Ir al contenido principal

La Foto


En la foto hay siete personas. Un matrimonio joven y guapo, que sobresale por encima de todos gracias a su altura. Una pareja de ancianos que protegen a dos niñas, que, digamos que son sus nietas y también hay otra chica, en el lado izquierdo, pero la desgracia del momento ha hecho que no aparezca del todo en la foto….son cosas que pasan.
Si no supiéramos quienes son los miembros jóvenes de la foto diríamos que son una familia al completo: una pareja casada, y los padres de ella, por ejemplo, y las dos hijas de la pareja. Y el acto al que todos van y por el cual se ha hecho la fotografía, pues podría ser cualquier cosa: una visita a la ópera con traje de gala, o una ceremonia, en el que él chico joven, o la chica joven, van a recibir un galardón importante, o lo van a ascender en la empresa, o qué sé yo, le van a dar el premio nobel de literatura, que por imaginar que no sea. Pero no, nada de esto. Todo es mentira. La pareja joven son los Duques de Palma, ella, La Infanta Cristina, y el su marido, Don Iñaki Urdangarín. Las niñas sí son nietas de los miembros más mayores de la foto, pero no son hijas del matrimonio joven, claro está. Y el matrimonio de ancianos no son más que el pintor Antonio López, y su mujer la también pintora, María Moreno. Y el acto, una retrospectiva del pintor, en la ciudad de Boston, nada menos. Las niñas acuden al acto, ya que también se exponen unas figuras gigantes llamadas Día y Noche, y que están basadas en la foto de una de sus nietas, por cierto, que las figuras tendrá su sede en la estación de Atocha.
Lo más peculiar sin duda de la foto, es la naturalidad con la que el pintor y su esposa posan ante la cámara. Sonrientes, y tranquilos, como si nada fuera con ellos. Hoy qué acto tenemos, le preguntaría nada más levantarse Antonio a su mujer, y ella le respondería, inauguran tu exposición en Boston y viene los duques de Palma. Ah, muy bien, y qué me pongo, diría Antonio, pues no sé, ponte el traje gris, diría María, yo me pondré mi traje estampado. Muy bien, diría Antonio. Vale, diría María.
Realmente, la actitud del matrimonio de Antonio y María es transgresora, y es que, sin saberlo, rompen la norma de la sociedad actual que es la de que salir en la “Foto” está por encima de todo; de valores, de personas, de carreras enteras, de la dignidad personal. Con su actitud, y sin palabras, les están diciendo a millones de artista, escritores, pintores, actores, y directores, que con el trabajo, con la tenacidad, y con el esfuerzo, se puede conseguir una exposición retrospectiva en Boston, y además, de regalo, hacerse una foto junto a los Duques de Lugo, para luego ponerla encima de la tele, y cuando vengan amigos, enseñarles la foto y comentar que los Duques de Lugo son gente muy campechana…porque ellos son así.

Fragmento del documental "El sol del membrillo", de Víctor Erice




Comentarios

David ha dicho que…
Yo creo que los que quieren salir con Antonio López son los Duques de Lugo.
mc ha dicho que…
El que ya no sale en ninguna es el Marichalar...
Ricardo Baticón ha dicho que…
Es curioso lo que a priori parecía una foto normal y corriente... la has sacado un "jugo" que es sorprendente. Muy original el artículo.

Respecto al fragmento del documental El sol del membrillo, no hace mucho cogí este documental en una biblioteca y lo devolví sin que me diera tiempo a verlo. Lo volveré a coger porque me ha gustado este fragmento, un genio pidiendo consejos... curioso.
Amador Aranda ha dicho que…
Si, eso también lo creo....son los de Lugo o los de Palma, yo ya me hago un lío con tanto ducado, jejej...en fin.

Marichalar...vete tu a saber, desde que le ha dado por la moda...ni idea.

Tienes que ver El sol del membrillo, es fantástica...en muchos sentidos. Cuando escribía la entrada no hacía más que recordar escenas de la pareja, y de cómo afrontan la vida con tanta normalidad, siendo artistas, y él además a nivel mundial...en fin, cada uno es cada uno, claro está.
David ha dicho que…
Son los de Palma, tenías razón, perdón...
Yo El sol del membrillo lo ví por primera vez un verano, cuando llegaba de tomarme algo, serían las tres de la mañana, y un buen amigo y yo lo vimos entero alucinados por la calidad de la película. No había oído hablar de ella, y la mañana siguiente el padre de mi amigo nos explicó un poco la historia.
Luego lo ví en el programa de la Cayetana, bueno, me lo dejaste tú Amador y luego me compré la película y lo volví a ver un par de veces.
Una maravilla.
Por cierto, mi amigo tiene en su casa una reproducción de "Madrid desde Torres Blancas" y no puedo pasar por delante sin pararme un par de minutos a echarle un vistazo.
Amador Aranda ha dicho que…
Yo también he confundido en el artículo Lugo y Palma...creo que no lo voy a cambiar...¿Cuanta gente conocerá en España a Antonio López? ¿Y a Víctor Erice?...seguramente dentro de cien o doscientos años los conozcan más Españoles que ahora, o no. En fin.
Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
Ayer, creo, fué cuando salió Antº López -que por cercano y sencillo tiene hasta el nombre- en TV, ante la próxidad de la colocación de una de sus obras en Atocha...que flipe de persona, que flipe de artista...cuanto pinta, se sale. Te salta. Sobrepasa.

Un beso que quiere de él.
R.
Amador Aranda ha dicho que…
La verdad es que este hombre es fantástico...píllate si puedes El sol del membrillo...a ti, especialmente, que te gusta jugar con los lienzos y las pinturas, te va a encantar. Besos.
mykelangelo ha dicho que…
Antonio López es la prueba de que se puede ser un genio hoy día dar cuatro brochazos a un cuadro. Eso si que tiene mérito.

Me encanta, aunque sea de Tomelloso :).
Amador Aranda ha dicho que…
Tienes que ver el Sol del membrillo...a mi me cambió un poco el concepto de arte moderno cuando la vi. Besos.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …