales para nada; Siempre estarás a mi sombra; Nunca te acompañará el talento.

A Carlos le bastaron tres años de insoportables insultos para dejarla, escondiendo en el odio cada una de sus maliciosas y venenosas palabras. Carlos, como catarsis para la cura, se había ocupado de reproducir sus insultos por cada uno de los platos de televisión en …

Londres Segunda parte. Pasos de Londres.

El tecer día comienza con la llegada de Raúl y Yolanda, que nos acompañan en el nuestro viaje hasta el final. Ya que ellos sólo podrán estar un día en Londres, aprovechamos para ver los museos más importantes. El British Museum nos recibe con insolencia, con un enorme techo acristalado que nos protege de la luz del sol y que nos muestra cada una de las salas del museo, museo que intenta hacer un recorrido por la historia del hombre a través de sus obras artísticas y pictóricas más importantes. Y lo hace, claro está, y nos reímos de todo el expolio que los Británicos han tenido que hacer para conseguir su museo. Volvemos al río, y volvemos a ver el parlamento, y recorremos la zona. Cogemos el metro a un barrio que tengo ganas de ver, el Soho, donde Londres se llena de color y de modernidad, de vanguardia, de juventud. Comemos en el Soho, y desde allí recorremos el barrio hasta Picadilly Circus, y Tragalgar Square, donde nos encontramos con su National Gallery, uno de los mejores museos…

Londres. Primera parte.

Londres despierta de repente, como una imagen inconsciente en mi cabeza que sus calles detonan como una bomba de recuerdos inesperados. El hotel nos recibe en español y las calles, para nuestra sorpresa, también están llenas del idioma. Paseamos toda la tarde a la orilla del Tamesis, recorremos puentes, calles, bares, parques con lunares en los arboles. Londres por la tarde se divierte en la calle, con hombres y mujeres enchaquetados frente a varias pintas de cerveza. Vemos el global treatre y varios teatros, pero el tiempo no nos da oportunidad para poder acudir a algún apetecible espectáculo. Otra vez el otra vez.

La lluvia hace su aparición, pero no nos importa mientras nos perdemos entre los londinenses, con seguridad, con impaciencia, con soltura. Compramos algo para cenar y acabamos un primer día prometedor. Las sonrisas nos delatan, pese a lo caro de la ciudad, nos encanta estar en ella. Es una ciudad abierta, moderna, y sabe reírse de ella misma, quizá un poco como los ingleses…