Ir al contenido principal

Relato de Inquilinas.


Publico otro relato, también publicado hace un año en Aldaba, en el número de diciembre si no me equivoco. Éste relato es especial, sobre todo, porque a la gente que le gustó, pues le gustó mucho, y a los que no le gustó, lo odiaron un poco. También está bien que pase eso. Polémicas aparte, le tengo especial cariño, porque mi amigo David hizo las ilustraciones, y bueno, las pongo, claro está, para que todos las disfrutéis. Espero que os guste.




“El tío Julián me dijo un día que el escultor y pintor Alberto Giacometti decía que, a veces, para pintar sólo una cabeza has de renunciar a toda la figura. Para pintar una hoja has de sacrificar todo el paisaje. Al principio, puede parecer que estás limitándote pero luego te das cuenta de que, si captas un centímetro de algo, tienes más probabilidades de percibir cierto sentido del universo que si pretendieras abarcar todo el firmamento. Mi madre no eligió una cabeza ni una hoja. Ella eligió a mi padre y, para preservar cierto sentido, sacrificó el mundo.

Nicole Krauss, “La historia del amor”

Inquilinas

No sabe cómo matarlas. Le encantaría hacerlo: llegar rápidamente a la cocina, (¿dónde se esconden?) preparar su pie, agarrar si es necesario con las manos su pierna para así golpearlas con más fuerza y, una a una, hacer que sientan el dolor que ella está teniendo con su presencia. Dejaría sus cadáveres por el suelo, varios días, para no olvidarlas, para que sus cuerpos muertos sigan reposando sobre las baldosas, viviendo con ella sin vivir, recordándole con cada pata, con cada ojo, con cada cuerpo crujiente y pegajoso, que la han estado asustando desde el día en que él se fue de casa.

Continuar leyendo.

Comentarios

Nacho ha dicho que…
Ya lo leí en su momento, Ama, pero lo he vuelto a leer.

y, de hecho, me ha impresionado tanto como la otra vez.

Un relato... impactante.
dasty-d ha dicho que…
Un poco macabro el segundo no ???
Amador Aranda ha dicho que…
Hombre Dasty, tanto como macabro, algo desagradable, pero tampoco lo es tanto.un saludo Dasty
Capitán Alatriste ha dicho que…
Este relato yo ya lo había leído no recuerdo cómo ni cuándo ni por qué. También recuerdo me gustó muchísimo pero no me gustó el final. Ahora no me ha disgustado tanto. Y creo que es un relato muy bueno y con mucha fuerza y que construyes una metáfora perfecta de una manera nada fácil. Mi enhorabuena.

Por cierto, ¿qué andas escribiendo ahora?
Amador Aranda ha dicho que…
Me alegro que te guste. Yo también le he dado una vuelta hoy al relato cuando lo subido( hay cosas que me gustan , y otras que no tanto...pero en fin, es lo que tiene la distancia).
Y de relatos...pues terminé hace unas semanas uno corto, para la revista también, que David me ha hecho unas ilustraciones muy bonitas, se llama Memoria familiar, y creo que ha quedado bien...y he empezado uno que ni yo mismo me creo que esté escribiendo, porque tiene tema de un futuro...no es ciencia ficción, porque en el fondo sólo quiero hablar de la felicidad, pero en fin, será más largo de lo normal. Ya te lo mandaré cuando lo acabé, el otro, te lo mando cuando quieras. Un saludo.
Kinush ha dicho que…
Un relato realmente genial! lo leí no hace mucho, cuando me comentastes que en un relato tuyo ponias una cita que hacía referencia al escultor suizo Giacometti, y lo he vuelto a leer ahora y lo dicho; es muy bueno!!

Un saludo!!!
Amador Aranda ha dicho que…
Me alegro que te gustara ecuando lo leiste...Por cierto, que no pasa ya ni un dia más sin ver los videos. te los devuelvo la semana que viene...ay. un saludo.
Kinush ha dicho que…
no te preocupes chiquillo!!! ayns que zagal màs nervioso!!!je,je,je

Entradas populares de este blog

Casa David

Los indeseables.

Quién les hubiera de decir a las “galas de cine” que en unos años se iban a convertir en fenómenos de masas. Yo, que como aficionado al cine he visto muchas, puedo confirmar que excepto en el noticiario del día siguiente, los premios y las galas pasaban sin pena ni gloria, más allá del comentario popular de: esta ha ganado diez Oscars, o diez Goyas, y no es tan buena…o el vestido de aquella, o el disfraz con el que fue aquel...o la maldad de turno, que también las había...y las hay, y que en cierto modo siempre ha formado parte del visionado de las galas entre amigos: una diversión blanca que no salía del salón donde se veía la gala.
Pero las redes sociales y en especial Twitter, lo han cambiado todo. Las galas son el mejor momento y el mejor escaparate, para que las lenguas, a veces originales, y otras algo viperinas, comenten lo que está pasando en su televisión. Criticar una gala de cine sin saber de cine está a la orden del día. No hace falta ver las películas, ni conocer a los ac…

Las furias cotidianas.

Los viajes siguen siendo interesantes. Madrid sigue siendo interesante. Amigos, familia, visitas, cine, teatro. La lluvia nos recibe a nuestra llegada. La lluvia, y un apartamento en “la puerta del Sol” que no sabemos si nos gusta o no. Apenas sin tiempo nos vamos al teatro. Apenas sin teatro nos vamos al tiempo.  

“El gol de Alex”, la nueva obra de mi amigo Antonio Hernández Centeno. Ver obras de Antonio cada cierto tiempo en Madrid se ha convertido en un hábito muy agradable. En una excusa para volver. En una vuelta a la excusas. “El gol de Alex” es quizá la obra más personal hasta la fecha de Antonio, un texto lleno de dolor y desamor, que renace como el mismo autor, a una nueva vida, a un camino que será diferente, pero en el que se tiene que seguir caminando. Una comedia que es un drama, como las grandes comedias. Como los grandes dramas. Como la vida en la ficción.

Ficción también es la de “Selfie”, comedia, o drama, o simplemente una película sobre España, sobre la actual, o la …