Ir al contenido principal

Los años prestados.


Bueno, publico otro relato. Éste relato, es varias cosas; primero fue un relato para Aldaba, pero, por casualidad, lo envié a un concurso, y ganó un premio. También es el segundo capítulo de una novela pequeña que no ha sido, y que, no sé si algún día será...seguramente, cuando mejore, ya que, ahora no me ha gustado mucho al volver a leerlo. Suele pasar. De todas formas, aquí os lo dejo.

Los años prestados.
Guillermo piensa que recodar su infancia lo enriquece, ahora que es anciano y que los años prestados han empezado a vivir en él. Adicto a los olores, a los sabores, a los colores que se han grabado en su recuerdo, visita el hospital donde volverá a vivir. Todo es nuevo y nada es nuevo. Camina por un hospital distinto del que habitó cuando su abuelo estaba a punto de morir, pero es el mismo hospital, son los mismos olores a limpia enfermedad, los mismos sabores a la comida que su abuelo le daba a escondidas mientras sus padres estaban distraídos, y que a el abuelo no le gustaba, y a él tampoco, pero que comía para que así no regañaran al anciano. continuar leyendo

Comentarios

la maestra ha dicho que…
Bonito relato y triste pero con un final esperanzador. ¿Este es el relato del premio de Bailén?.

Siento no vernos el finde, al final terminamos borrachas y se nos olvidó ir en tu busca.
¿Nos vemos en la fiesta de la primavera?

Siempre ando con prisas
Besos grandes wapo
Amador Aranda ha dicho que…
No, este es el relato de Monachil, en Granada.
Anda...que al final,ni os puede hacer el videoblog ni nada...este finde tampoco estaremos en Martos, tenemos boda en Nerja....

Besos.
The Small Groupie ha dicho que…
anímate a publicarlo joer con premio y todo, quién lo diría jaja, no tenía ni idea...
Amador Aranda ha dicho que…
Creo que sí lo van a publicar, pero los organizadores del certamen, creo que el año que viene. A lo mejor lo de Aldaba te ha liado, y es que, en un principio lo escribí para Aldaba, pero, luego lo mandé al certamen, y gané, y Aldaba sólo acepta textos inéditos...en fin, espero haberte aclarado el tema. Un saludo Darío.
lacajamastonta ha dicho que…
Me ha gustado mucho Amador, como todo lo que he leido tuyo.

Para cuando una novela??
Amador Aranda ha dicho que…
Me alegro que te guste, ...y la novela, en fin, qué sé yo, debería de hacerlo ahora, ya que el tiempo es propicio. Puede que la empiece, en fin, no lo sé, es algo difícil, y complicado, y creo que a priori será frustrante. Saludos.
Ana ha dicho que…
Esta genial el relato. Te animo a que empieces esa novela o a que la continues si la tienes empezada. Escribes muy bien.

Un saludo.
Amador Aranda ha dicho que…
Muchas gracias Ana...Al menos tendría algún lector, que siempre es lo más importante. Un saludo.
Capitán Alatriste ha dicho que…
Amador este relato yo lo había ya leído como el segundo capítulo de algo titulado "El camino a casa".

Me parece que está muy bien escrito y con un tono maravilloso. Pero creo que se queda pequeño en un relato.

Tengo dos cosas tuyas guardadas, "El camino a casa" y "El corazón del escapista" que son las cosas que más me gustan. Y siempre que releo El camino a casa me quedo parado abruptamente al final y estoy tentado de mandarte un correo diciendo, por favor, continúa con esta historia.

Deberías hacerlo.
Amador Aranda ha dicho que…
Muchas gracias...Creo que lo volveré a mirar un poco, cambiar cosas, y seguiré...no sé hasta donde llegaré ésta vez, pero espero que me sigas leyendo.... Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …