Ir al contenido principal

FARO






Redacción FARO

EDITORIAL


Comenzar una andadura, sea del tipo que sea, requiere, sobre todo, voluntad para llevarla a cabo, que unida al esfuerzo, interés e ilusión, hacen que el proyecto salga a flote.

Comenzar a dar vida a la revista FARO que hoy presentamos en papel y también en la red, después de un paréntesis obligado por el cese de la anterior Junta Directiva del Grupo de Empresa Valeo y la incorporación de la actual, ha supuesto voluntad, mucha voluntad, esfuerzo, interés e ilusión de todos los implicados, pero dicho esto, no hay que extenderse mucho más en este aspecto, puesto que no mejora ni añade nada a su contenido.

Vivimos en la era de las opiniones. Todos queremos opinar, y si es públicamente, mejor. Existe una profusión de expertos, una sobredosis de protagonismo, gente que lo explica todo, que lo sabe todo y así nos lo hacen saber en interminables tertulias radiofónicas o televisivas, en ponencias, cursos o talleres donde se debaten acaloradamente todos los aspectos de la vida, sean sobre temas universales o sobre la nada.

Pero para opinar con criterio, para defender una idea, tenemos que saber mirar atenta y minuciosamente a nuestro alrededor hasta comprender lo que nos indigna, nos emociona o nos rebela, y sólo entonces estaremos preparados para exponer nuestro punto de vista, y buscar alternativas.

Y una manera de expresar las opiniones, de dar forma a las inquietudes o los anhelos, es situar nuestro ánimo en la intención de aportar algo a la comunidad en la que vivimos, de intentar entre todos crear algo positivo, una sociedad en armonía y donde todos nos sintamos representados.

Es ahí donde incide el ánimo de esta nueva publicación. En la necesidad de entendernos, de entender al otro, como primera condición para ser respetados.

Equipo de Redacción de la revista FARO

Dirección de la revista On line


www.faroenlared.blogspot.com

Comentarios

mykelangelo ha dicho que…
hay que opinar, discutir e intercambiar ideas, creo que es algo positivo siempre que se haga desde el respeto y de una manera constructiva.

bon voyage!!!
Amador Aranda ha dicho que…
Pues sí, ya hemos empezado el viaje...parece que será entretenido, seguro que con alguna turbulencia, y con algún espectáculo a bordo, que siempre se agradece. Ya te guardo un billete para ti también, que sé que te gustan los viajes. Un besote.
mc ha dicho que…
Leida de cabo a rabo: Muy interesante, bien escrita y mejor maquetada... Un must have (o must read).

Mucha suerte y a ver si nos vemos esta feria!
Amador Aranda ha dicho que…
Me alegro que te guste...ya te pediré colaboración para la siguiente, si te apetece, claro, jeje. Nos vemos en la Feria.
RICARDO BATICÓN ha dicho que…
Bueno, Amador, mi enhorabuena más sincera para que este proyecto, esta revista tanto en papel como en digital haya visto la luz. Me he pasado ya por la versión web... y está muy bien, la maquetación y todo... y excelente tu reportaje sobre la peli Vértigo.

Larga vida a FARO!

Un saludo!
Amador Aranda ha dicho que…
Me alegro que te haya gustado Ricardo. Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …