Ir al contenido principal

Terror y miedo.


Cuando era pequeño estaba cargado de miedos. Miedo a los perros, al estar solo en mi casa, a los ruidos desconocidos, y mucho miedo, terror, a ver cualquier tipo de película donde el propio miedo fuera el protagonista. Imagino que el ser humano ya viene cargado de muchos miedos cuando nace, miedos, en algunos de los casos necesarios, y en otros, los mayores, y los peores: los que nos van inculcando la sociedad y la educación de nuestros padres.
Desaprender lo aprendido es una de las frases que me inculco, y que me repito constantemente desde hace algún tiempo. Desaprender los miedos, desaprender las costumbres, los malos o buenos hábitos. Creo que estoy en mi mejor etapa de des-aprendizaje, y sinceramente, me siento muy bien en ella. (no sé cuanto me durará)
Voy a desaprender más cosas: el miedo no es un enemigo. Porque, hablar de miedo en sentido negativo es a lo que estamos acostumbrados, pero a lo que nos se nos ha acostumbrado en la sociedad es a que tenemos que convivir con el miedo, a saber que está presente, al igual que la felicidad, que el dolor, que el deseo. Saber manejar el miedo, enfrentarnos a él, no obviarlo como la sociedad nos dice: enterrar los miedos, sinceramente, no me sirve, necesito desmostarlos, analizarlos, reunirlos para así poder ser valiente frente a ellos.
Sin embargo, aunque el ser humano está cargado de miedos, y, en mucho de los casos, es incapaz de enfrentarse a ellos, hace algo (también está bien que los humanos nos sorprendamos a nosotros mismo de vez en cuando), inusitado en su comportamiento: disfrutar y buscar el miedo para divertirse con él.
Desde que existe el cine nos ha encantado que nos asusten (yo cuando era pequeño no las veía, como ya he dicho). Las películas de terror han llenado las salas para asustar a la gente que pagaba por pasar un rato de horror sentado en su butaca. Nos hemos enfrentado al miedo, porque sabíamos que lo podíamos controlar. Porque con sólo cerrar los ojos, el miedo desaparecía, como si fuera el mismo miedo al que nos tenemos que enfrentar en la vida diaria. ¿Hemos aprendido algo yendo al cine a ver terror?. Yo creo que sí, creo que hemos aprendido a disfrutar del miedo, hemos aprendido que los miedos primarios son fáciles de resolver, que los difíciles son los que la sociedad quiere que tengamos. Y por supuesto, hemos vivido una pesadilla conjunta, en una pantalla de cine, salida de la perversa mente de un director, que, seguro, ha estudiado en más profundidad los miedos, y nos ha enseñado, en forma de película, cómo ha resuelto (o no), los suyos propios.
Qué paséis muchos miedos.
Dos películas españolas estupendas os esperan para eso: El orfanato de Juan Antonio Bayona, y Rec, de Paco Plaza, y Jaume Balagueró.

Comentarios

Nacho ha dicho que…
¿Pensabas en alguien en concreto cuando reflexionabas sobre lo que escribes en esta entrada, Ama?
Amador Aranda ha dicho que…
Pues si te digo la verdad, en mí...No pensaba en nadie en concreto. Un besote.
David ha dicho que…
El otro día ví un artículo que hablaba de lo positivo que es el miedo, y los beneficios que aporta el superarlo.
No lo pude leer y ahora no lo encuentro, pero es cierto, superar los miedos es beneficioso. O no superarlos pero enfrentarnos a ellos.
El miedo nos hace más cautos, pero no debe convertirnos en inválidos.
Amador Aranda ha dicho que…
Muy buena esa última frase...en fin. Al final, lo digo ahora, no he hablado del libro de Jose Antonio Marina, Anatomia del miedo. Lo recomiendo, porque es espectacular.
Un besote.
combatientes70 ha dicho que…
Ama, yo como tú o tú como yo estoy o estamos en esa etapa de aprender de los miedos... no sé si se superan pero sí me atrevo por fin a mirarlos a la cara. Como cuando de pequeños tenemos miedo a subir a las cámaras de la casa y poco a poco vas subiendo peldaños hasta que un día las conquistas y son tuyas (tú ahora las pintas)... pero siempre quedan en esas cámaras el halo de misterio, de placer a lo desconocido que aporta el miedo... bienvenido el miedo y bienvenido si aprendemos a ser amigos... o enemigos
Capitán Alatriste ha dicho que…
Yo me compré ese libro Amador en una de mis incursiones veraniegas en la fnac y ahí lo tengo muerto de risa (que no del miedo).

Nunca he reflexionado demasiado sobre el miedo. Me dan miedo las películas de miedo y por eso casi dejé de verlas. Una vez, me dio mucho miedo mi presente, mi futuro que no conocía, y ahora me da miedo recordarlo. Por lo demás, creo que las cosas que realmente me darían miedo son tan irreales que es todo más una suposición que una realidad, no sé muy bien como explicarlo. A ver si puedo leer el libro.

Por cierto, aprovecho para deciros aunque seguro que ya lo sabréis, que Juan Gelman ha ganado el Cervantes 2007. Es que me alegro muuuucho porque es un poeta extraordinario.
Amador Aranda ha dicho que…
Sí sabía lo del Cervantes, pero, no he leído nada de él...en fin. En cuanto, a los miedos, pues eso...que todos los tenemos imagino, y Marina habla de ellos maravillosamente en su libro; no dejes de leerlo.
Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuhhhhhhhhhhhhhh
(susto)
nemam ha dicho que…
me gusta la publi de la peli de Rec, la gente en el cine tapándose los ojos.....

no sé si me atreveré a ir a verla aunque a mi keillo le encantan este tipo de peliculas y al final tendré que pasar mieeeeeeeeeeeeooo

soy de la que se tapa la cara...
ninive drake ha dicho que…
ya es la segunda crítica buena que oigo de REC, estoy deseando verla yaaaaa!!! a mi me encantan las de miedo y me encanta que me asusten!!!! e encanta dar saltos en la butaca y partirme luego de risa de ver lo miedosa que soy capaz de ser!!

saludossssssssssssssssss
mykelangelo ha dicho que…
creo que yo también tengo una etapa de enfrentarme a mis miedos. últimamente les he presentado cara a muchos de ellos. aún así, no terminan de aparecer nuevos, aunque el superar o asumir algunos de ellos, hace que me cueste menos lidiar con lo que va apareciendo.

besos.
Amador Aranda ha dicho que…
Hola Mamen, qué tal por Ciudad Real?. La verdad es que Rec, tiene sustillo, yo cerré los ojos en algún momento, jejje. Pero bueno, si vas con tu Paco, pues lo agarras fuerte, y ya está. Besos.

Hola Ninive Drake. Bienvenida al blog. Por lo que he leído por ahí, en tu blog, y en otros blogs, creo que te gustará Rec. Es un poco peculiar, pero...miedo, dá mucho mido. Un besote.

La verdad es enfrentarse a los miedos es muy dificil...no sé qué barrera rara tenemos los humanos, en fin. Hay que hacerlo, porque sino..qué seríamos. Un besote.
mykelangelo ha dicho que…
por cierto, cómo era la frase esa de la bola de cristal que hablaba de desaprender?
Amador Aranda ha dicho que…
Yo de la bola de cristal no me acuerdo de casi nada...soy chico yo en ése sentido, jejej. Pero a lo mejor te lo dice alguién por aqui...Besos.
mc ha dicho que…
La película está bastante bien, salvo cuando se olvida de que su género es el terror y no el docudrama. Por lo demás los sustos son buenos de verdad, sobretodo uno de ellos... Un amigo definio así, en pleno cine, la escena en cuestión:
- ¿Delgadez? ¿Asco? ¿Pañal? ¿Tetas? ¿Horror?
Fumandoespero ha dicho que…
Aprender a desaprender como se deshacen las cosas
Amador Aranda ha dicho que…
Pues a mí MC. lo del momento docudrama, me mola, sobre todo el principio. Yo ya iba avisado, pero, imagino que la gente, estaría pensando en salirse...además es todo de una naturalidad, no sé.

Pues sí, Fumandoespero, a veces hay que desaprender lo aprendido...aunque siempre debemos seguir aprendiendo.

Un beso a los dos.
Fumandoespero ha dicho que…
Que esa era la respuesta a alquien que preguntaba por la frase de "la bola de cristal", que yo si me acuerdo...y era "aprender a desaprender como se deshacen las cosas"
Amador Aranda ha dicho que…
Ah, vale. Pero, vamos, que la frase me gusta, sólo la seguía un poco parafraseando...Un besote.

P.D. Weeds va bastante despacio, hay seis capitulos descargados, pero a los otros les está costando.
mykelangelo ha dicho que…
a mi la peli me encantó, y la parte de reality me parece todo un logro. ahora que más que de miedo es de susto, menudo me pillé en la parte final, me subí al sillón y todo de un salto, no como el cobarde de amador que cerró los ojos cual quinceañera :P

jajajja
Amador Aranda ha dicho que…
Sí, cerré los ojos, y menos mal que los cerré, porque el salto que tú pegaste no fue normal...uno tiene sus límites. Besos, jaja.
Kikiri Douglas ha dicho que…
Desenseñar a desaprender cómo se deshacen las cosas

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …