Ir al contenido principal

Finales y principios.

Hace unas semanas recibí por correo el libro con el que el Certamen Ciudad de Bailén obsequia a los ganadores del año anterior. Las disciplinas artísticas son varias: teatro, poesía, relato, en el que yo gané el segundo premio, o accésit, según se quiera. Por supuesto, me alegré mucho de recibirlo, aunque, el premio ya estaba algo lejano, y mucho más la escritura del texto, que tiene ya más de tres años. Imagino que la sensación de ver un texto publicado, la emoción de ver las palabras en un papel y no en un ordenador, o en una libreta, la han tenido millones de escritores a largo de los siglos. También está la sensación de que lo que has escrito, ya no te pertenece, y además, no te gusta; en realidad, cambiaría casi todo el texto, hoy, claro está, puede que hace tres años no hubiera tocado una coma (de todas formas me viene a la memoria recordar, que éste relato necesitaba correcciones, pero claro está, después de ganar..ya no las hice.) En fin, os dejo el relato, con una sensación, rara, como si ya no fuera mío...qué de sensaciones me quedan por descubrir, y qué bueno es ir descubriéndose a uno mismo.

Espero que os guste, es un poco largo...así que, paciencia para quien quiera leerlo.

Finales y principios.
Yo no quería volver. En el contestador automático había tres llamadas de mi hermana, pidiéndome, suplicándome que volviera a casa, que mi padre se estaba muriendo y sería bueno, necesario, imprescindible para mí, decirle adiós. Pero yo no podía volver. Ya había escapado hace años de la casa de mi padre, y no iba a regresar ahora pidiendo perdón, con la cabeza agachada y con una traición a mis espaldas. Hace un año hubiera... Yo era un aprendiz de escritor sin ideas, un marido sin amor y un infeliz sin preocupaciones. Pero todo cambia. Todo. Hace un año mi novela todavía no había sido escrita, y este hecho es fundamental para que yo me pudiera haber enfrentado con mi hermana, haberle dicho lo que pensaba de su vida, que no la había usado en balde y arreglar las cosas entre nosotros. Pero me tengo que remontar más tiempo para contar esta historia. Me tengo que remontar un año y medio atrás, cuando conocí a Julio González, un escritor como yo, en realidad, ninguno de los dos éramos escritores.

continuar leyendo




Comentarios

Unos zarcillos pa mi luna : ha dicho que…
Lo he pasado a papel para leerte como a mí me gusta, tranquila...De todas formas y por lo último que te he leído, que bueno es verte crecer y disfrutar haciéndolo de cerca. Tus historias son cercanas y tienen un punto surrealista, como la vida misma. Me gusta mucho cuando vas de atrás pa'lante... con qué facilidad....eres sencillo (que suerte!) y un recurso que también utilizas habitualmente y disfruto, es cuando repites una misma descripción anterior en cada cambio de acción... Trabajas mu bien los sentimientos de tus personajes y los dotas de muchas intenciones.

Cuando te conocí en el 98 (yo no sufro amnesia y recuerdo los orígenes y el inicio de nuestra puesta en escena...nunca fue con Juan del Arco. Antonio y después nuestra Maestra fueron nuestra pila bautismal. Aun están)...a lo que iba, que cuando te conocí ya percibía la grandeza de tu sensibilidad, tu ilimitada curiosidad, tu capacidad para experimentar, tu saber transmitir, aunque esto último para ti resultara difícil.

Estás que te sales y me, nos encanta mirarte, escucharte, leerte….encontrarme con tu rebeldía me divierte, y recibir, recibir y recibir de ti….mmmmm….un placer.

Besos nada huraños.
TQ.

R.
Pd. luego comentamos tu relato...pero de todas todas, ENHORABUENA por estar radiante.
Amador Aranda ha dicho que…
Gracias guapa. La verdad es que si estoy radiante, es también gracias a gente como tú, que me permite que lo esté, y me aporta luz que yo le robo como si fuera pared blanca...solo de rebote, jeje. Sinceramente, estoy en uno de los momentos más peculiares: estoy muy imaginativo, pero estoy sin trabajo donde poder focalizar la imaginación...no voy a dejar de estarlo por eso, claro está. Arte, por el arte. Como siempre se ha hecho. Sin dinero, y sin apoyo de los políticos....menos mal que existen los blogs, y gente como nosotros para darles vida, y significado. Besos Lunares. Grandes, y luminosos, y por momentos, iluminados.
Anónimo ha dicho que…
Hola Amador, soy noe!
Este mensaje lo escribo para rosana, unos zarcillos pa mi luna, me gustaría haberte dicho mas cosas durante este tiempo, cosas buenas y de las que me alegro, pero no soy muy buena expresando sentimientos y ahora lo hago porque me he dado por aludida en un comentario que haces sobre la amnesia, igual estoy tonta y te ries pero me quedo mas tranquila si lo explico, el diario jaén me hace una entrevista, fruto de la casualidad y en esa entrevista me preguntan por la universidad popular y hablo de lata de conservas, nunca de juan del arco, nunca, la chica que me preguntaba dijo que si juan del arco era el director y dije que no, que era el director del area creativa o como se diga, creo que son cosas que pasan cuando hablas y luego las ves escritas y pudiera parecer que yo sufro de amnesia, no, claro que no, y me da mucha pena si alguien piensa eso, lo digo de corazón como también lo de que me alegro de tu felicidad. Las cosas son como las cuento, nunca dije nada de lo que parece que dije. Bueno eso era todo, me acuerdo de cuanto me he reido contigo y con antonio y la maestra y todos.
No sé que mas añadir, lo siento si esto no viene al caso.
Amador, UN BESO.
Rosana OTRO BESO.
Ricardo Baticón ha dicho que…
Amador, enhorabuena, un relato muy currado...y muy bien escrito. Me ha gustado mogollón. Lógico que te dieran el premio!

Un saludo
Amador Aranda ha dicho que…
Gracias Ricardo, me alegro de que te guste..a mi, ahora, no sé si me gusta. Jaja, En fin, es lo que tiene el tiempo. Pero bueno, mi dinerillo y mi premio que me llevé, que siempre se agradece. Saludos.

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …