Ir al contenido principal

Riesgos.

Es interesante saber, o creer, que el buen cine, después de los años se seguirá viendo y disfrutando al igual que la primera vez que se vio, ya que, al contrario que el mal cine, el bueno, siempre seguirá fresco y lleno de inteligencia para todo aquel que se atreva a rescatarlo y a volver a verlo y disfrutarlo una y otra vez.
Al igual que la historia, de la que hacer juicios siempre es precipitado, también al cine le sobran los juicios rápidos, ya que puede haber películas que no son entendidas ahora, pero que quizá en cuarenta o cincuenta años se entiendan bien, también, claro está, tenemos el caso contrario: películas entendidas en su época, pero que ahora se ven antiguas, y poco interesantes.
El lunes, Miguel Ángel y yo nos fuimos de nuevo a la filmoteca, ésta vez para ver una película francesa de Rohmer, que yo, todavía no había visto, “Pauline en la playa”. Miguel Ángel iba más virgen que yo en el tema, ya que nunca había visto una película del realizador francés: están todo el rato hablando, le dije yo con los antecedente que tengo sobre el director en películas que me encantaron en su momento, como Mi noche con Maud, o los Cuentos de las estaciones, sobre todo, Cuento de Otoño.
La película nos gustó mucho; es una película fresca y divertida, y los “peros” en contra que pueden significar algunos personajes, como el de la tía de Pauline, se ven como momentos bastantes simpáticos y algo naif, con los cuales la gente en el cine se rió mucho, y nosotros, pues también. Sin duda Rohmer ha sido siempre un director arriesgado, y arriesga en sus historias, más allá de modas, y de tendencias. No todos los hacen, claro está.
En el otro lado que me presentan los días, está Quantum of Solace, la última película de James Bond, que Nacho y yo vimos anoche en los estupendos cines Kinépolis. Yo siempre digo que no soy objetivo cuando voy a Kinépolis, porque con esas pantallas y con ese sonido ensordecedor, te quedas como traspuesto en la butaca. Y sí, ayer disfrute mucho con Quantum of Solace, sobre todo porque 007 siempre me ha parecido un personaje estupendo. Sin embargo, más allá del divertimento que me proponía la película, llegué a la conclusión de que los 007, productos comerciales únicos, nunca arriesgan nada, siempre van a lo seguro, a lo que saben que funciona, ya sean en los guiones, en parte éste escrito por Paul Haggis, o en la dirección, del muy ecléctico Marc Foster, y de la que copia casi al dedillos algunas de las mejores escenas de la Trilogia de Bourne, sin duda, la mejor acción de los últimos años, dirigida la segunda y la tercera, por el innovador y arriesgado Paul Greengrass.
No estoy haciendo una mala crítica de la película, es sólo que 007 entretiene muy bien, pero no arriesga, y hace que tengas la sensación de que ya lo has visto antes, en otros 007 o en Bourne.
Me quedo con Rohmer, o con Paul Greengrass, capaces de embarcarse en proyectos diferentes, cada uno en su manera particular de ver el cine, pero que hacen que el cine avance, aunque por el camino tengan descalabros, y tropiezos, al fin y al cabo, nadie aprende sino es equivocándose, y nadie, por supuesto, es capaz de hacer obras de arte sino intenta ir más allá de los que otros han ido antes.
Profundizar o morir. Innovar o olvidar. Crear o copiar. Dicho queda.

Comentarios

ant ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
combatientes70 ha dicho que…
desde luego ama, todo en la vida debe ser riesgos y más riesgos... sino que hacemos... yo a rohmer lo empecé a entender cuando pasé los treinta y ahora me encanta... 007, nunca he sido fans... pero debo reconocer que con este maromo, hasta yo voy al cine... madre del amor hermoso
Amador Aranda ha dicho que…
Totalmente de acuerdo, hay que arriesgar, en todo, aunque se acabe perdiendo o fracasando...esto es lo que tiene. Un besote, ya me contarás el 007.
unviajealaluna ha dicho que…
Yo de Rohmer sólo he visto Pauline en la playa y El rayo verde. Coincido contigo, y esto lo pude notar en ambas películas, en que tienen mucho de naif las actuaciones de los actores... incluidos los sobaquillos de Pauline (será la moda francesa..., os daríais cuenta del detalle ¿no?, no se me olvidará jaja).

Un abrazo
Ricardo Baticón ha dicho que…
Hola!

Yo de Rohmer he visto Cuento de verano y creo que alguna más... Este tipo de cine francés me gusta mucho, y por supuesto que este “Pauline en la playa” me la apunto porque me gusta este cine. Respecto al otro cine más comercial, la última de 007, al cine casi seguro que no vaya a verla. Me esperará a verla en dvd ya que no soy seguidor de la saga y coincido plenamente: entretienen pero no arriesgan NADA.

Saludos.
Amador Aranda ha dicho que…
Para no darse cuenta de lo de Pauline, jeje, sería la moda. Por cierto, como vas, que hace que no nos vemos. Un abrazo.

La verdad es que yo me debería de poner a ver la filmografía de Rohmer, pero...poco a poco. Un saludo Ricardo.
mykelangelo ha dicho que…
Holas!

Ya no soy virgen, una pena... Pues sí, la peli tiene unas perlas ( que ya he olvidado) sobre las relaciones de pareja que son memorables. A veces parece que estuviéramos asistiendo a una escenificación de un curso sobre relaciones humanas, jejeje. El toque naif, la salva de caer en la trivialidad.


007 ya no es 007. es otra cosa, una especie de mezcla entre harry el sucio y charles bronson con un montón de escenas de acción. el punto inglés, la elegancia y el toque detectivesco se han ido de momento. no he visto la última, pero es lo que opino de la anterior.

besos.
googler ha dicho que…
Although from different places, but this perception is consistent, which is relatively rare point!
nike dunk

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …