Ir al contenido principal

En el tintero




La tarea, casi siempre agradable, de escribir con moderada asiduidad un blog, resulta de vez en cuando curiosa, sobre todo, cuando después de un año descubres la de cosas que querías contar y que por pereza, o porque no te parecían del todo buenas, se han quedado en el tintero que tu propia cabeza satura con otras ideas que viene pisando fuerte y que, sin querer, sepultan en el olvido a las primeras. Es por eso, y porque, creo que muchas de las cosas eran medianamente interesantes, y claro está, también porque estamos en el último día del año, y las listas y números abunda, que mi resumen anual será de lo no contando, de lo que solamente pensé, y que si ahora no lo cuento, quizá no haya ocasión de hacerlo. Allá vamos.

El otro día, le comentaba a Un viaje a la luna, que en el momento de la muerte de Sergio Algora, me dieron ganas de hacer una entrada, primero para animarlo, ya que sé que cuando sigues a un grupo con tanta pasión y entrega, te duele que alguno de sus miembros muera, y segundo para profundizar un poco en como se establecen relaciones con gente que no conocemos, ya sean escritores, pintores, o cineastas, y esas muertas, hacen que se pierdan un poco de nuestra forma de vida, que irremediablemente está unida a ellos y a sus grandes obras. Aquí queda el pequeño homenaje, y un beso Iván, me gustó verte el otro día y hablar contigo, y tengo ganas de que empieces ese nuevo blog…Feliz año.

Algo de lo que no hablé, y debí haberlo hecho, fue del Ola Festival, festival con la cantante Björk en cabeza, y que nos hizo pasar una gran noche de buena música, a Miguel Ángel, a Nerea (un beso), y a mí. La entrada se iba a llamar, “Hazte un bis, Björk”, ya que la cantante islandesa, que dio un buen concierto, le faltó eso, un bis, que además iba a cerrar su gira del Volta. No hubo Bis, pero sí más conciertos, MGMT, que tenía ganas de ver, fueron divertidos, aunque con sol se deslucieron mucho, Editors me gustaron, aunque no me emocionaron, y Massive Attack me volvieron a un pasado, y aunque no me sorprendieron, llenaron de magia el ambiente, que al lado de la playa, hizo mágica la noche. Bien el festival, aunque los de Sinnamon, podrían currarse un poquito más las instalaciones.

También me faltó hablar de más conciertos, como el de la Casa Azul en Granada, quizá el mejor concierto del año, ya que fue sorprendente, y Guille es un artista con carencias, pero que se suplen con mucho talento y simpatía. El vértigo también nos trajo a los estupendo Underwater Tea Party, y a Paul Collins, y al más divertido de la noche, los catalanes Sidonie, que nos hicieron cantar bajito ya que otra vez la música se acababa pronto. Nota Vertigal; el año que viene…un poquito de Dj, y un poquito más de horas musicales.

Corta entrada para mi primera pelea oficial con Javier Marías, hace dos semanas en el EPs. Marías y sus manías hablan de que los blog son absurdos, y otra vez intenta convencer de que las nuevas tecnologías no son del todo útiles. A mí me hacen todo más fácil, y por eso, y aunque en cierto modo se retractó él mismo de su artículo la semana pasada, es de persona mayor decir ese tipo de estupideces. Intentaré reconciliarme leyendo alguna novela suya más.

También la estupenda serie 30 Rock tiene que tener un lugar aquí, ya que finalmente no he encontrado hueco en las navidades para hablar de ella, y me he tragado literalmente dos temporadas y media. Es Maravillosa, divertida, amena, y hace que te enamores sin remedio de Tina Fey. Recomendadísima, aunque creo que de ésta sí que hablaré en unos días, o semanas…para el año que viene, seguro.

Y por último, una entrada que también iba a escribir en éstos días, y que, prefiero resumir ahora. Se llamaría, Atracón Navideños, y no era por los mantecados. El atracón ha sido de cine, y es que, nada más llegar a Martos, he visto mucho del cine que se me ha escapado en las salas, y que por supuesto he conseguido rescatar con el visionado en mi salón. He visto la estupenda, y real “La ola”, en la que un grupo de adolescentes alemanes, en una clase de política, junto a su profesor, deciden hacer un grupo con el Leiv Motiv, de ¿se podría volver a repetir el tercer Reich en Alemania?. Interesantísima. El intercambio, última película de Clint Eastwood, como siempre me ha sorprendido, y sin duda la recomiendo, aunque, quizá le quitaba los últimos minutos de la misma…en fin. Está genial también. Y acabo hablando quizá de la que más me ha sorprendido de todas, Las horas del Verano, de Olivier Assayas. Una película francesa, con un guión sencillo y a la vez complejísimo, y que trata la historia de una familia y una casa. No cuento más, pero realmente es lo mejor de lo mejor del año.

Que tengáis un feliz año nuevo, y nos veremos en éste blog, espero que con muchas novedades, yo…lo voy a intentar.

Comentarios

Siempre se queda algo en el tintero querido....Feliz Año para tí también, muchos besos
Luisma ha dicho que…
Feliz año!
Amador Aranda ha dicho que…
Igualmente a los dos. Besos.
unviajealaluna ha dicho que…
La verdad es que lo de las
relaciones que establecemos con personas que no conocemos es bastante curioso... y hasta místico en algunas diría yo... Uno puede llegar a sentirse amigo, de alguien que no ha visto nunca, o de alguien con quien no se ha tenido mucho trato o a penas se conoce nada de el.

Gracias por ese pequeño homenaje Amador. A mi también me gustó mucho la reunión del otro día, lástima que faltara David.

Me quedo con esas recomendaciones, la peli francesa tiene muy buena pinta.

Un beso Amador, Feliz año 2009.
David ha dicho que…
Gracias por la recomendación de "Las horas del verano", la acabamos de ver y nos ha gustado bastante.
Hola Iván, sí fue una pena no poder estar en la fiesta, me hubiera gustado pinchar algún vinilo, de hecho ya había hecho una selección previa.
El concierto de La Casa Azul fue también para mí una entrada pendiente, no siempre se consigue dar con el tono adecuado o expresar bien lo que se quiere decir.
Amador Aranda ha dicho que…
No hay de que Iván, la verdad es que debía haber hecho la entrada, pero el año ha tenido momentos apáticos también. Feliz año.

Me alegro que te haya gustado la película...a mi me encantó. Por cierto, que al hablar con Antonio me recomendó Finales de Agosto, principios de septiembre, y le dije que no la había visto, pero sí, si la había visto...y al recordarla me di cuenta lo buena que era también. échale un vistazo. Besos.
combatientes70 ha dicho que…
creo que es un de mis pelis favoritas del año... me puso la piel de gallina y las lagrimas en los ojos con lo bien que narra todo... fue un placer saborearla en un cine... solo... sin nadie más... mil besos para todos... y es bonito recuperar las cosas que dejamos en el tintero
mykelangelo ha dicho que…
ufff, me temo que compartimos esa pereza y apatía de los últimos meses... en realidad mi blog va a estar cargado de flashbacks en las próximas semanas... en fin

a ver si me pongo al día en cuanto a las pelis, ando un poco perdido.

te mando un beso.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …