Ir al contenido principal

El poder de no ser observado.


Alguna que otra vez he comentado en el blog que el Antonio Gala de los últimos años cuando aparece en televisión me hace reír, y, además, las cosas de las que hablan me parece más interesantes que las que decía hace algunos años (puede que sea yo el que está creciendo y él siempre haya dicho las mismas cosas). Hace unas semanas aparecía de nuevo, en un programa de entrevistas que no recuerdo el nombre, pero que conduce Lorena Berdum, chica que por lo que parece vale pa un roto y pa un descosío. En el programa, entre complicidades con la periodista-sexóloga, hablaba de que ahora le era imposible salir a la calle en Córdoba, que cualquiera que lo veía, sacaba un móvil y se ponía a hacerle fotos. Todo esto lo decía algo apesadumbrado, y no es para menos: la fama le ha arrebatado algo tan valioso como es el disfrute de su misma ciudad a la hora de pasear, de estar con los amigos, o de ir a comprar el pan. Me pregunto cuantos escritores en España pueden decir lo mismo que Antonio Gala. Sin duda a mi admirado Javier Marías, excepto casos puntuales, no creo que le sea difícil salir a la calle y hacer vida normal. Tampoco creo que a Almudena Grandes le pase, ni a mi no menos admirado Antonio Muñoz Molina, y si nos ponemos a pensarlo, escritores internacionales de éxito, no sé, a los últimos premios Nóbel, Pinter, Coetzee, o Doris Lessing no me los imagino corriendo de los paparazzi para proteger su intimidad. Sin duda el talento y el éxito, a veces no van de la mano de la popularidad. Es la televisión la que en su momento dio popularidad a Antonio Gala, seguramente porque a él le apetecía ir a tertulias donde hablaba de todo meno de sus libros. Y, esa popularidad puede que elegida, le resulta un pesar ahora en los últimos años de su vida.

Hace ya casi un año escribía en una entrada llamada, El poder de ser observado, como, cuando fui a un concierto en el Sugarpop del grupo Americano The Ladybub Transistor, veía a Jota el cantante del grupo Los planetas haciendo cosas que a mi, en ese momento me parecía que hacía porque tenia su público para hacerlas, quiero decir, los fans de su música, que habíamos ido a ver un concierto que no era suyo. (También criticaba su último disco, luego me retracté…principalmente porque me parece una maravilla). Pues bien, hace unas semanas, después de ir al cine a ver cortometrajes al Kinepolis con Miguel Ángel, me volví a encontrar con Jota, en un sitio totalmente distinto: Carrefour, sección congelados. Desde luego, la situación era muy diferente a de la del año pasado. Nadie lo miraba (excepto Miguel Ángel y yo). Nadie giraba la cabeza para comentar que ahí estaba Jota, y por supuesto, nadie sacaba su cámara de fotos o le pedía un autógrafo.

No entendía muy bien por qué un grupo como Los Planetas, que llevan tantos años, y que han sacado tan buenos discos, son todavía tan desconocidos para el gran público. No salen en los telediarios y sin embargo grupos peores que ellos sí lo han hecho. Tampoco los buscan muchos por los periódicos. Ni en las televisiones. No. Los planetas salen en revistas de música, donde arrasan en las listas cuando sacan disco. Aparecen en los grandes festivales españoles como cabezas de cartel de los escenarios grandes. Y salen en la tele, pero en los canales de música especializados. Y es que, sin duda, la televisión se ha convertido en dadora de popularidad, y culpable de las muerte prematuras de talento. Es como si, al salir en televisión, uno vendiera más libros, como en el caso de Antonio Gala, o más discos, o más películas, pero el precio que se paga por ellos es una fama rápida que pasa factura a aquel que quiera seguir cultivando el talento, sea éste cual sea.

Comentarios

Manu ha dicho que…
Hola Amador!!!pues eprsonalmente a mi me gusta que pase eso con los Planetas, no me gustaria que salieran cada dos pro tres en la tele o en los periódicos. Aunque si es verdad que es una pena que la mayoría de al gente no los conozca, eso si, los que los conocemos somos auténticos fanáticos jeje.Un abrazo
unviajealaluna ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
unviajealaluna ha dicho que…
"Y, esa popularidad puede que elegida, le resulta un pesar ahora en los últimos años de su vida."

Ja! No es tan cruel como decir que le quedan 2 telediarios pero viene a ser lo mismo...

Los Ladybub Transistor molan y ademas es una casualidad que los estuviese escuchando justo cuando leia esta entrada... que cosas...

Totalmente de acuerdo con las últimas 4 lineas de esta entrada, son acertadísimas...

De todas formas, yo creo que el caso de Los planetas es el estado ideal que yo elegiría para mi..., me explico, un estado en el que se te reconociera tu trabajo como a ellos se les reconoce en los medios especializados como bien dices y además pudieras pasar bastante desapercibido en el día a día...

Lo siento, he suprimido el comentario de antes... no se por qué motivo me aparecia mi clave de gmail al final y no se iba a entender nada... además que no era plan jaja, vamos a ver ahora...
Amador Aranda ha dicho que…
Hola Manu, qué tal. Cuanto tiempo!!!. La verdad es que yo opino igual, tampoco me gustaría que estuvieran hasta en la sopa...pero bueno...y realmente sí que los conocen mucha gente, al menos el nombre, y en Martos, casi todo el mundo sabe que uno de sus miembros es de allí, otra cosa es ya quién lo ha escuchado, claro está. Pues eso. Un abrazo.

JAJaja...la verdad es que no me había dado cuenta de la frase, en fin, es que....está mayor, no es ser cruel, es ser objetivo...en fin. Por cierto, ya he montado la primera parte de tu videoblog...se oye,, y todo. Saludos.
nemam ha dicho que…
PA CUANDO ESA REVISTAAAA??

me tienes en ascuasssss!

jejej

sabéis que aqui en Ciudad Real vive el auténtico doble de Jota??

o se habrá clonao pa tener una vida anónima culiparda??

a ver si pueo hacerle una aaaa-foto algún dia..
Amador Aranda ha dicho que…
Jaja. Pues sí, hazle una fotico o algo...y lo vemos...jeje. La revista, está maquetada casi por completo, y falta alguna cosa, y nada, imprenta, y pa alante. besos.
RICARDO BATICÓN ha dicho que…
Amador, muy interesante lo que comentas en tu blog, pero es que está clarísimo el asunto: o sales en la tele o no te conoce ni Rita, así de triste. Claro a qúe precio?... ganando mucha más pasta, vendiendo más libros com Gala o vendiendo más discos com El Sueño de Morfeo... Yo soy de los que pienso que me prefiero vender menos libros y discos pero estar en el carrefour comprando tranquilamente el pescado o estando tomando un café en un bar. Esa libertad no se paga con dinero... pasear sin que nadie te conozca!... un lujo.

Me imagino que más escritores que sí les pasaría lo de Gala son ahora mismo... Carlos Ruiz Zafón, Ken Follet... y no se alguno más como el Reverte.

Y lo de los Planetas, fíjate, a mí me encantan, tengo varios discos pero ni sabía que el cantante se llamaba Jota. Me encanta su canción Un buen día... entre otras muchas.
David ha dicho que…
Quizá lo que falta es respeto a la intimidad. Por mucho que admiremos a alguien, si le vemos por la calle debemos dejarle tranquilo. En las entrevistas digitales a Boyero alguien le dijo que le había visto paseando y que prefirió no decirle nada, lo cual Boyero agradeció. Seguro que si le hubiera parado, éste le habría soltado alguna bordería y ya se habría comentado el agrio carácter del crítico. A mí me jode sobremanera que alguien me hable cuando voy en el tren, pero todos los viajes se sienta alguien a mi lado e intenta una conversación. Aunque bien es cierto que la última vez me dijeron que si salía en la tele...
Amador Aranda ha dicho que…
De todas formas, creo que la mayoría de la gente que trabaja en las diversas artes, vive muy tranquila, e imagino que gana dinero...aquí sólo queria contar un caso concreto...No sé si me he explicado bien en la entrada...en fin, pues eso. Saludos.

Sí, hay que respetar, de todas formas, en fin....si quieres que te hable porque lo admiras mucho, siempre le puedes pedir la hora, jejej. Besos.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Es difícil sostener ese equilibrio. Creo que habría que verse en la tesitura y que también depende de la personalidad de cada cual.
También hay famas mal entendidas, y en eso contribuyen los autores bastante, tal vez en la mayoría de los casos, premeditadamente.
Amador Aranda ha dicho que…
En fin, es que, cada caso es un mundo, en fin...Pues eso. Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …