Ir al contenido principal

Contaminación

Puede resultar peculiar y muy interesante las miradas que se tienen o se pueden llegar a tener de una serie, o de un libro, o incluso de un disco cuando en el espacio de la vida en que se está viendo o leyendo o bien escuchando, se combinan entre ellos, y sin uno darse cuenta, y sin tener conciencia de ese cambio, las series y los libros, y la música, se contaminan y hacen de ésta combinación un resultado final más enriquecedor si cabe que el que se tendría de ellas si se vieran por separado. También pasa un poco en la vida, o se podría extrapolar a ella, ya que dependemos muchas veces de quién nos rodeamos para ver la vida de una manera o de otra. Según estemos también. Iría más lejos incluso, a veces dependiendo de qué veamos o leamos, o escuchemos, viviremos y veremos la vida de una manera o de otra, y es que, todo es influenciable, hasta un cuento corto con moraleja facilona.
Todo esto viene sencillamente a que yo estoy teniendo una lectura y un visionado de una serie al mismo tiempo, y no puedo más que hacer comparaciones en el tiempo, ya que las dos están basadas en hecho reales; uno de ellos, el libro Vida y Destino de Vasilli Grossman, que cuenta en una historia coral la vida de muchos grupos de personas, la mayoría de ellos rusos, que sufren (iba a poner vivir, pero no creo que la palabra vivir sea adecuada para hablar de una guerra) la segunda guerra mundial. Los otro en comparación, son unos soldados americanos en Iraq, en la estupenda serie de la HBO Generacion Kill. La guerra es nexo de unión de el libro y la serie, y sin duda, se parecen más de lo que a priori se puede pensar. El ansia de matar con la que los soldados americanos van a Iraq, y del cual presumen con los amigos, e incluso saben, que lo harán cuando vuelvan, es difícil no compararlo con la prepotencia y la seguridad con que los Generales Alemanes trababan al pueblo judío en la segunda guerra mundial. También el desconcierto que sufría el pueblo judío inconciente como algún personaje de su condición de “Judío”, se compara al desconcierto del pueblo Iraquí, que tiene que salir de las ciudades porque un presidente en los Estados Unidos ha creído que estaban presos de un dictador y había que liberarlos (cuanta mentira nos ha soltado éste tío, y se morirá sin castigos). Comparable también la deshumanización con que los soldados tratan a las iraquíes, a los civiles que no son más que un número a no ser que lo tengan delante y puedan empatizar, ver sus ojos para así darse cuenta que están delante de un ser humano.
Me surgen preguntas mientras escribo esta entrada ¿Será capaz el ser humano de mirar a otras culturas sin sentirse superior a ellas, y, sin creer que al destruirlas podrá enriquecerse?. ¿Educaremos para la convivencia alguna vez a las futuras generaciones para que la religión, la etnia, o la condición sexual no sea un impedimento para el entendimiento?. ¿ Tan difícil es cambiar?
En fin, no saco conclusiones, pero dejo las preguntas, y también la recomendación del libro, y de la serie. Merecen la pena.

Comentarios

Respuesta: NO :(
P.d: pero qué bien se oyen mis auricularessssss....ooooooooohh :)
El hombre siempre será un lobo para el hombre, como diría aquél. Mientras, gracias a mis maravillosos auriculares, mientras los lobos rugen, muerden, desollan...escucho "El arte de la fuga" de J.S Bach.
mykelangelo ha dicho que…
la música es lo único que merece la pena :P

dos cosas... la primera con respecto al tema de verse influenciado: me hace gracia las reticencias que ponemos casi todos cuando alguien nos recomienda algo muy encarecidamente, ¿por qué defendemos nuestra a veces absurda posición de desacuerdo aún sin haber contrastado lo suficiente? ¿pensar es pensar en contra?

otra: la psicopatía social o personal que se deja ver en las situaciones de guerra... me acuerdo de la peli el silencio de los corderos cuando decían que a traves de las noticias intentaban que el sicópata viera a la víctima como a una persona y no como a un objeto (piel). tb me recuerda a Alex de 'In Treatment' y su frialdad ante las victimas... en las guerras dejamos de ser humanos y de tratar a los demás como tal, nos volvemos psicópatas en toda regla, lo que es realmente aterrador porque algunos no se recuperan de ello (tb el valle de elah tiene mucho que ver con todo esto...)

bs
Amador Aranda ha dicho que…
Me alegro que te hayan gustado tus cascos vigía, jeje.Un besote.

La verdad es que el mundo está muy mal montado (bueno, para algunos está estupendamente), pero así seguirá. Muy buenas reflexiones de in treatment y de en el valle de elah.
Besos.
combatientes70 ha dicho que…
El mundo ha sido y será una porquería ya lo sé... así empezaba el tango cambalache... pero creo que en medio de esa porquería queda espacio para la música... y que cada uno haga su propia música...
Amador Aranda ha dicho que…
En fin, cada uno tiene que buscar razones para seguir...aunque todo nos parezca una mierda, como dicen Astrud. Un besote.
Vértigo ha dicho que…
Hey...no seáis tan pesimistas...además de la música hay otras muy buenas cosas...

Yo ahora estoy escuchando Barrowland Ballroom de Amy Macdonald y no veas que subidón..

Vengaaaa un abrazo
Amador Aranda ha dicho que…
Jeje. Me pillaría un día pesimimista el otro día, de todas formás la cosa no está tampoco para tirar cohetes. Ya le echaré un vistazo a los discos. Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …