Ir al contenido principal

Cine clásico en pantalla grande


Si hay algo que le da un aire cultural “especial” a una ciudad es que ésta goce de una Filmoteca en la cual, cada cierto tiempo, se programen ciclos de cine interesantes, se vuelva a rescatar a directores que puede que vivan en el olvido, y haga de todo esto, un acontecimiento apetecible para todos aquellos “aficionados” al séptimo arte. Afortunadamente para mi, Granada tiene filmoteca, a la que de vez en cuando Miguel Ángel y yo (Nacho todavía se resiste), hemos acudido para ver películas, nuevas o antiguas, en una pantalla grande, y en la maravillosa versión original subtitulada, que las series, parece están poniendo de moda. (qué bien).

Ayer acudíamos Miguel Ángel y yo para ver “Quiero la cabeza de Alfredo García”, de Sam Peckinpah. Y allí, rodeados de gente joven, y menos joven, de alternativos, peluos y gafapastas, disfrutamos durante dos horas de una maravillosa película, llena de modernidad, y de tragedia griega, de referencias al cine actual, y de actores desconocidos, desparecidos hoy pero que dejaron un legado importante para el séptimo arte.

Y a la salida, como contertulios del programa del Garci, comentamos a Tarantino, y a Von Triers, a Almodóvar, y como los tres beben de ésta película en sus respectivas obras. En definitiva, una gran noche.

Es extraño, por otra parte, como Internet, y sus descargas, son capaces de acercarnos filmografías del todo el mundo, y sin embargo, estar matando un poco al cine clásico. O puede que sea yo, que no hace tanto tiempo buscaba y casi mataba por ver algunos títulos que creía imprescindible para mi crecimiento cinematográfico. Recuerdo que busqué a Dreyer y a Mankiewicz hasta que pude ver la mayoría de sus títulos, a Hitchcock y Truffaut, a Wilder, y Wyler, Buñuel y Hawks, Ford, Renoir. Y como ya digo, me obsesionaba por ver todas sus películas, pero ahora, con la posibilidad de verlas, me he vuelto perezoso entre tanta serie de televisión y película prescindible, y apenas veo cine clásico.

Por eso Miguel Angel y yo decidimos ayer, en un cine lleno de gente en el que no te cobran la entrada, rodeados de gafapastas y peluos, y con la versión original delante de nosotros, que deberíamos acudir al menos una vez por semana a mirar el pasado del cine, que siempre está lleno de sabiduría y de talento, de grandes historias que crean nuevas, de cultura, popular, y trascendente.

Así que, allí os espero, yo voy a ir, al menos, lo voy a intentar.

filmoteca de andalucia.com

Comentarios

Nacho ha dicho que…
Hombre, resistirme, resistirme...

Es que, bajar al centro después de haber trabajado hasta las 20:30 horas desde las 8:30 horas de la mañana con hora y media para comer, incrementa las posibilidades de que interrumpa la banda sonora o diálogos de la película con estruendosos ronquidos.

No sé, como que corro el riesgo y como que no me apetece, pues me vuelvo a casita después del curro, je, je.
Amador Aranda ha dicho que…
Te resistes...y lo sabes.

Un beso.
RICARDO BATICÓN ha dicho que…
Pues que gozada contar con una Filmoteca de tal categoría, una pasada.

Amador, he visto ahora que participas en los Premios 20 Blogs y yo sin saberlo... y el otro día voté en todas las categorías sin saber que el tuyo participaba en una de ellas. Ya me joroba que no te pueda votar ya.

Un saludo.
Pues en breve podréis contar conmigo, así que avisadme. En esta semana hablamos. besos
Amador Aranda ha dicho que…
Ah, pues yo pensaba que me habías votado tu...como tenía dos votos...jeje. Yo sí te voté, creo que no he votado mucho más, es un pestiño eso. En fin.

Un saludo.

Ya sabemos algo de que nos acompañarás a la filmo, jeje, ayer nos informaron vigia. Un besote.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …